Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras Presidente Juan Manuel Santos en el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia

Ir al contenido
 
Noticias
Bogotá , jueves, 26 de julio de 2018
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras Presidente Juan Manuel Santos en el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia

Esta reunión me parece de suma importancia y muy oportuna.

Por qué es tan importante, por qué es tan oportuna esta reunión. Yo ya me voy, dejo de ser Presidente de la República en 12 días, me retiro de la política, pero este proceso tiene que continuar y continuar fortaleciéndose cada vez más.

Nadie dijo que esto iba a ser fácil, cuando dimos ese primer paso hacia la paz sabíamos que el camino iba a ser difícil, lleno de dificultades, lleno de obstáculos., lleno de enemigos, pero era el camino correcto y eso ha mantenido la energía con la vitalidad, con el tesón que hablábamos señor Henao, para avanzar.

Y creo que hemos avanzado de forma muy importante. y yo quisiera con ustedes recapitular lo que hemos hecho y dónde estamos y por qué es tan importante el trabajo con ustedes de aquí en adelante, el vital, es fundamental.

Al gobierno le correspondía, eso lo ha dicho el Comisionado de Paz, el doctor Rivera, al gobierno le correspondía impulsar los primeros pasos y concretar los primeros objetivos, por supuesto, la negociación misma, eso era imposible hacer una negociación con todo el país, por eso el gobierno en representación del país se sienta a negociar, inclusive como lo dice la propia Constitución, se hizo un proceso difícil, cuatro años de negociación abierta, casi dos de negociación secreta, o sea, casi 6 años de negociación.

Se llegó a un acuerdo, que no es perfecto porque ningún acuerdo de paz en ninguna parte del mundo, a través de la historia es un acuerdo perfecto porque es producto de una negociación y porque el producto de los seres humanos que no somos perfectos, todos cometemos errores, todos cometemos equivocaciones.

Y en procesos difíciles como este mirar hacia atrás con ojo crítico es muy fácil, lo difícil es mirar hacia adelante o ponerse en los zapatos quien estaba en el momento de comenzar, no en el momento de terminar.

Por eso lo de ayer fue tan importante.

¿Qué hicimos ayer? Ayer publicamos lo que hemos denominado la Biblioteca de la Paz con las Farc, que es la recopilación de todos los documentos que se elaboraron durante todo el proceso, la fase secreta y abierta, la pública.

Eso fue una instrucción que yo le di al Alto Comisionado de Paz de ese entonces, el doctor Sergio Jaramillo para que registrara todo, todas las actas, las propuestas de otra y hoy está a disposición del mundo entero, de todos los colombianos, todos los documentos.

En un acto de transparencia pero también en un acto de rendición de cuentas y ahí se van a dar cuenta el país y el mundo, que mucho de lo que se decía sobre el Proceso no era cierto, porque yo he dicho que este ha sido una de los procesos de paz más calumniados.

El Proceso comenzó a ser atacado con calumnias, con las pos verdades, que ahora están tan de moda, que mire que este proceso va tal dirección, que mire que el gobierno está entregado a tal cosa, que mire que vamos acabar con tal otra, y eso fue permanente.

Como habíamos tomado la decisión, de común acuerdo, las dos partes, que no íbamos a divulgar los acuerdos parciales, porque yo tengo una teoría y es una teoría valida en cualquier proceso de paz, que los procesos de paz son como las pinturas que hacen los artistas, los artistas no dejan ver su pintura en la mitad del camino, esperan a que esté completa para que el potencial público o comprador vea el conjunto que hizo el artista porque por partecitas la pintura no es bonita.

Eso mismo sucede con los procesos de paz, los acuerdo parciales no son bonitos, no son atractivos, son susceptibles de muchas críticas y de muchos ataques, sin embargo, ese vacío de ir avanzado sin publicar, o sin hacer explícito todo pues generó ese vacío que llenaron lo que querían llenar el vacío con pos verdades.

Por eso lo de ayer fue tan importante y a todo lo que se hizo ya está registrado.

Se llegó a los acuerdos, y se comenzaron a implementar.

Este Acuerdo, y no me canso de repetirlo, tiene unas características especiales que no han tenido los otros acuerdos a través de la historia y del mundo, este Acuerdo no solamente contiene lo elemental del Acuerdo de paz de esta naturaleza, que llaman el DDR, Desmovilización, Desarme y Reintegración, a la vida civil, a la vida política, sino que fuimos mucho más allá, porque quisimos ser más ambiciosos esto es de las cosas que la comunidad internacional aplaude y apoya.

Por primera vez en la historia, las dos partes se pusieron de acuerdo en un sistema de justicia para ponerse al día con las exigencias y las circunstancias internacionales del momento que ya la comunidad internacional no permite lo que se permitía antes, borrón y cuenta nueva, que no hubiese impunidad no solo es una exigencia de la comunidad internacional, también nuestra, de los colombianos, de nuestra propia Constitución.

Entonces hicimos un inmenso esfuerzo de crear un sistema de justicia transicional que estuviera de acuerdo a los parámetros del Estatuto de Roma, que se negoció precisamente para facilitar la solución de conflictos armados.

Que por primera vez un conflicto armado se acoge a los parámetros y utiliza el Estatuto de Roma como paraguas para crear un sistema de justicia tradicional.

Un sistema de justicia transicional que ya comenzó a operar, que ya está recibiendo las declaraciones y las verdades de las partes, de las Farc, de los agentes del Estado.

Y que ya inició labores con unos magistrados, unos tribunales cuya composición, señor Henao, lo que aquí estamos viendo, refleja la pluralidad del país, la diversidad del país.

Fueron escogidos con unos procedimientos absoluta y totalmente transparentes, las organizaciones que participaron en la escogencia de esos Magistrados están a prueba de toda crítica, de toda sospecha: Naciones Unidas, la Corte Europea de Derechos Humanos, el Instituto Internacional de Justicia Transicional, hasta la propia Corte Suprema de Justicia, las universidades publicas acreditadas.

Yo le decía a alguien qué mejor grupo de organizaciones mejor para escoger unos jueces.

Y la escogencia de esos jueces fue absolutamente trasparente. Todas las entrevistas fuero registradas, fueron publicadas y están ahí en el Internet. Están a disposición de todo el mundo.

Y salió un grupo de magistrados excepcional, con una representación muy alta de las mujeres. Primera vez que hay mayoría de mujeres en un tribunal. ¡Maravilloso!

En representación de los afrodescendientes, representación de los indígenas, en representación de las minorías está el país ahí representado.

Y por supuesto, vinieron las críticas: No, es que son unos mamertos porque defendieron los derechos humanos. ¡Háganme el favor! Si es que los derechos humanos son la base de la solución de este conflicto.

Los derechos de las víctimas. Eso también hace que este Acuerdo haya sido sub géneris. Primera vez que se ponen las víctimas en el centro de la solución del conflicto, sus derechos; su derecho a la verdad, su derecho a la ajusticia, su derecho a la reparación, su derecho a la no repetición.

O sea, todo se ha hecho con una lógica, con una explicación, con una razón. Y ya ese sistema de justicia está funcionando y va a dar resultados muy pronto.

Qué no son los resultados que mucha gente quiere, porque mucha gente está acostumbrada a otro sistema de justicia, a la justicia punitiva, a la justicia vengativa.

¡Ah!, que estos señores cometieron todo tipo de atrocidades, por consiguiente tienen que irse 40 años a la cárcel. ¡Yo no acepto algo diferente!

Pues si esa hubiese sido la posición desde el principio, no hay paz.

Por eso la Justicia Transicional permite otro tipo de penas es otro tipo de justicia para facilitar la paz.

Entonces ahí eso está funcionando.

El desarme fue un proceso impecable. No tengo sino palabras de agradecimiento con las Naciones Unidas por todo lo que nos han venido ayudando.

Se le entregó a las Naciones Unidas el mayor número de armas por guerrillero registrado en la historia. Nunca antes en ningún proceso se habían entregado tantas armas en una forma ordenada.

Y ya estamos en proceso de crear los monumentos producto de la fundición de esas armas; los monumentos de paz, qué bonito, además.

La desmovilización se hizo también en también en una forma muy ordenada. Porque además nosotros habíamos tenido experiencia.

Pocos países han tenido la experiencia de Colombia en esos procesos de desmovilización. Se hizo de forma muy ordenada y está debidamente registrado el número de combatientes de las Farc, registrados hace unas pocas semanas, superó los 13 mil.

Y eso, cada uno tiene su historia, tiene sus condiciones, le están haciendo todo lo que el proceso ya de reintegración.

O sea que el DDR está funcionando.

La Justicia Transicional está funcionando.

Y fuimos más allá, también algo que no se había hecho en otros procesos de paz: acordamos que, precisamente porque el conflicto había durado tanto tiempo, y precisamente porque había muchas zonas por cuenta del conflicto, estaban muy atrasadas, la presencia del Estado ha sido muy precaria, por no decir inexistente; entonces identificamos una serie de zonas para poner en marcha unos planes de desarrollo con enfoque territorial.

Aquí es donde ustedes entran a jugar con mayor importancia y mayor peso. Porque la paz, lo dijimos desde el principio, tiene que ser una paz que se construya desde las regiones y para las regiones. No puede ser desde el centro y para el centro.

Y por eso se puso en marcha unos planes muy ambiciosos, muy ambiciosos, de desarrollo territorial en las zonas que fueron más afectadas por el conflicto.

Y se acordó –esto es algo que a la gente se le olvida- se acordó que por primera vez se había hecho de abajo hacia arriba.

Los planes de desarrollo en este país se han hecho siempre de arroba hacia abajo. Se sientan el Director de Planeación –que está aquí presente- con los técnicos, y entonces comienza a decir: la carretera en el Casanare va por aquí y la autopista de Nariño va por allá. Y en Tumaco, pues vamos hacer el acueducto en este sitio.

Pocas veces se les consulta a las comunidades.

Esto es cada vez menos cierto. Afortunadamente cada vez los gobernadores tienen más espacios. En este gobierno se les ha dado muchísimo más espacio a los gobernadores, a los alcaldes en todo lo que tiene que ver con las inversiones, las regalías; todo lo que se ha puesto en marcha para fortalecer la descentralización.

Pero en el proceso de paz fuimos, inclusive, mucho más allá.

Que fueran las comunidades, que fueran las propias comunidades las que determinaban cómo era que iban a ser esos planes de desarrollo.

Iniciamos un proceso de consultas sin precedentes, difícil, porque comenzaron las peleas, quién es el que representa a las comunidades; entonces, unos decían yo las represento, y otro decía, no, la representa fulano de tal. Porque de eso como no hay precedentes todos querían participar.

Las Farc también querían participar. Y qué, es que nosotros somos los que tenemos que tomar las decisiones. Y les dijimos: no señor, son las comunidades las que tienen que tomar las decisiones.

Pero organizar las comunidades sobre todo cuando no hay precedentes, no hay institucionalidad para eso, ha sido difícil, pero lo hemos hecho.

Se han hecho reuniones con más de 240 mil personas. Consultas con más de 240 mil personas, precisamente para poder elaborar estos Planes de Desarrollo que son 16, que están en plena elaboración, que está acordado para que comencemos aprobarlos. Yo espero aprobar el primero de ellos en los Montes de María el primero de agosto. Los otros deben estar aprobados de aquí a final de año.

Y comenzar a ejecutarlos a partir de comienzos del año entrante, y ya están financiados. Ya están las vigencias futuras, ya está el espacio fiscal para financiar esos planes de desarrollo territorial. Esos 16 planes que han sido producto de las consultas.

Esto es algo sin precedentes. Algo que nunca había sucedido en el país. Pero algo que nos va a permitir construir mejor esa paz sobre bases más sólidas.

Monseñor Henao decía: la construcción de la paz, la reconciliación es como una obra artesanal. Y yo estoy de acuerdo.

Yo siempre hago el símil de la construcción de una catedral, las catedrales sobre todo en el medioevo duraban mucho tiempo en construirse y se construían sobre cimientos sólidos, ladrillo por ladrillo, y así es como tenemos que construir la paz, ladrillo por ladrillo pero todos juntos, todos unidos, pero con la participación de todas las comunidades.

Ahí es donde el gobierno de cierta forma comienza a ser un jugador se mundo plano, de tercer plano y las comunidades comienzan a empoderarse.

Y por hoy es tan oportuno que ustedes que son los consejeros territoriales de todas estas zonas, entiendan que está en manos de ustedes que esto continúe y continúe bien.

Tenemos cambio de gobierno y sabemos que el gobierno que entra ha sido escéptico sobre este proceso, pero en la medida en que van los vientos llevándose esa neblina producto de la polarización y de las mentira y la paz y la realidad comienza a verse, el gobierno o por lo menos el presidente electo ha ido cambiando su posición.

Ya acuérdense que comenzaron diciendo que iban a hacer trizas los Acuerdos.

Luego no, no los vamos a hacer trizas, vamos a hacer cambios. ¿Qué cambios? entonces mencionaron unos cambios, después dijeron no, no, eso no, vamos a hacer cambios en este otro frente.

Esa evolución es una evolución normal de las posiciones que toman los candidatos en campaña que cuando se dan cuenta de las realidades, se dan cuenta que el margen de maniobra es muy limitado.

Y el margen de maniobra es muy limitado para cambiar los Acuerdos, aquí no hay margen de maniobra para cambiar los Acuerdos unilateralmente, los Acuerdos son los Acuerdos.

Los Acuerdos son la palabra empeñada, no de Juan Manuel Santos, no del gobierno, los Acuerdos son la palabra empeñada del Estado colombiano; o sea, del pueblo colombiano ante la comunidad internacional.

Yo personalmente fui al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a entregar los textos de los Acuerdos de paz y lo envié a Ginebra y dije: Este es el compromiso del Estado colombiano y es la palabra empeñada del Estado colombiano y tenemos que cumplirlo.

Le dije al Presidente electo cuando fue a Palacio, a la primera reunión del empalme, le dije: mire yo estoy listo, y ya no me tocará a mí, pero si hay cosas que se pueden mejorar del Acuerdo estoy seguro que todo el mundo va a estar de acuerdo en mejorarlo y eso se puede discutir.

Porque como decía al principio el Acuerdo de Paz no es perfecto, que puede tener falencias, claro que las tiene, que puede tener vacíos, claro que los tiene que nos pudimos haber equivocado en ciertas cosas por supuesto, pero si lo vamos a corregir, si lo vamos a cambiar tiene que ser de común acuerdo, no impuesto, porque los Acuerdos son acuerdos entre las partes.

Y hay una posibilidad de sentar a discutir una mejora en los Acuerdos, si, no hay posibilidades de sentarse a que se impongan cambios unilaterales,

Y por qué digo que este acuerdo es irreversible, por varias razones. Este Acuerdo es irreversible, primero desde el punto de vista legal, la Corte Constitucional, la máxima corte de nuestro país, estableció con absoluta claridad que durante los próximos tres gobiernos ningún órgano del Estado, ni el Ejecutivo, ni el Legislativo, ni siquiera el Judicial, los jueces, no pueden tomar decisiones que vayan en contra de la implementación de los Acuerdos.

O sea, legalmente no se puede, por eso esta última ley que se aprobó en el Congreso, la de los procedimientos de la JEP contiene dos artículos que efectivamente quieren imponer un cambio en forma unilateral, y esos dos artículos son abiertamente inconstitucionales.

Y yo les puedo casi que asegurar, no he hablado con ningún magistrado de la Corte Constitucional sobre eso pero conozco como opera la Corte, que esos artículos se van a caer porque no se puede cambiar el Acuerdo en forma unilateral.

Pero desde el punto de vista legal ahí hay una razón, pero más que desde el punto de vista legal es desde el punto moral y ético, y también desde el punto de vista político.

Y ahí comienzan ustedes a jugar un papel cada vez más importante. a quién se le puede ocurrir que volvamos a la guerra, algunos si se les ocurre, pero a la inmensa mayoría de los colombianos no, y no vamos a permitir, ustedes no pueden permitir que haya un retroceso en este avance hacia la paz.

Muchos comienzan a criticar es que la paz no avanzado bien, es que la paz no se está implementando como toca, es que el gobierno no ha cumplido y comienzan todas críticas a cambiar como de posición porque es que antes criticaban porque íbamos a entregar el país, ahora están criticando porque no hemos cumplido, los hechos están ahí, los hechos son irrefutables.

Hoy coincidencialmente se le está presentando el informe al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de cómo va la implementación de la paz y el informe es positivo, la implementación de la paz va bien.

El Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, escogido por las Farc y por el Gobierno para evaluar la implementación y el avance del cumplimiento de los acuerdos que ha hecho un ejercicio como ningún otro instituto en el mundo con 34 Acuerdos, ahí nos tiene como el acuerdo completo, más profundo, más ambicioso.

Y tiene una matriz que mide el cumplimiento de los Acuerdos, y dice mire, aquí lo que se puede acordar en el corto plazo, porque no nos olvidemos que llevamos menos 2 años, año y 6 meses, año y 7 meses, lo que se ha hecho en año y 6 meses ha sido extraordinario, lo dijeron también los dos expresidentes, uno escogido por las Farc y el otro escogido por el Gobierno, le expresidente de Uruguay y el expresidente de España, Felipe González.

Y ellos dijeron que lo que se ha acordado, lo que se ha cumplido en el Acuerdo de Colombia es el ciento por ciento de lo que la mayoría de los acuerdos hubieran querido cumplir en 5 o 10 años, aquí se cumplió en año y medio.

Lo que pasa es que fuimos tan ambiciosos que nos pusimos a prometer planes de desarrollo que la gente está diciendo: bueno y dónde está el plan de desarrollo, dónde está mi carretera, donde está mi colegio, dónde está mi proyecto productivo para que yo pueda dar salto de sustitución cultivos ilícitos a cultivos lícitos: Eso tiene una demora, un proceso.

Y que nos hemos demorado en muchas cosas, sí, posiblemente el Estado es ineficiente por definición, es un elefante blanco, no es un elefante de Samper, que va avanzando y es difícil de moverlo pero se va moviendo en la dirección correcta.

Pero hay unos resultados que yo creo vale la pena resaltar, aquí hay una cifras, el proceso de desminado, el proceso de desminado en Colombia ha sido un ejemplo a nivel mundial, en la forma, en la rapidez y en el fondo, 264 municipios libres de minas de un total de 673.

Ya se han beneficiado 2. 4 millones de personas que pueden caminar sin miedo s que lo vuele una mina antipersonal.

Hay ya 77.600 familias sustituyendo cultivos ilícitos. 77.600 familias sustituyendo.

Hay un total de 123 mil familias que han manifestado la voluntad, ¿por qué no las 123 mil están ya sustituyendo? Porque es un procedimiento difícil, lento, hay que identificar familia por familia, hay que verificar que lo que diciendo la familia es cierto, que tiene X número de hectáreas, que X terreno en cultivo de coca, que quién es el responsable de eso, eso es una labor dispendiosa que esta además afrontando unos enemigos las mafias.

Los narcotraficantes están muy nerviosos, muy preocupados. ¡Uy!, por primera vez hay un plan que puede realmente erradicar en forma permanente los cultivos de coca en Colombia, porque si los campesinos encuentran un producto alternativo, rentable que les de una vida digna pues dejan de producir coca.

Y aquí hay ese plan que gracias a la paz se está poniendo en marcha.,

Y por eso muchos de los narcotraficantes están asesinando a los promotores de la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos porque los deja sin materia prima, los deja sin negocio.

Yo les dije a los norteamericanos en lugar de esta presionando por la fumigación ayuden en la sustitución voluntaria que esa en una solución permanente y efectiva, la fumigación ni es permanente, ni es efectiva y es nociva, entonces ahí vamos avanzando y vamos avanzado bien.

El número de municipios que han estado involucrados en estos Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial 170 municipios, ya les mencione que 248 mil personas participaron de esos procesos entre campesinos, organizaciones sociales y diferentes estamentos de la sociedad que han venido participando.

Ya están en marcha, ya está andando más 1.800 proyectos de infraestructura pequeñas infraestructuras comunitarias, porque hicimos un plan de plazo inmediato porque sabíamos que los planes de desarrollo se demoran en implementarse, las carreteras hay que estructurarlas bien, hay que planearlas bien, no queremos que suceda lo que sucedió con el M-19.

¿Qué sucedió con el M19?

Deme una plata que voy a sembrar cacao. Entonces tome la plata siembre cacao, y se hicieron muchos proyectos mal planeados, sin planeación sin estructuración y todos, absolutamente todos fracasaron.

No queremos repetir eso, por eso los proyectos queremos que se estructuren bien.

Qué va a sembrar, quién le va a dar la semilla, a quién le va a vender, cómo va ser la comercialización, o los proyectos de carreteras, o los proyectos de la construcción de las escuelas, los hospitales; eso hay que estructurarlos bien y están en proceso de estructuración

Pero hicimos algo rápido precisamente para que las comunidades sintieran que la paz les algo les traía por menos en el corto plazo, ya van 1.800 proyectos de pequeñas infraestructuras, puestos de salud, dotación de colegios, parque infantiles, puentes colgantes.

En el plan dentro de esta idea, del Plan 50/51 ya hemos intervenido 1.700 kilómetros de vías terciarias, de pequeñas vías para ayudarle a muchas de las comunidades. Se han generado para ese trabajo de las vías más de 3.000 empleos, ya hay 400 empresas en las zomac (zonas más afectadas por el conflicto) que tienen ya proyectos alimenticios, en fin eso va marchando.

La parte de fondo de los planes territoriales ya está listo y vamos a dar entonces ese salto al desarrollo, no hay que olvidarse, nos dimos entre 10 y 15 años, porque eso es lo que se demora un plan de desarrollo en completarse, entre 10 y 15 años,

Ahí está en los Acuerdos, no es que vamos a cumplir con los planes de desarrollo en los primeros dos años, no, era imposible, en los primeros dos años se planea.

Yo recuerdo cuando comencé el Gobierno que se suspendió todo lo que se venía haciendo en materia de las grandes autopistas y duramos más o menos un año y medio estructurando los proyectos. Y las críticas comenzaron, ese Gobierno no ha hecho nada, no hay ni un solo kilómetro de carretera nueva, no, porque queríamos hacer las cosas bien.

Y ahí están los resultados. Hemos construido, desde que nos liberara del yugo español Simón Bolívar, 1.400 kilómetros, el doble de lo construido en toda la historia de Colombia y contratados otros 900.

¿Por qué hicimos eso?, porque lo hicimos bien, porque primero estructuramos y luego entonces ejecutamos, no al revés como siempre se hacía, que primero se adjudicaba la licitación y después se estructuraba el proyecto, eso es lo que queremos con estos planes de desarrollo territorial, hacerlos bien y qué bueno que se hagan de la mano de las comunidades.

De manera que vamos marchando y vamos avanzando. La paz va avanzando.

Cuando vino el Santo Padre, que ha sido, Monseñor Henao, una ayuda maravillosa desde el principio, siempre dándonos ánimos, siempre estando ahí, diciendo lo correcto, una voz de aliento.

Yo lo invité a Colombia desde, casi, desde la primera visita que le hice hace seis años, fue talvez la primera visita que le hice, a contarle lo del proceso de paz que desde ese momento me dio un gran apoyo.

Me dijo: yo voy a ir a Colombia en el momento indicado.

Y vino en el momento indicado.

No vino a impulsarnos a que firmáramos los Acuerdos porque es que la firma de los Acuerdos es el primer paso y el menos importante; silenciar los fusiles es un paso importantísimo, por supuesto, pero más importante es la construcción de la paz, la reconciliación entre los corazones de los colombianos.

Esa construcción de la paz es lo verdaderamente importante.

Y el Papa dijo: yo voy es a empujar a los colombianos, y la Iglesia misma fue la que escogió el nombre de la visita, a que diéramos el Primer Paso hacia esa necesaria reconciliación.

Que toma tiempo, sanar esas heridas después de 54 años de guerra, no es fácil. Hemos hecho unos esfuerzos enormes en materia de víctimas, comenzamos, inclusive, antes de haber firmado los Acuerdos, a reparar víctimas, llevamos 800 mil de una u otra forma reparadas. Tenemos demasiadas, tenemos más de 8 millones registradas.

En materia de restitución de tierras ya llevamos 300 mil hectáreas restituidas, y otras 700 mil están en manos de los jueces.

También quisimos hacer eso correctamente. Ningún proceso de paz en el mundo está restituyéndoles la tierra a los campesinos que fueron desplazados por la violencia, por los fusiles, con un título, fallo jurídico y proyecto productivo. Eso es lo que estamos haciendo, y llevamos 300 mil.

Que nos falta mucho, sí, nos falta, pero vamos en la dirección correcta. Y ojalá los jueces aceleren sus fallos para poder acelerar el número de familias que se benefician con esta restitución de tierras que es otra forma de reparar.

Ya la Comisión de la Verdad comenzó a operar. Que la verdad es muy importante. Que va a salir toda la verdad del proceso, imposible, toda la verdad de una guerra de 54 años, no es imposible, pero una verdad suficiente que Monseñor Henao, cómo es que dice la biblia, ¿la verdad nos librera?, entonces la verdad nos va a liberar de muchos odios, de mucha sed de venganza, en mi experiencia con las víctimas.

Ayer me hicieron una pregunta: qué fue lo más grato para usted o lo más sorprendente y yo dije, tal vez el trato con las víctimas, yo llegué con un altísimo grado de escepticismo a este proceso frente a las Farc porque nos habían puesto conejo durante muchos años y en muchas ocasiones.

Pensé que las víctimas iban a ser las más reacias, las más duras, precisamente porque han sido víctimas del conflicto, en apoyar, por ejemplo, una Justicia Transicional y me dieron una lección de vida, me dijeron: no señor usted está muy equivocado, nosotros somos las más interesadas en que esta paz prospere, porque no queremos que les suceda lo que nos sucedió a nosotros a otros colombianos o a futuras generaciones.

Para mí fue una lección de vida y hablar con las víctimas fue energizante.

Y ahora comienza este proceso de construcción de paz, que hasta ahora estamos dando los primeros pasos y cuando vino el Santo Padre, yo le dije, ya cuando se iba a ir, desde Cartagena, yo tenía una palomita que no me quite ni un solo día desde que comenzó el proceso de paz, y le entregué la paloma al Santo Padre.

Y le dije: Santo Padre, le entrego esta paloma porque ya la paz debe volar sola, y la paz comenzó a volar sola con dificultades, como los niños cuando comienzan a caminar, con dificultades, pero ya está caminado cada vez mejor, pero necesita apoyo, necesitan que la defiendan, necesitan que la cuiden, y ahí es donde ustedes juegan un papel importantísimo. Porque como lo he dicho tantas veces esta paz nunca ha sido mía, ni siquiera de mi Gobierno, es la paz de ustedes, de todos los colombianos.

Y por eso les decía: que esta reunión tan oportuna, porque me da la oportunidad de despedirme y agradecerles el trabajo de ustedes porque yo he estado muy enterado, el Alto Comisionado, el doctor Córdoba que ha hecho una extraordinaria labor me ha tenido informado de todo este proceso que con la iglesia, con Monseñor Henao, mucha gente se ha venido adelantado, precisamente para ir organizando esa construcción de la paz.

Y sé que todos ustedes han asistido con enorme entusiasmo, yo quiero agradecerles eso, decirles que hay que, después de esas cuatro palabras que decía Monseñor Henao; pasión, paciencia, experiencia y tesón, hay otra que yo también agregaría: perseverancia.

Hay que seguir perseverando y eso le va a corresponder a ustedes y a todos los colombianos, porque la paz es de todos los colombianos. Cuídenla, defiéndanla en la historia de la humanidad todas las sociedades se dan cuenta, tarde o temprano, que la paz es el bien más noble, más importante que puede tener cualquier sociedad. Nosotros estamos construyendo esa paz.

Con el ELN estamos en este momento, mientras yo estoy hablando, discutiendo la posibilidad de firmar un cese al fuego temporal y un acuerdo marco sobre todos los acuerdos, estamos todavía con algunas.

Y voy a trabajar hasta el último día, me quedan poquitos, pero hasta el último día para lograr entregarle al próximo Gobierno también un proceso con el ELN, ojalá firmado con un cese al fuego que sería temporal, y con un acuerdo marco, pero sí eso no se logra de todas formas es un proceso en marcha con unas bases muy sólidas.

Los negociadores con quienes he estado en permanente contacto, acabo de hablar con el doctor Bell antes de entrar aquí, le dije: insista, ahí hay unos puntos muy específicos donde necesitamos llegar a unos acuerdos, y yo soy optimista innato, yo espero con ayuda de Dios y suya a Monseñor Henao que podamos firmar, para entregar una paz completa.

Pero de todas formas esta paz va avanzando, no la dejen desviar: ¡Apóyenla! ¡Cuídenla!, que es lo más importante que le podemos dar a nuestros hijos y a las próximas generaciones. Es lo más importante que tiene Colombia para fortalecer y hacer realidad hacia el futuro.

¡Qué Dios los bendiga! Y muchas gracias

/Audios/4012_PresidenteEncuentroNacionalConsejeroPaz_20180726.mp3
/discursos/180726-Palabras-Presidente-Juan-Manuel-Santos-en-el-Consejo-Nacional-de-Paz-Reconciliacion-y-Convivencia

Noticias Relacionadas