Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de obras de ampliación del Puerto de Mamonal

Ir al contenido
 
Noticias
Cartagena , sábado, 27 de febrero de 2016
SIG - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de obras de ampliación del Puerto de Mamonal

-

Muy buenos días a todos.

Muy contento de estar aquí en este evento tan importante, tan significativo, como el que estamos haciendo en este país.

Qué bueno estar aquí y estar al lado del mar, estar con antiguos compañeros de la Armada Nacional, porque me permite usar un símil que nos enseñaron cuando estuvimos allá en la Escuela Naval de Cadetes y nos enseñaban a navegar.

Y nos decían: para cualquier marino es muy importante tener un puerto de destino, saber para dónde va.

Nos enseñaban a navegar en las balleneras y nos decían: si quiere ir al otro lado de la bahía, fije un punto y use los vientos para llegar allá. Si en cambio sale a pasear con la novia, va a tener problemas, porque los vientos cambian, usted no tiene un rumbo fijo y navegar se le vuelve muy difícil.

El arte de gobernar tiene mucho de parecido. Uno tiene que saber para dónde va, tiene que tener un puerto de destino. Y si tiene ese puerto de destino y sabe para dónde va, usa los vientos, usa las tormentas, usa los problemas, para apalancarse, seguir su rumbo, perseverando hasta llegar al puerto.

Desde que ingresé al servicio público, el año 91, yo tenía y sigo teniendo un sueño con mi país, con Colombia. Y ese sueño se puede describir en una frase: modernizar a Colombia, volverla competitiva.

¿Y qué se requiere para eso? Muchísimas cosas.

Recuerdo que cuando me correspondió un paso importantísimo en la economía, que fue la apertura de la economía, éramos una economía cerrada. Se creó el Ministerio de Comercio Exterior –no existía, yo fui el primer Ministro de Comercio Exterior– y las primeras medidas que tomamos fue privatizar los puertos.

Los puertos estaban en una situación realmente difícil, lo menos competitivo posibles y si queríamos abrir la economía, necesitábamos comenzar a modernizarnos en materia de infraestructura también.

Y ustedes acaban de escuchar a don José Luis (Fuentes) diciendo que esta empresa comenzó en el año 91. Fue cuando expedimos la ley, en el Gobierno del Presidente Gaviria, dando ese salto a la modernización de los puertos.

Y los resultados son muy, muy significativos.

Por ejemplo, Cartagena. Cartagena en esa época movía menos de un millón de toneladas. Hoy mueve 50 veces más, 50 millones de toneladas el puerto de Cartagena.

Y así podría uno hacer la lista. Pero la privatización de los puertos era apenas un pequeño eslabón de una gran cadena.

Recuerdo que también en ese momento no teníamos acceso privilegiado a ningún mercado del mundo. Y nos trazamos una hoja de ruta.

Comenzamos con los acuerdos de libre comercio con los vecinos, con Venezuela, con Ecuador, pero nos propusimos ir abriendo los mercados, negociando tratados que nos permitieran entrar con preferencias arancelarias a esos mercados.

Y hoy tenemos a nuestra disposición más de 1.500 millones de consumidores en los mercados más ricos del mundo con acceso privilegiado, con acceso preferencial.

Los tratados de libre comercio con Estados Unidos, con Europa, con buena parte de los países de América Latina. Y comenzamos con el Asia. Ya tenemos con Corea, estamos negociando uno con Japón. Esa era parte de la apertura que estamos ya logrando.

El otro camino, muy importante, que nos trazamos desde entonces pero que por diversas razones nunca se pudo realizar, fue la modernización de nuestras vías, de nuestras carreteras.

Yo decía entonces –lo repetí como Ministro de Hacienda, lo repetí como Ministro de Defensa y finalmente logré ponerlo en marcha como Presidente de la República– ¿por qué no podemos los colombianos construir las mismas autopistas con los mismos túneles, con los mismos viaductos que tienen los grandes países europeos, Suiza, Inglaterra, Alemania o Estados Unidos?

¿Es que acaso nuestra mano de obra es inferior, es que acaso nuestros ingenieros no son capaces? ¿Qué es lo que nos detiene?

Voluntad política y decisión.

Pues tomamos la decisión. ¿Y con qué nos encontramos?

Que no había proyectos estructurados, no habían realmente planeado ese gran salto en nuestra infraestructura.

Entonces comenzamos por cambiar la institucionalidad. Creamos la ANI, nos sonsacamos al doctor (Luis Fernando) Andrade, que estaba ganando 25 veces más de lo que hoy gana. Pero él, en un gesto muy patriótico, se vino a trabajar con nosotros a crear esa entidad para comenzar a estructurar los proyectos.

Es una condición necesarísima para hacer bien las cosas.

El problema de Reficar, todo este escándalo que se ha generado, tiene que ver con, precisamente, esa costumbre que teníamos los colombianos de iniciar las obras sin estructurarlas bien.

Yo no creo que allá se hayan robado, estoy seguro que no se han robado la plata que están diciendo. No.

Costó mucho más de lo que estaba previsto pero por falta de planeación. Porque iniciaron la obra con solamente 20 por ciento de los estudios de ingeniería. Y cuando comenzaron a profundizar se dieron cuenta que costaba más y tocó ir pagando más.

Eso le sucedía prácticamente a todas las obras públicas que hacíamos en Colombia. Y por eso inclusive hicimos aprobar una ley en el Congreso de la República donde licitar una obra que esté por debajo de la llamada segunda fase de estructuración se convierte en un delito, para obligar  a la restructuración, a la cultura de la estructuración.

Y así vamos a hacer la revolución más grande y la estamos hasta ahora iniciando: en materia de vías, en materia de infraestructura, de movilidad para darle más competitividad.

Usted, Miguel (Parra) nos describía perfectamente, porque usted lo siente todos los días. Cuánto me cuesta sacar mi carbón desde Samacá al puerto de Cartagena o al puerto de Santa Marta. Y si me cuesta demasiado, el carbonero de otro país me saca del mercado. Es así de sencillo.

Por eso es tan importante invertir en infraestructura y volvernos más competitivos. Y eso es lo que hemos hecho en estos cinco años y medio.

Los aeropuertos, llevamos 58 aeropuertos que estamos modernizando.

Bogotá hoy es el aeropuerto avanzado de toda América Latina en materia tecnológica; tiene el puesto número uno en carga, el puesto número 3 en pasajeros después de México y  de Sao Paulo.

Y los demás aeropuertos los estamos modernizando para poder tener un buen sitio de llegada de los aviones.

Y los puertos. Los puertos también estamos haciendo algo similar, permitiéndoles a las sociedades portuarias que hagan las expansiones que hagan las inversiones.

Se están haciendo unas inversiones muy importantes. No solamente está que estamos hoy poniendo en marcha 160 millones de dólares fue la inversión de esta operación que hoy estamos inaugurando.

Aquí además el empleo que esto genera: 500 puestos de trabajo durante la fase de construcción y 470 personas que van a estar empleadas permanentemente para operar el puerto.

Y eso se está haciendo en muchos otros sitios del país. Y esa es parte de esa modernización que hemos querido hacer con Colombia.

José Luis mencionaba la importancia de entrar a la OCDE. Y es muy importante, es uno de los legados que vamos a dejar.

¿Por qué es tan importante?

Esa organización no es una organización de los países ricos. Es una organización que reúne a los países con las mejores prácticas. Y precisamente por aplicar las mejores prácticas es que son ricos.

Y nosotros hemos querido como también un objetivo  ambicioso, el marino que llega y que quiere llegar a ese puerto a pesar de que está lejos y que es difícil, pero nos propusimos llegar a esa organización.

Ya llevamos más del 50 por ciento del camino recorrido.

¿Y eso que nos deja? Nos deja una obligación de  hacer las cosa bien hacia adelante, aquí no puede llegar cualquier gobierno y simplemente desbaratar las políticas públicas que se están renovando todos los días, mejorando todos los días, porque esa organización que hace es poner a competir en los diferentes  sectores a los países, para ver quién es más exitoso en bajar el desempleo, en mejorar la educación, en mejorar la infraestructura, en tener una buena regulación de competencias, en tener un mejor sistema de salud.

Y vamos a ingresar a ese club de por vida. Y esto es algo muy importante para el empresariado y para todos los colombianos, porque van a tener una especie de garantía de por vida de seriedad en la aplicación y de diseño en nuestra políticas públicas.

Esta modernización tiene también un esfuerzo muy grande en otros sectores.

El sector de la infraestructura tecnológica. Cuando iniciamos el gobierno, nos propusimos utilizar la tecnología para poder desarrollarnos mejor y darles  acceso a todos los colombianos a ese mundo maravilloso, revolucionario, que es el mundo de la tecnología.

Y comenzamos diciendo vamos a conectar con fibra óptica y banda ancha unos 300 municipios. Nos dijeron que éramos muy ambiciosos.

Después dijimos por qué 300, por qué no 600. Y después dijimos bueno, mejor todo el país. Nos dijeron que eso no era posible.

Pues hoy ya estamos conectados, todo el país, todos los municipios,  están conectados con fibra óptica y banda ancha, para que nuestros hijos, para que todos los colombianos, no importa de qué estrato,   tengan acceso a ese maravilloso mundo del internet.

Ese es otro de los muchísimos aspectos que tienen que ver con la modernización.

Y por supuesto, un país moderno no puede ser un país en guerra. Un país moderno no puede ser un país con un conflicto armado. Esta guerra, este conflicto armado, ha sido un verdadero freno de nuestro desarrollo.

Usted lo debe haber sentido, don Miguel. Cuánto se le aumentan sus costos, solo en transporte, por la presencia de los grupos armados en las carreteras. Cuánto se le aumentan los seguros, cuánto se le aumenta su tranquilidad personal, su entorno.

Esto ha sido costosísimo, esta guerra, y por eso me propuse en terminarla. Y terminarla como deben terminar todas las guerras. Todas las guerras asimétricas se terminan en una mesa de negociación, pero bajo una posición de fuerza.

Que gracias a nuestras Fuerzas Armadas a nuestro Ejército, a nuestra Armada, a nuestra Fuerza Aérea, a nuestra Policía, llegamos a esta posición.

Y estos señores no están a punto de firmar la paz, porque iban a ganar la guerra, porque sabían  que por esa vía se les cortó el camino.

Pero eso nos va a convertir en un país normal.

Cuantos turistas, querido Alcalde no viene a Cartagena, querido Gobernador, simple y llanamente  porque somos un país en la lista de conflicto armado.

Millones.

Los chinos, por ejemplo –usted mencionaba a los chinos–, los chinos tienen 140 millones de turistas que salen todos los años.

¿Saben cuántos  viene a Colombia?

9.000.

Le pregunté al Primer Ministro y ¿por qué vienen tan pocos chinos a Colombia?

Ustedes son un país con conflicto armado.

Hace dos días estaba en el         Quindío. El Gobernador de Quindío me dijo: aquí hay unos inversionistas chinos que quieren hacer un inmenso hotel. Están simplemente esperando a que se firme la terminación del conflicto.

Por eso esta paz va a representar un inmenso horizonte de oportunidades que tenemos que aprovecharlas todos los colombianos.

Aquí no estamos entregando como han dicho mucha gente del país al castro-chavismo, al comunismo. Nada.

Léanse los acuerdos. Ahí no estamos entregando absolutamente nada. Estamos es permitiendo que un grupo armado deje las armas.

Y que nuestras Fuerzas Armadas se queden con las armas. ¿Quién gana?

Y que ese grupo armado siga haciendo su política pero por la vía legal. De eso se trata cualquier proceso de paz.

Y ojalá podamos terminar pronto, porque ahí se nos abren unas oportunidades enormes.

Este país tiene un gran potencial. Todo lo que estamos viviendo. Somos el país que más está creciendo en América Latina.

Y este año vamos a repetir ese desempeño a pesar de la crisis.

La baja del precio del petróleo nos ha golpeado muy duro. A usted lo ha golpeado durísimo, a los carboneros en Boyacá.

Al Gobierno se le bajaron, solamente en petróleo, del 20 por ciento a cero. Este año el ingreso fiscal, el ingreso del Gobierno, que era del 20 por ciento, va a ser cero. Nos tocó ajustarnos el cinturón.

Pero siempre mantenido el rumbo, siempre manteniendo el rumbo. Siempre sabiendo que la economía tiene que seguir creciendo para no perder empleo. Siempre tratando de ser competitivos.

Por eso estamos estimulando la construcción. Por eso estamos estimulando estas obras de infraestructura, que generan crecimiento económico.

Todo dentro de un marco de disciplina fiscal, para mantener la confianza en los mercados internacionales.

O sea que, mi mensaje a ustedes es: sabemos para dónde vamos. El puerto de destino lo tenemos clarísimo. Un país en paz, un país competitivo, un país más equitativo.

Hemos hecho unas inversiones sociales que ya están dando unos frutos muy grandes. Más de 4 millones y medio de personas que hemos sacado de la pobreza, más  de 2 millones 800 mil que hemos sacado de la pobreza extrema,   más de 5 millones de personas que tienen agua potable por primera vez o servicio de alcantarillado.

Claro que nos falta mucho.

Pero con obras como esta, que nos van a dar más competitividad, es como vamos a poder lograr avanzar. Avanzar hasta llegar a ese puerto de destino.

Por eso los felicito.

Aquí, por ejemplo, hay una persona, una mujer  Ashely. ¿Dónde está,   Ashely Hernández, que la saludé?

Allá, miren.

Esa mujer es la primera mujer que conduce una tractomula y la primera mujer que transportó petcoke. O sea, somos innovadores.

La felicito.

¿Y por qué pudo transportar?

Porque la refinería comenzó a producir ese producto. Y esa refinería –solamente esa refinería–, le va a agregar al crecimiento industrial 10 por ciento.

Y este año la industria va a crecer mínimo el 7.5  por ciento, después  muchos años de  estar decayendo.

O será que hay razones,  queridos amigos, para ser optimistas. Dejemos a un lado ese pesimismo que a veces nos invade, sigamos con el ojo puesto en ese puerto de destino.

Y como aprendimos con los hermanos  Speaker, no importa la tormenta,  no importa el huracán. Vamos a  llegar a ese puerto de destino.

Muchas gracias.

/Audios/2083_ObrasPuertoMamonalCartagena_20160227.mp3
https://www.youtube.com/embed/bUUqSABXX7Q

Noticias Relacionadas