Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la planta industrial Primadera

Ir al contenido
 
Noticias
Gachancipá. Cundinamarca , martes, 8 de marzo de 2016
SIG - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la inauguración de la planta industrial Primadera

-

Yo quisiera comenzar con el tema que en este momento más nos preocupa. El tema de la energía –tiene muchísimo que ver con el cambio climático que el doctor (Guillermo) Ochoa estaba mencionando– y cómo vamos a afrontar el problema que tenemos por delante.

El Fenómeno del Niño ha sido el fenómeno más duro que hemos tenido en toda nuestra historia. El año pasado es el año más caliente en temperatura y el año de menor lluvia en los últimos 35, 40 años.

Esa intensidad del Niño se ha mantenido durante este año y se va a mantener hasta que comience a ceder en mayo, que es cuando los expertos dicen que el Niño comienza a ceder.

Eso por supuesto ha tenido una repercusión muy grande en todo nuestro sistema de suministro de energías, porque nuestra energía se basa en buena parte en energía hidráulica, es decir, en energía que produce por las plantas que operan a base de agua, los embalses.

La situación estaba bastante controlada. Pusimos en funcionamiento las plantas térmicas, es decir las que no operan con agua sino con gas o con diésel, con carbón, en materia de energía hidráulica.

Íbamos bien, íbamos a poder atravesar esta tormenta, atravesar este problema sin mayor –digamos– preocupación.

¿Qué pasó?

Algo realmente insólito. La planta de Guatapé, que es la más importante del país,  porque de esa planta dependen otras dos plantas, y que sumadas explican el 11 por ciento del suministro de energía del país, se le presentó un incidente. Un incidente que la paralizó, un incendio. Y al paralizarse esa planta, deja de enviarle agua a las otras dos plantas.

Pues entonces el 11 por ciento de la energía la perdimos de un día para el otro.

Yo me fui el sábado a visitar la planta de Guatapé, porque el viernes, el viernes anterior, a las 7:30 de la noche, llegaron los expertos de una empresa que se llama XM, que es una empresa que regula, con toda la información, el suministro de energía en el país. Que tiene todos los modelos.

Y el viernes por la noche me sorprendieron con la información que los modelos ahora mostraban que podría a ver unos cortes o un racionamiento si no ahorrábamos energía.

Yo por supuesto quedé muy alarmado y lo primero que hice fue irme para Guatapé el sábado, reunirme con los técnicos durante seis horas. Que me explicaran en detalle qué había pasado, por qué había pasado lo que había pasado.

Y me explicaron. Y la verdad es que son demasiadas coincidencias. Que una alarma no funcionó, que pasó tal cosa, que pasó tal otra. Pero pasó. Y la planta está paralizada.

Entonces les pregunté ¿qué podemos hacer para ponerla a funcionar lo más pronto posible?

Se incendiaron unos cables muy complicados, muy difíciles de encontrar. Finalmente se encontraron en México. Los vamos a traer utilizando unos aviones,  rusos que son los únicos que los pueden transportar. Y la planta se va a poner en operación el primero de mayo.

Y aparte de eso, una planta en el Caribe tuvo una falla que también la puso fuera de servicio durante 15 días.

Entonces ¿qué nos dicen los modelos?

Que necesitamos ahorrar energía para evitar cortes y racionamiento.

Y por eso ayer iniciamos esa campaña para que los colombianos ahorremos energía.

Y podemos ahorrarla. Los esfuerzos que muchas veces se han hecho, de ahorro de energía, cuando hay voluntad, funcionan.

El propio Ministerio de Minas puso en marcha una política para ahorrar energía y en los últimos dos meses ahorraron más del 10 por ciento.

Y eso es lo que yo les estoy pidiendo a los colombianos. Esto es una situación que está fuera de nuestro control. Ojalá pudiéramos nosotros regular las lluvias y el sol y el calentamiento global, pero está fuera de nuestras manos.

¿Y qué tenemos que hacer los colombianos?

Unirnos y afrontar este problema. Y superarlo y lo vamos a superar.

Con 5 por ciento de energía que ahorremos todos, podemos llegar al momento en que van a normalizarse las lluvias y superamos este problema.

Yo me acuerdo que cuando yo me posesioné como Presidente, el 7 de agosto del 2010, teníamos un problema similar pero totalmente diferente en el sentido en que estábamos afrontando ya no un Niño sino una Niña. La peor inundación de nuestra historia.

El 8 de agosto me fui a La Mojana a atender unos damnificados, más de 3 millones de personas que fueron afectadas por la Niña.

Y les dije a los colombianos vamos a unirnos todos y vamos a hacer lo posible para que este fenómeno de la Niña lo aprovechemos y salgamos más fortalecidos que antes de este desastre natural.

Creamos Colombia Humanitaria, creamos la institucionalidad para administrar los desastres naturales. Y lo logramos.

Salimos más fortalecidos de La Niña, de lo que estábamos antes de que nos pegara ese desastre natural.

Y algo parecido debemos hacer con este Niño. Vamos a salir fortalecidos, unámonos.

Un pequeñísimo esfuerzo que hagamos todos y vamos a llegar al momento de las lluvias normales, que será el mes de mayo, y vamos a seguir fortalecidos, porque vamos a seguir con una serie de medidas que nos van a dar inclusive más confianza hacia el futuro.

Y yo lo que les estoy pidiendo a los colombianos es que todos participemos en esta cruzada. Depende de nosotros, de todos los colombianos que no tengamos racionamiento. Un racionamiento sería muy costoso para el país.

Usted, doctor Ochoa lo puede poner en su PyG. ¿Cuánto le costaría a usted un razonamiento en esta planta? Una suma de dinero muy grande.

Pero eso lo podemos evitar.

¿Cómo? Tomando medidas muy sencillas.
 
Hoy es el Día de la Mujer y yo le pediría a las mujeres, les pediría de todo corazón a las mujeres, que en su mayoría son las que mandan en sus casas, que pongan un poco de disciplina a sus maridos, a sus hijos.
 
Que desconecten los aparatos electrónicos cuando no se están utilizando. Que desconecten, por ejemplo, los cargadores de celulares que uno los deja conectados 24 horas y esos consumen energía.

Cosas muy pequeñas.

Que cuando se van de la casa dejen todas las luces apagadas. Que de pronto, en lugar de prender dos luces, prendan una durante unas semanitas. No es más de cuatro semanas.

Y vamos a superar este problema y lo vamos a superar sin mayor costo, evitando el razonamiento.

Por eso quiero hacer ese llamado a todas las mujeres, hoy en día, que nos ayuden imponiendo esa disciplina en los hogares para que ahorremos energía.

Yo me voy a dedicar a informarle al pueblo colombianos cuánto hemos ahorrado, todos los días.

Me voy a reunir con gobernadores, con alcaldes, hoy tengo una reunión con el Alcalde de Bogotá, con el gerente de la Empresa de Energía. Hay muchas medidas que se pueden tomar para ahorrar energía.

Voy a reunirme con empresarios, con todos los que tienen que ver con esta campaña.

Pero en el fondo lo que yo quisiera es pedirles a todos que pongamos todos unos granitos de arena. Y si lo proponemos vamos a superar este problema.

Ayer apagamos las luces en el Palacio Presidencial a las 6:00. Y las vamos a seguir apagando durante cuatro semanas.

Muchas empresas pueden comenzar su horario una hora antes y cambiar y dejar que la gente salga una hora antes de su salida. Cambiar el horario para evitar tener que utilizar más energía.

Hay muchas formas. La campaña que hoy comenzamos se llama ‘Apagar Paga’.

Ustedes lo van a ver. Y si todos participamos en esa campaña, pues nos vamos a beneficiar.

Inclusive los que ahorren, las amas de casa que ahorren, le va a significar un ahorro a la familia en plata. Ahorren energía y ganan plata.

Por ejemplo, si yo consumo 30 mil pesos de energía o 100 mil pesos de energía, y tengo un ahorro sobre el consumo del mes de febrero del 10 por ciento, no solamente voy a tener que pagar menos por la energía, porque voy a consumir 90 mil pesos, sino que a esos 10 pesos de diferencia le voy abonar para la cuenta siguiente 10 pesos adicionales. O sea que la cuenta siguiente me llegaría en 80 mil pesos.

Un ahorro significativo simplemente si hacen un esfuerzo para ahorrar.

Ahora bien, el que no quiera ahorrar y quiera seguir gastando energía, pues les vamos a cobrar más. Si la energía que consume es mayor al promedio del mes de febrero, pues cada megavatio, cada peso que gasten de más pues les va a costar el doble, porque les vamos a cobrar la energía al doble.

Creo que es un estímulo por un lado y un castigo por el otro que va ser –espero– efectivo para ahorrar, vuelvo y repito, 5 por ciento es todo lo que tenemos que ahorrar para evitar el racionamiento.

Y así como vamos a salir delante de este problema de la falta de energía por el Fenómeno del Niño y por los accidentes que han tenido las plantas, pues también vamos a salir de otros problemas con mucha fortaleza y con mucho entusiasmo.

Esta planta, Primadera, me hacía pensar en la primavera. Sí, efectivamente estamos en este momento en invierno, en el final del invierno. Tenemos problemas, la inflación se nos subió por el Fenómeno del Niño.

Pero la estamos controlando. Y espero que en el segundo semestre esa inflación ceda y ceda en forma importante.

¿Qué se nos bajó el precio del petróleo? Sí, se nos bajó el precio del petróleo. Y nos tocó amarrarnos el cinturón, y nos hemos ajustado. Eso tiene costos. Pero también tiene oportunidades, oportunidades muy grandes.

La industria está comenzando nuevamente a crecer a tasas que no habíamos visto hace mucho tiempo.

La devaluación tiene costos para algunos pero tiene unos grandes beneficios para otros, nos hace más competitivos, genera más exportaciones.

Entonces estamos realmente en el final del invierno pero hay motivos más que suficientes para ver con optimismo la llegada de la primavera.

Porque hay una sensación de pesimismo en el país que muchos quieren alimentar, que muchos quieren acrecentar pero que sin negar que tenemos problemas, no se justifica ese pesimismo que uno respira en muchos sitios.

Hay muchas, muchas,  señales que nos deben es llenar de optimismo hacia el futuro.

Esta planta es un ejemplo de eso. Esta planta que estamos inaugurando diría yo que es la planta ideal de ese futuro que todos queremos todos crear en Colombia.

Una planta que está sustituyendo importaciones, porque buena parte de los productos que están produciendo se importaban. Una planta que es responsable ambientalmente, tiene una tecnología de punta alemana que hace que su operación sea ambientalmente responsable.

Una planta que va a estimular la siembra de más bosques, que los necesitamos y ahí hay un potencial enorme, enorme, en Colombia. En Colombia los arboles crecer más rápido que en Chile, los arboles crecen más rápido que en muchas partes del mundo. O sea, tenemos un potencial enorme. Y esta planta utiliza los árboles, utiliza la madera como materia prima.

Ya me explicaban que están sembrando 6 mil hectáreas en el Magdalena medio. Qué bueno. Y ojalá siembren más y van a tener toda la ayuda del Gobierno para que así sea.

Hay medio país para sembrar en árboles y para sembrar en todo tipo de productos que podemos tener en Colombia y de los cuales podemos beneficiarnos.

Esta planta tiene como mercado los colombianos que van a comprar sus casas, los constructores. Lo mencionaba, la vivienda gratis, las viviendas.

Pues uno de los rubros que está creciendo más en Colombia es el de la construcción.

Este año vamos a construir más casas que el año pasado y el año pasado batimos records.

Todos los programas que estamos lanzando, de ‘Mi Casa Ya’, para poder estimular la compra de las casas en la clase media y la clase media–baja, las casas gratis, están teniendo un éxito impresionante.

La directora de Camacol me lo decía ayer. Estamos vendiendo como pan caliente, los programas están teniendo éxito.

O sea que el mercado de esta fábrica se va a ir acrecentando más y más.

La tecnología que están utilizando es la misma tecnología que estamos estimulando para que todas las plantas se vayan modernizando y se vayan volviendo más eficientes.

Yo preguntaba ¿hay alguien que le pueda competir a Primadera con su producto aquí a la salida de la planta?

Y me decían no hay.

¡Qué maravilla! Esto es lo que necesitamos.

¿Y podemos exportar?

Sí, podremos exportar. Les vamos a agregar valor que haga más factible la exportación, porque el flete es muy importante y entre más valor tenga, más facilidades hay para exportar. Y entonces vamos a estimular esa exportación.

¿Y generando qué aquí? Empleo. 450 personas tienen hoy ingresos y unos ingresos dignos, unos buenos ingresos por la operación de esta planta.

Y así vamos viendo en muchos sectores y en muchas industrias, se están publicando los balances de las industrias del año pasado. Ahí me estaban dando unos datos esta mañana.

El Grupo Argos, 38 por ciento crecieron sus ingresos consolidados.

El Grupo Éxito, sus utilidades crecieron cerca del 15 por ciento.

Alpina, sus utilidades crecieron 127 por ciento.

Nutresa. Estuve con el doctor Gallego, el Presidente de Nutresa, hace unos días y me dijo mire, estamos vendiendo como nunca aquí y en el exterior.

Y así uno puede hacer la lista de muchas empresas que están teniendo unos  magníficos resultados.

El sector financiero, a pesar de la baja del precio del petróleo y de la baja del crecimiento, están teniendo unas utilidades muy importantes.

Los sectores exportadores que dependen del dólar están teniendo unos resultados muy importantes.

Hablaba ayer yo con los bananeros del Magdalena. Nunca nos había ido tan bien, me decían.

Hay muchos, muchos motivos para ser optimistas.

¡Ay! ¿Que se fue una empresa? Que es increíble cómo han hecho toda una tormenta. Que se fue Chiclets Adams del Valle del Cauca. Una empresa que llevaba 65 años y se fue simplemente porque es que ya los chicles no son competitivos y tenían una planta que llevaba 65 años.

Entonces dicen no, se están yendo las plantas del país, se está yendo la inversión extranjera del país…

No, señores. Este año, o el año pasado, creció el número de empresas que se instalaron en un 30 por ciento. Más de 700 empresas se han instalado desde que comenzó el Gobierno.

Y vienen más, porque todos los días estoy recibiendo inversionistas que dicen quiero invertir cuando usted firme la paz.

La cantidad de inversionistas que no han venido a Colombia simplemente porque somos un país en conflicto, son numerosísimas.

Me decía el Gobernador del Quindío: hay unos empresarios que están aquí esperando a que firmemos la paz para construir un hotel allá en el Quindío de no sé cuántos números de habitaciones.

Y así hay por todos lados.

Porque lo que el fin del conflicto nos va a traer es más inversión, más mercados, más crecimiento económico.

No hay tal eso que están diciendo que es que les vamos a entregar el país a las Farc.

Es todo lo contrario. Con la firma del fin del conflicto, las Farc desaparecen como grupo armado.

Ah no, es que el Gobierno se volvió comunista, el Presidente es un comunista que le está entregando el país a las Farc.

Pero yo soy un comunista muy raro, porque un comunista que cree en la empresa privada, que cree en la propiedad privada, que cree en la inversión extranjera, que cree en los mercados, que cree en estimular las producciones de todo tipo para generar más empleo…

Pues un comunista muy raro debo ser yo, porque lo que yo creo es que empresas como Primadera tienen que multiplicarse por todo el país.

Yo quiero felicitarlos a todos ustedes, porque esta es una empresa modelo, una empresa eficiente, una empresa que va a tener un gran futuro.

Le decía yo al doctor Antonio Puerto y a Jacky (Goldstein) que si eventualmente había unas acciones que yo pudiera comprar el día de mañana, sería el mejor cliente, porque le veo ese futuro. Porque sé que Colombia en paz va a producir mucho más madera que van a poder utilizar.

Y que van a poder traer la madera en unas carreteras mucho más eficientes. Esas tractomulas que desde La Dorada, desde los Llanos Orientales, que antes se demoraban 20 horas en llegar aquí, pues se van a demorar 8 o 10 horas y ya estas carreteras están en construcción.

Ustedes las van a ver durante los próximos cinco o seis años, una revolución en materia de infraestructura.

Que el mundo entero está diciendo, Colombia está haciendo es lo que se debe hacer pensando en el futuro. Modernizando su infraestructura, invirtiendo en educación.

Y nos está yendo relativamente bien.

La región está sufriendo como hacía mucho tiempo no sufría por diferentes razones.

Seguimos nosotros liderando el crecimiento económico, liderando la reducción de la pobreza, liderando la reducción de la pobreza extrema, liderando la creación de empleo en toda América Latina.

No lo digo yo, lo dice la Cepal. Ahí están las cifras.

Entonces, realmente ¿cuál es el pesimismo?, ¿por qué ese clima de pesimismo que hay en este país?

Yo realmente no lo entiendo. Lo que los invito a ustedes aquí, que están viendo esta planta es, a que me ayuden más bien a propagar optimismo.

El optimismo es muy importante para la actividad económica. Tenemos razones para ser optimistas, muchas razones.

Esta es una planta que nos llena de optimismo.

Por eso vine aquí complacidísimo, cuando me invitaron, a decir; allá voy, allá estoy. Porque ustedes, que hace cinco años ‘cranearon’ esta planta, están haciendo patria. Están haciendo patria, porque son optimistas, porque tienen fe en el futuro del país.

Los felicito y les agradezco.

Y ojalá esto se contagie porque hay buenas, buenas razones para este contagio, para ese optimismo.

Sabemos que estamos en dificultades de diferente índole, pero esas facultades son superables.

En materia económica tenemos muy claro el rumbo, a dónde queremos llegar. En la paz tenemos muy claro cómo la vamos a hacer. Es una paz que no va a traer sino beneficios.

Las líneas rojas que le dije al país y que les dije a muchos de ustedes hace cinco años, ni una de ellas se ha traspasado. Ni una.

Nosotros no estamos negociando nada de lo fundamental del país. Estamos negociando es cómo un grupo armado deja las armas.

¿Y quién se queda con las armas? Nuestras Fuerzas Armadas.

Para que seamos un país normal, para que muchos más inversionistas, muchos más turistas que no vienen hoy a Colombia porque somos un país en guerra, vengan y disfruten de esta maravilla de país que tenemos.

Muchas gracias.

/Audios/2107_InauguracionPlantaIndustrialCundinamarca_20160308.mp3

Noticias Relacionadas