Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, en la instalación del foro Fortalecimiento de los Entes de Control

Ir al contenido
 
Noticias
Bogotá , lunes, 6 de agosto de 2018
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, en la instalación del foro Fortalecimiento de los Entes de Control

Buenos días a todos.

Simón Bolívar decía que ‘la mejor política es la rectitud’’. Y esa ha sido, precisamente, la hoja de ruta de nuestro gobierno.

Desde el primer día nos basamos en las mejores prácticas de Buen Gobierno para poner en marcha la modernización del Estado, bajo estándares de transparencia y moralidad pública.

Esto nos exigía, entre otras cosas, asumir el verdadero impacto de la corrupción en la sociedad. Un mal que ha entorpecido el progreso del país y de muchos países, algunos dicen más que el mismo conflicto armado.

La corrupción es, sin lugar a dudas, la peor forma de violencia a la que nos enfrentamos en la actualidad. Y no solo Colombia, lo vemos todos los días en el mundo entero.

Por eso, celebro y agradezco el apoyo que nos ha dado Doctor Luis Alberto Moreno el BID para luchar contra este flagelo mediante la financiación del Programa de Fortalecimiento Institucional.

Pero esta no es la primera vez que usted nos da la mano en esta causa porque ha estado permanente pendiente de ayudarnos en esta lucha.

Y les doy la bienvenida a todos a este foro en el que se van a compartir los logros alcanzados con el programa y también los retos que le esperan al país en la materia, porque este es un proceso en el que hay que mantenerse siempre a la vanguardia y no a la retaguardia. Los corruptos, los delincuentes, los criminales son innovadores y por eso los Estados tienen que estar al día para poderlos confrontar.

Hay mucho para contar sobre esta lucha frontal que emprendimos contra la corrupción. En el año 2011 expedimos más de 12 normas que nos permitieron darle al Estado más y mejores herramientas para hacer frente a este flagelo.

Creamos el Estatuto Anticorrupción, el primero y muy ambicioso que tiene el país, con el que se fortalecieron las capacidades de los organismos de control y también de todo sistema judicial para investigar, juzgar y sancionar hechos de corrupción.

Gracias a ese Estatuto hemos duplicado el número de sanciones penales, y recuperamos hasta 15 veces más recursos gracias a la imposición de multas.

Y en materia administrativa, las superintendencias lograron desarticular estructuras criminales cuyos tentáculos llegaban hasta el sector privado.

También creamos la Ley Antisoborno, que nos ha permitido investigar hechos de corrupción transnacional. Y con la Ley de Extinción de Dominio cada vez golpeamos más fuerte y ahí es donde más les duele las finanzas de estructuras criminales.

Por su parte, la Ley de pliegos tipo garantiza acabar con el direccionamiento de los pliegos contractuales a favor de unos pocos. En estos años aumentó de forma significativa el número de oferentes para cada licitación pública,-sobre todo en el sector de la infraestructura- lo que demuestra una creciente confianza en los procesos contractuales.

Nosotros encontramos un Estado con varias instituciones que eran verdaderas cuevas de corrupción. Era más fácil liquidarlas que sanearlas, así que eso hicimos: creamos en muchos casos unas nuevas con los más altos estándares de eficiencia y transparencia.

Es el caso de la Agencia Nacional de Infraestructura –que reemplazó al Instituto Nacional de Concesiones– y hoy tiene a cargo de adelantar uno de nuestros programas más ambiciosos: las autopistas 4G. Al día de hoy esta es la inversión más grande que ha hecho el país en toda su historia y por mucho no hay ni una sola demanda contra ninguno de los procesos de contratación.

Acabamos ese nido de corrupción que era el Instituto de Seguros Sociales y creamos Colpensiones, con la que le hemos ahorrado al Estado más de 50 mil millones de pesos, además el tiempo promedio de sacar una pensión bajó de casi 10 años a mes y medio, máximo tres meses.

Con la Agencia para la Defensa Jurídica del Estado hemos ahorrado más de 70 billones de pesos en demandas –demandas que en muchos casos eran interpuestas por los mismos corruptos que lo defraudaron–.

También convertimos la Comisión Nacional de Moralización en la máxima instancia de coordinación interinstitucional para la lucha contra la corrupción. En ella participan las tres ramas del poder público y los organismos de control.

A través de la Comisión se han impulsado importantes decisiones, como la creación del Observatorio de Transparencia y Anticorrupción, cuyo objetivo es analizar el fenómeno cambiante de la corrupción, mantenerse a la vanguardia, no a la retaguardia y formular las políticas públicas más adecuadas y más efectivas para combatirla.

Y, también, el fortalecimiento del Grupo Anticorrupción de la DIJIN, les dimos recursos, les entregamos una gente especializada, 100 nuevos funcionarios dedicados exclusivamente a luchar contra la corrupción, una sede propia para el desarrollo de sus funciones, algo parecido hicimos con la Superintendencia de Industria y Comercio.

Por otro lado, el Ministerio de Justicia ha hecho esfuerzos para que la extinción de dominio sea más más efectiva a la hora de investigar y sancionar los delitos contra la administración pública.

El año pasado se implementó una reforma que permite incluir la enajenación temprana administrativa. Esto le permitió al Estado deshacerse de más de 11 mil bienes –como carros en desuso, colchones, zapatos y demás– cuya administración costaba más de 15 mil millones de pesos anuales.

De este modo protegimos recursos del Estado necesarios para la reparación integral de las víctimas, la lucha contra el crimen organizado o tantos otros gastos.

Hay una iniciativa muy valiosa que implementamos en favor de la transparencia y la lucha contra la corrupción. Se trata de una iniciativa que nos copiamos en cierta forma de Chile, la copiamos e hicimos como los japoneses, la copiamos y la tratamos de mejorar. La primera tienda virtual del Estado colombiano, una especie de Amazon para las compras públicas.

Con Colombia Compra Eficiente hemos ahorrado 1,4 billones de pesos gracias a la implementación de procesos abiertos para los proveedores del Estado, y al alcance de cualquier colombiano que esté interesado en conocer cada proceso.

Pero no solamente es el ahorro de plata sino también la cantidad de licitaciones que ahora se tienen que hacer por ahí y no por otras vías que eran mucho menos transparentes.

Además de fortalecer nuestro marco normativo e institucional, decidimos y eso también tiene que ser un ejercicio continuo de modernización del Estado, decidimos implementar sistemas de información que dan cuenta de cada peso que invertimos, ahí hemos hecho un gran esfuerzo, un inmenso esfuerzo.

A través del llamado SECOP (Sistema Electrónico para la Contratación Pública) hemos publicado más de seis millones de contratos, por un valor de 747 billones de pesos. Eso no tiene precedentes en nuestro país y es un referente regional en materia de transparencia y publicidad de la información.

E impulsamos el Portal de Transparencia Económica, donde se pueden consultar todas las inversiones y el presupuesto público.

De otro lado, creamos un mapa regalías, un moderno sistema que permite georreferenciar todas las obras financiadas con estos recursos, y hacerles veeduría –en tiempo real– a obras que cuestan más de 30 billones de pesos.

Creamos el Portal para la Paz, el Sistema de Rendición de Cuentas del Acuerdo de Paz y la Ventanilla de Denuncias del Posconflicto, para que haya la mayor vigilancia posible a los recursos que se están destinando a la construcción de la paz.

¡Esos recursos son sagrados y es deber de todos cuidarlos!

Otro logro muy importante fue haber suscrito e implementado la Declaración de Estado Abierto. Colombia es el primer país en América Latina –y el cuarto en el mundo– en tener un portal de datos abiertos, que se traduce en más transparencia, más participación ciudadana y más confianza en las instituciones.

De hecho, somos el primer país del mundo que –en el marco de la Alianza para el Gobierno Abierto– recibió ocho menciones por este esfuerzo. En tan sólo cinco años superamos a países como el Reino Unido o España, y estamos por encima del promedio de países de la OCDE.

Y eso nos enorgullece porque creemos que la confianza es la base sobre la que se funda el sistema, ejercicio democrático. Y la participación ciudadana es el vehículo para garantizar los derechos de los ciudadanos y combatir a los corruptos.

Un ciudadano informado –un ciudadano que participa y se apropia de lo público– es el aliado más poderoso para combatir la corrupción.

Por esta razón impulsamos la primera Ley estatutaria de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Esta ley reconoce el derecho fundamental de los ciudadanos a tener a su disposición toda la información que produce el Estado.

Y es que la corrupción nace, se anida y se desarrolla en la ausencia de información. Con esta ley pasamos de una época del ‘tapen-tapen’, a una de transparencia y disponibilidad plena de la información, ustedes no se alcanzan a imaginar el efecto disuasivo que tiene este tipo de medidas y este tipo de políticas.

Impulsamos la Ley de participación ciudadana, nos hemos comprometido en la rendición de cuentas, tal vez, nunca antes se han hecho tanta rendición de cuentas en todas las instituciones, que es uno de los principios del buen gobierno: eficacia, eficiencia, trasparencia, rendición de cuentas.

Y también algo que está tomando cada vez más fuera y que creo que es otra forma de fortalecer nuestra democracia, es la planeación participativa.

Estamos terminando un ejercicio que ha resultado fascinante, difícil, complicado porque es la primera vez que lo hacemos.

Producto de los Acuerdos de Paz, uno de los grandes objetivos que no pusimos muy ambiciosos fue diseñar y poner en ejecución 16 Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

En las 16 zonas son más de 170 municipios, en las 16 zonas más afectadas por el conflicto, pero lo que acordamos fue que por primera vez fura un proceso de bajo para arriba con la participación de las comunidades, que fueron las comunidades las que dijeran cuáles son las inversiones que más quieren, que priorizaran los recursos.

La semana pasada, el miércoles, creo que fue, me entregaron el primer Plan de Desarrollo del Sur de Bolívar.

Este ejercicio ha tenido en cuenta más de 240 mil personas que han participado en las diferentes reuniones. Esas personas comienzan a priorizar, sube ante el nivel de vereda, luego al nivel de municipio, después al nivel de región, los alcaldes comienzan a intervenir, los gobernadores, ya tenemos esos Planes de Desarrollo, totalmente consultados.

Es un ejercicio que ha sido difícil pero maravilloso y el año entrante al principio, así estaba acordado comienza a ejecutarse este plan del Sur de Bolívar, 2.1 billones de pesos, con un lapso de entre 10 y 15 años.

Y esto lo menciono señor Procurador y señor Contralor por lo siguiente: Ustedes saben y todos ustedes saben que en las zonas hay mucha expectativa, entonces que no se han cumplido los acuerdos, que es que están muy lentos.

No, los acuerdos si se vienen cumpliendo y se vienen cumpliendo bien y se vienen cumpliendo más que en cualquier otro proceso de paz, porque los procesos de paz generalmente se terminaban en lo que llaman el DDR; desmovilización, desarme y reintegración, eso ya se cumplió.

A este acuerdo le hicimos lo de la justicia transicional que ya está funcionando y estos planes de desarrollo que también están funcionando, pero queremos hacerlos bien, bien estructurados los proyectos para que no pase lo que sucedió con el M-19, que todos los proyectos que se iniciaron, fracasaron.

Esta vez queremos hacerlo como lo hemos hecho en la infraestructura.

Volviendo a la trasparencia y a la información.

Ahora los ciudadanos, con base en sus propias necesidades, participan en la toma de decisiones sobre el destino de los recursos públicos.

Horacio –el poeta y filósofo romano– decía: “si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá”.

Y por eso el Estado requería transformaciones institucionales y actuamos en consecuencia. Hemos avanzado para que ese vaso esté cada vez más limpio, pero hay un largo camino por recorrer.

Los estudios del Observatorio de Transparencia demuestran que hay una relación directa entre la eficiencia en la lucha contra la corrupción y el aumento de percepción sobre la misma. Pero, también, indican que los colombianos están participando cada vez más en esta lucha, y eso es un dato muy alentador.

Y aunque la percepción de la gente puede ser que hoy hay más corrupción, la realidad es que, gracias a todos estos esfuerzos que se han hecho, gracias a su labor señor Procurador, gracias a su labor señor Contralor, gracias a la labor del Fiscal y a la labor de todo el equipo que está luchando contra la corrupción estos esfuerzos lo que también han hecho es que hemos logrado visibilizar y poder denunciar más la corrupción.

Hay un profesor que se dedica a estos temas de la Universidad de Economía de Londres, se llama Michael Muthukrishna, es un profesor muy famoso que resume esa paradoja de la siguiente forma, dice

“La transparencia puede reforzar la idea de que la mayoría de la gente tiene comportamientos corruptos”.

Es decir cómo se visibiliza entonces la gente dice ¡uy esto es nuevo, esto está pasando!, no ese es uno de los efectos colaterales negativos de ser efectivos en la lucha contra la corrupción

Esta es una lucha que requiere de paciencia, perseverancia y voluntad.

Nunca antes un gobierno había sido tan escrutado como el mío. Nunca antes los ciudadanos y los medios de comunicación –y, claro, la oposición– habían tenido tantas garantías para participar y tanta información a su disposición. Y eso está muy bien.

Nunca consideramos que cualquier escrutinio, investigación o indagación fueran producto de una “persecución política”. Por el contrario, les hemos pedimos a los ciudadanos y a las autoridades que investiguen, que juzguen y que sancionen a los responsables sea quien sea.

Mi gobierno no ha sido ajeno a investigaciones, y siempre le he pedido a los órganos de control que actúen con toda la contundencia. La transparencia ha sido una bandera y –cuando ha sido el caso– hemos asumido la responsabilidad correspondiente.

Y de esa manera –con transparencia y de frente al país– seguimos avanzando en la modernización del Estado colombiano atendiendo los más altos estándares internacionales.

De hecho, uno de los comités que examinó nuestro ingreso a la OCDE trataba los temas de transparencia y lucha contra la corrupción. Y Colombia fue públicamente reconocida por la organización por cumplir con todos los estándares exigidos.

Nuestro ingreso a la OCDE traerá grandes retos, pero todos van a contribuir a hacer de Colombia un país más moderno, con instituciones más sólidas y eficientes.

Sumado a esto, el proceso de ingreso de Colombia a la OTAN como socio global nos obligó a cambiar los procedimientos y a dar aún más transparencia a las Fuerzas Militares.

En el marco de la iniciativa Building Integrity, estamos trabajando en iniciativas de transparencia institucional –especialmente en la prevención de la corrupción– con el fin de adoptar las mejores prácticas al servicio de las Instituciones Militares y de Policía del mundo.

Hemos suscrito las convenciones de las Naciones Unidas y de la OEA contra la corrupción. Por ejemplo, buscamos rutas novedosas para implementar la Convención de la ONU contra la Corrupción y designamos a cuatro entidades para trabajar unidas en este propósito:

La Contraloría, para asuntos fiscales; la Procuraduría, para asuntos disciplinarios; la Fiscalía, para procesos en caso de investigación; y el Ministerio de Justicia. Estas entidades están facultadas para identificar, buscar, embargar y repatriar bienes a nivel internacional.

Esta nueva visión ha sido aplaudida a nivel internacional, pues permite que la recuperación de activos no sea exclusiva del ámbito penal, y abre la puerta para la participación de las vías administrativas en estos procesos tan complejos y de largo aliento.

Aprovecho este escenario para hacerles un llamado a los organismos de control, aquí presentes, a que sigan desarrollando este enfoque y promuevan una estrategia conjunta para reducir los capitales ilícitos que criminales esconden fuera del país.

Me preocupa mucho que Panamá no haya cumplido los compromisos con Colombia en materia de información en este frente. No entendemos por qué, se comprometieron pero ya hace mucho tiempo que el Ministerio de Hacienda les está pidiendo la información y se niegan a darla. Esto tiene repercusiones porque es un compromiso no con Colombia solamente, sino con la OCDE.

Y atendiendo compromisos internacionales, priorizamos cinco sectores susceptibles al soborno transnacional. Hoy las empresas de esos sectores tienen mejores políticas para mitigar riesgos de corrupción, y la Superintendencias tiene más herramientas para detectar irregularidades y actuar.

Ahora bien, hemos procurado ser un Gobierno respetuoso de la independencia e integridad de los entes de control, y que procura facilitar, desde su competencia, el ejercicio de su labor.

El apoyo a estas entidades ha sido total. Ustedes pueden dar fe del apoyo permanente que les hemos brindado. Siempre hemos estado dispuestos, siempre presentes porque nos interesa que cumplan con su deber.

Los hemos apoyado en todas las investigaciones, con recursos y garantías para realizar su trabajo a cabalidad. Por ejemplo, a la Contraloría le dimos más de 300 mil millones de pesos para comprar una sede, una sede que quedó muy bien, muy buena.

Y yo le decía al Contralor que me hubiera gustado pasarme a esa sede, porque esa sede es de gran calidad.

Cuando posesioné al Fiscal, cuando posesioné al Procurador, cuando posesioné al Contralor, les dije a los tres que la lucha contra la corrupción debía ser una prioridad. Y me complace mucho que hayan asumido ese reto y que estén actuando en consecuencia.

Y desde luego, acompañamos la suscripción del crédito con el BID para realizar el Programa de Fortalecimiento de la Gestión Institucional, que alinea a los entes de control para ser más eficientes y oportunos en el cumplimiento de sus funciones.

Ahora más adelante conocerán a profundidad la forma en que las entidades han invertido los recursos del préstamo, los resultados que se han alcanzado y lo que viene a futuro para estas entidades fundamentales para el país.

Queridos amigos:

Este es un pequeño recuento de la decidida apuesta que ha hecho Colombia en contra de la corrupción y a favor de un Estado más moderno, más eficiente y más transparente.

Las cifras hablan por sí solas: duplicamos las sanciones, recuperamos 15 veces más de los recursos que han sido robados por corruptos; tenemos uno de los modelos de información y datos abiertos más sólidos del mundo; le hemos ahorrado al Estado más de 70 billones de pesos a través de diferentes iniciativas.

Queda mucho como siempre por hacer –somos los primeros en reconocerlo–. Pero lo cierto es que Colombia tiene hoy un marco normativo más sólido, organismos de control fortalecidos e instituciones más modernas, eficientes y transparentes.

Sembramos una semilla y, por fortuna, ya estamos viendo crecer un roble. Para que siga creciendo, debemos avanzar juntos en esta lucha, que no es solo de un gobierno, sino de la sociedad en su conjunto y una lucha del mundo.

Yo le reitero al BID, doctor Luis Alberto, mi agradecimiento por ser un aliado excepcional en este y otros propósitos de país.

Les deseo éxitos en este foro que está por comenzar y les agradezco a todos los funcionarios que están, es mi último día, todo su trabajo, el trabajo que ustedes hacen es de inmensa importancia para el país.

A usted señor Procurador, a usted señor Contralor y a usted compatriota presidente del BID, muchas gracias por lo que están haciendo por el país, a sus funcionarios les deseo lo mejor, que sigamos trabajando por una mejor Colombia.

Muchas gracias.

/Audios/4035_ForoFortalecimientoOrganismosControl_20180806.mp3

Noticias Relacionadas