Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Aniversario 199 del Ejército Nacional

 
Resultados de la búsqueda
Fuerte Militar de Tolemaida , 2018-08-03T05:00:00Z 8/3/2018 5:00:00 AM
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Aniversario 199 del Ejército Nacional

Hace 199 años de este glorioso Ejército obtuvo una victoria contundente que cambió el destino de nuestra nación, que le dio origen a nuestra República.

Y desde entonces en estos 199 años el Ejército de Colombia ha venido garantizando la seguridad de los colombianos, los derechos de nuestros compatriotas, defendiendo nuestra constitución, nuestras leyes, victoria tras victoria,

Esta institución es la más antigua de la República, después del Consejo de Estado, una institución que dentro de la inmensa adversidad, complejidad y dificultades siempre ha salido triunfante.

Momentos difíciles como los tenemos todos, pero si hay alguien que sabe que cuando uno se cae tiene que levantarse y seguir adelante son nuestros soldados, así lo han hecho a través de su historia y eso nos ha llevado a la gloria.

Puede uno hacer una recapitulación de tantas batallas, de tantas luchas, de tantos triunfos. Me viene a la mente en este momento uno especial donde sufrimos una serie de adversidades y donde se hicieron demasiados sacrificios: la Guerra de Corea

Cuando Naciones Unidas le pidió a Colombia que enviara tropas para defender la democracia, Colombia accedió y fueron nuestros soldados quienes se embarcaron a pelear por la libertad.

Allá libraron varias batallas.

Decía que me venía a la mente la Guerra de Corea porque recientemente con los acontecimientos internacionales y el acercamiento entre las dos Coreas, Corea del Norte y Corea del Sur, y el acercamiento entre Corea del Norte y los Estados Unidos.

El régimen de Corea del Norte ha venido dando pasos muy positivos para reconciliarse con sus antiguos adversarios.

Y entres esos gestos ha iniciado un proceso de devolución de los soldados que murieron con Corea del Norte combatiendo y que nunca fueron recuperados, ya hay varias cajas de restos que han sido entregadas a los Estados Unidos.

Yo le voy a pedir al general Mejía, al Comandante de nuestras Fuerzas Militares que haga las gestiones pertinentes, por supuesto, yo personalmente y el Ministro lo haremos de aquí al martes que es cuando se nos termina nuestro periodo.

Pero esas gestiones toman más tiempos, que haga las gestiones con Estados Unidos y con la ONU para que los restos de los colombianos que cayeron en Corea sean devueltos a Colombia y que sus familiares puedan darles la sepultura que merecen estos héroes de la patria.

Fueron 60 los soldados que cayeron el Corea y que no aparecieron nunca. Vamos a iniciar todo un proceso de la búsqueda de todos y cada uno de ellos.

Y le pediremos también a Corea del Norte directamente que haga ese gesto con Colombia.

Nuestro Ejército siguió librando batallas y siguió triunfando.

A mí me ha correspondido el inmenso honor, algo que llevaré siempre en mi corazón hasta el último día de mi vida, el inmenso honor de estar al frente de nuestras Fuerzas Armadas durante 12 años.

Recuerdo muy bien, la primera celebración a la que asistí en el año 2006, recién posesionado como Ministro de Defensa. En un acto sui generis el Presidente Uribe me posesionó el 20 de julio, antes de lo normal, y por eso pude asistir a la celebración del aniversario de la creación de nuestro Ejército.

Desde entonces he podido aprender de esta institución que se ha hecho como dicen popularmente ‘a pulso’, que ha crecido de la adversidad, y que siempre ha mantenido unos principios y unos valores que son ejemplo para el resto de nuestros compatriotas.

Estos 12 años que he tenido el honor de estar al lado de ustedes me han enseñado a mí ser una mejor persona, me han enseñado a admirar cada vez más a los soldados de nuestra patria, como lo hace todo colombiano y nunca me cansaré de resaltar y nunca me cansaré de resaltar cómo esta institución, el glorioso Ejército de Colombia, es la institución más preciada, más querida, más admirada por los colombianos.

Y es así por el valor, por el trabajo, por el talento, por la dedicación, por el coraje de todos y cada uno de sus miembros.

Han caído muchos. Qué dolor me causaba y me causa, cada vez que tenía que ir a consolar a las viudas, a los hijos de los soldados que caían en el cumplimiento de su deber; pero cada soldado me llenaba, como llenaba a cada uno de ustedes, el corazón de coraje para seguir adelante, hasta la victoria final.

Esta Espada de la Victoria que me acaba de entregar el señor Comandante del Ejército a nombre de todos los hombres y mujeres de esta gran institución, la recibo con enorme emoción.

Pero esta victoria es de ustedes, se los dije aquí en el Fuerte de Tolemaida al inicio del proceso de paz que por fortuna concluyó exitosamente: la paz es la victoria de nuestras Fuerzas Armadas.

Y lo decía con unos argumentos muy sencillos: quién se va a quedar con las armas, quién se va a quedar defendiendo nuestra Constitución y nuestras leyes, nuestros soldados, nuestras Fuerzas Militares, nuestra Policía. Y eso fue lo que sucedió.

Pero eso no se dio por generación espontánea, se dio porque teníamos que debilitar al adversario para poder negociar desde una posición de fortaleza.

Recuerdo tanto los esfuerzos que hicimos para lograr llegar a esa posición de fortaleza, cuántas operaciones, cuántos sacrificios y cuántos éxitos.

Las reformas institucionales que adelantamos, cuántas veces vine aquí a activar las Fuerzas de Tarea para enviar a nuestros mejores soldados a los sitios más peligrosos donde se requerían con urgencia la acciones de la Fuerza Militar.

Y siempre con resultados exitosos.

Batalla tras batalla, operación tras operación, llegamos a la mesa de negociación donde continuamos dentro de esa política que impusimos, hablamos de paz como si no existiera guerra pero libramos la guerra como si no existieran conversaciones de paz, y ahí siguieron dando golpes contundentes hasta llegar a la victoria.

Es una deuda infinita la que tenemos todos los colombianos con nuestros soldados, con sus comandantes, que entendieron perfectamente el momento de nuestra historia y que pusieron todo su empeño cuando tocaba batallar y luchar, batallaban y luchaban, cuando tocaba dialogar, dialogaban. Todo dentro de un marco de principios y valores que hoy hacen de nuestro Ejército un ejemplo a nivel mundial.

Qué orgullo me produce a mí como colombiano, por supuesto también como Presidente, cuando voy a las instancias internacionales y lo primero que me solicitan es cuándo su Ejército va a participar en las operaciones internacionales y en las misiones de paz.

Y siempre agregan, porque su Ejército ha dado ejemplo al mundo entero de eficacia, pero también de pulcritud y de respeto por los procedimientos y los derechos humanos.

Qué orgullo, qué felicidad me produce cada vez que las Fuerzas Comando van a competir a diferentes países con todos los países de América Latina y vuelven triunfantes, como volvieron hace algunos días nuestros Fuerzas Comando, obteniendo un nuevo triunfo.

Llevamos 14 operaciones, hemos ganado 9, la última hace unos días, y además, como en nuestros Juegos Bolivarianos, ganamos por mucho, el segundo fue Estados Unidos.

Yo le decía al Presidente Obama y al Presidente Trump, que muchas veces los estudiantes aprenden más que los profesores. Y esto es un ejemplo de eso.

Y esta institución ha tenido la inteligencia, y sus comandantes han tenido a la inteligencia de mirar al largo plazo, de proyectarse hacia el futuro, de irse acomodando a unas circunstancias y condiciones cambiantes, eso se llama inteligencia.

El Ejército no solamente ha dado los golpes de inteligencia más espectaculares que ha tenido la historia desde la inteligencia militar como la Operación Jaque.

Esta mañana tuve el honor de hacer un ascenso honorario a dos oficiales que participaron en la Operación Jaque. Y ahí vemos el helicóptero que produjo semejante liberación de unos secuestrados de los que todo el mundo decía que era imposible rescatarlos.

Pero esa inteligencia ya de visión nos ha llevado a proyectar y a modernizar nuestras fuerzas y tienen una hoja de ruta muy clara.

Qué bueno que le voy a entregar al Presidente entrante, como se lo dije hoy, las mejores Fuerzas Armadas de nuestra historia. Las mejores Fuerzas Armadas no solamente en equipo sino sobre todo en lo más importante, en su capital humano

Porque ustedes, todo ustedes, son el corazón de esta institución. Las instituciones no funcionan sino tienen personas que las hagan funcionar.

Y esta gran institución que es nuestro glorioso Ejército funciona porque tiene la mejor gente.

Me voy de la presidencia lleno de gratitud. Si algo me produce tristeza es dejar a mis hombres, como los he llamado durante estos últimos 12 años, mis soldados, mis hombres.

Ustedes que le han dado la gloria al país, que nos trajeron la paz que tanto, tanto luchamos por ella.

Mil gracias, siempre los llevaré en mi corazón.

Y gracias también porque le enseñaron a mi hijo menor a ser un buen soldado. No se imaginan lo que le ha servido y no se imaginan la felicidad que eso me produce.

Él también, lo sé porque cuando me dice: papá, me voy para Tolemaica, la sonrisa le va de oreja a oreja. Porque dice, allá sufrí mucho, pero tengo los mejores recuerdos de mi vida.

Esos son ustedes, ese es el Ejército de Colombia. Una institución maravillosa que es el soporte la columna vertebral de nuestras libertades y de nuestra democracia

¡Qué Dios los guarde para siempre! ¡Qué Dios los proteja para siempre!

Yo los llevaré en mi corazón para siempre.

Muchas gracias.

/Audios/4034_PresidenteAniversarioEjercito_20180803.mp3
/discursos/180803-Palabras-del-Presidente-Juan-Manuel-Santos-en-el-Aniversario-199-del-Ejercito-Nacional

Noticias Relacionadas