Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la clausura de la 73ª Asamblea de la Andi

Ir al contenido
 
Noticias
Cartagena , domingo, 13 de agosto de 2017
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la clausura de la 73ª Asamblea de la Andi

Buenas tardes a todos.

Hoy he decidido no hacer un discurso. He decidido hacer más bien una charla.

Me dijeron que si estaba hecha para ser así, iban a decir ‘ya está entrenando para las conferencias después de ser presidente’, un ted talk. Y dije bueno, vamos a ensayar.

Y lo hago porque esta es mi última Asamblea de la Andi. La próxima, el año entrante, ya tendrán nuevo presidente.

Y llevo con ustedes 27 años. La primera fue en el año 1991 cuando fui designado como Ministro de Comercio Exterior para abrir la economía.

Y a partir de ese momento he tenido una relación con la Andi muy estrecha, muy cercana. A veces con fricciones. Pero siempre trabajando mancomunadamente. Siempre trabajando por el bienestar de los empresarios, porque estoy totalmente de acuerdo, Bruce (Mac Master). Los empresarios son una parte fundamental de cualquier país, de cualquier nación.

Y tengo una especie de una palabra linda, la preferida mía. Se llama saudade. Es como nostalgia, alegría y tristeza, porque esta es mi última conferencia con ustedes, mi última asamblea.

Cuatro presidentes de la Andi. Fabio Echeverri, Carlos Arturo Ángel, el doctor Luis Carlos Villegas, que aquí está. Y ahora Bruce Mac Master.

Y han sido años muy interesantes.

Lo que he querido hacer es una rendición de cuentas, no de los 27 años, no se asusten. De los siete años de presidente. Los cumplí hace tres días.

Pero desde una perspectiva de largo plazo, es decir, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Creo que eso es lo más importante para ustedes y para el país.

El gobierno pasado tenía tres pilares fundamentales. El de la seguridad, el de la confianza inversionista y el de la llamada cohesión social.

Es muy importante para cualquier nación no tener solución de continuidad cuando las cosas se están haciendo bien. Y el gobierno pasado sin lugar a dudas avanzó muchísimo en esos tres pilares.

Y lo que nosotros decidimos desde un principio fue construir sobre lo construido.

Eso es bien importante. No destruir lo que se ha construir y comenzar de nuevo, que es algo que en América Latina se hace mucho, sino construir lo que ya se había construido. Es decir, agregarle pisos al edificio.

Y eso lo hicimos. Y hagamos un pequeño repaso sobre cada uno de esos pilares.

En seguridad. La tasa de homicidios es el indicador más usado, el usualmente utilizado por el mundo entero para medir el estado de seguridad de un país.

La tasa de homicidios se continuó reduciendo sustancialmente. Y hoy tenemos la tasa de homicidios de los últimos 40 años.

Lo mismo sucede con el secuestro, con la piratería terrestre, se bajó sustancialmente. Las acciones subversivas, el terrorismo, el terrorismo cayó cerca del 60 por ciento.

Yo llamé ayer al Hospital Militar. Me comuniqué con la directora, una coronel. Le pregunté cuántos solados tiene usted hoy –o sea ayer– en el Pabellón de Heridos de Combate.

Me dijo: uno.

¿Y qué le pasó?

Es un soldado, 22 años. Se llama Miguel Cuello. Tiene un trauma en el cráneo, perdió un ojo, está delicado. Fue emboscado en el Guaviare el 9 de julio.

Y me dijo no hay más.

El año 2001, como él, tenía el Hospital, ese Pabellón, 424 heridos en combate.

Eso les da a ustedes la diferencia en ese aspecto de la seguridad.

Hoy tenemos las mejores Fuerzas Armadas de nuestra historia. Nunca habíamos tenido unas Fuerzas bien equipadas y tan bien capacitadas.

Por eso también podemos sentirnos protegidos.

Nuestras Fuerzas de Seguridad hoy son exportadoras de seguridad, de tecnología, de su forma de operar. Estamos capacitando, entrenando, personal de ceca de 73 países.

Le hacemos mantenimiento a la aviación de otros países.

Estamos –nos invitan– participando en relaciones internacionales con los ejércitos, armadas y fuerzas aéreas más sofisticadas del mundo. Hemos participado en diez operaciones en la Fuerza Aérea. Estamos en este momento participando en una en Estados Unidos.

En la Armada estuvimos presentes en dos operaciones en el África con la OTAN. Estamos vendiendo material fabricado por nuestra Industria Militar, patrulleras, patrulleras de río.

Hemos hecho ventas de la Industria Militar este año por más de 50 millones de dólares.

Somos socios de la OTAN; único país de América Latina hoy en día que es socio de la OTAN.

Hemos firmado tratados de acceso, de confidencialidad, de ciberseguridad, y algo muy importante, procedimientos en las compras públicas.

Acuérdense cómo las compras militares siempre las asocian con la corrupción.

Pues bien, ahí en este acuerdo con la OTAN hay unos protocolos que estamos poniendo, ya están en práctica, en marcha. Y eso ha significado que, según Transparencia Internacional, somos uno de 19 países que tienen el menor riesgo en el mundo en materia de corrupción en compras del sector defensa.

Y somos el único país en desarrollo, en vía de desarrollo, en esa lista de 19 países.

Pero lo más importante, ustedes en su última encuesta, la seguridad no aparece como una de sus preocupaciones principales. Creo que eso dice mucho.

Ahora, tenemos por supuesto muchos retos. No estamos viviendo en un país totalmente seguro, tenemos todavía muchos retos. Está el ELN, están las bandas criminales. Cuando llegamos al gobierno, había 10 bandas –digamos- de gran calado. Las hemos reducido a tres pero todavía están haciendo mucho daño.

Tenemos un gran reto en la seguridad ciudadana, en los hurtos en los celulares, en la seguridad en los sistemas de transporte. Y tenemos un gran reto todavía en el narcotráfico y en el microtráfico, que se está volviendo un problema complicado en muchos municipios.

Sabemos que se aumentaron los cultivos ilícitos en forma importante en estos últimos dos, tres años, pero ya tenemos un plan muy concreto, viable y por primera vez, sostenible en el tiempo, para reducir definitivamente los cultivos de coca en el país.

Porque, acuérdense, llevamos 30, 40 años luchando contra este flagelo a un sacrificio enorme.

Hemos perdido nuestros mejores líderes, nuestros mejores jueces, policías, periodistas y seguimos siendo el primer exportador de cocaína en los mercados mundiales.

Pues eso lo podemos corregir ahora precisamente porque tenemos la oportunidad de poner en marcha un plan estructural con sustitución de cultivos, voluntario y erradicación forzosa, medible. Ya llevamos un porcentaje importante, 23 mil, 24 mil hectáreas en forzosa; 86 mil familias que ya firmaron para la sustitución voluntaria.

Eso se lo vamos a presentar al Vicepresidente de Estados Unidos, que llega pasado mañana aquí a Cartagena.

Están muy satisfechos. Yo estuve en Estados Unidos presentándoles a los miembros del Congreso este plan. Quedaron perfectamente alineados en el sentido de que es un plan coherente. Tan es así que después votaron un aumento en la ayuda a Colombia.

Y el Vicepresidente viene –entre otras cosas– a hacer un reconocimiento a Colombia.

Él me llamó recién elegido. Me dijo mire, Colombia para nosotros es muy importante y usted es la primera persona que yo llamó después de mi elección.

Y cuando estuve ahora en Washington me dijo, voy a ir a Colombia, es el primer país que quiero visitar, para que ustedes sepan que nuestro interés –el mío y el del gobierno– con Colombia sigue intacto y queremos es fortalecer esa relación para que no quepa ninguna duda.

Y por supuesto, para esta nueva fase, pues hay que usar más a la Policía. Y ahí hemos aumentado sustancialmente el número de unidades de la Policía, casi en un 25 por ciento, a un costo fiscal muy alto.

El segundo pilar, la confianza inversionista, la inversión del gobierno pasado, sobre lo cual seguimos construyendo.

Bruce lo mencionó. Unas reformas constitucionales para introducir el criterio de responsabilidad fiscal como un derecho a ser tenido en cuenta por los poderes públicos, unas reformas, la ley de regla fiscal. Eso nos permitió obtener el grado de inversión y luego mejorar un nivel más nuestra calificación.

¿Y en qué se traduce eso?

En un costo mucho menor para Colombia de acceder al crédito internacional. Ustedes ven 7.38 y la última emisión de bonos que hicimos a 10 años hace unos días, 3.82.

La inversión…

Con Estados Unidos, con otros países. Y eso lo solucionamos y hoy tenemos ese acceso.

No lo hemos aprovechado lo suficiente. Eso sí es algo que tenemos que ser autocríticos.

E hicimos algo también muy importante, la creación y la consolidación de la Alianza del Pacífico, sin duda alguna el proceso de integración más popular de todo el planeta. Y sin duda el más exitoso de toda América Latina.

Tenemos ya 59 países observadores, que están viendo que las cuatro economías más dinámicas de América Latina se unieron. Y estamos profundizando esa integración cada día que pasa.

Nos inventamos –con el sector privado, eso es muy importante, el sector privado, es el que jalona– las decisiones de los presidentes de la Alianza del Pacífico. Así lo decidimos desde un principio. Sin burocracia, sin tener ningún tipo de sede.

Es una integración práctica, liderada por el sector privado, en el sentido de que nos nutren de las ideas, de lo que necesita el sector privado para ser exitoso en esta integración.

Y otra demostración de confianza en Colombia, que hemos logrado, también, mejorar muchísimo en estos últimos siete años: el acceso de los colombianos a los países.

Hoy ya 69 países no nos piden visa, entre ellos toda Europa. Estados Unidos, la visa la extendieron a 10 años.

Y otro factor importante que para los inversionistas y los empresarios es de gran transcendencia, es que vamos a entregarle al próximo gobierno un país con membresía plena de la OCDE.

Nos faltan dos de los 23 comités. Yo creo que muy pronto nos aceptan en esos comités.

¿Y eso por qué es importante?

Porque les garantiza a todos ustedes que el que venga, el próximo gobierno o hacia el futuro, no va a hacer locuras.

Y porque les ayuda a los gobiernos a tener un especie de benchmark, una referencia sobre la calidad de sus propias políticas públicas.

Esta no es una organización de países ricos, sino una organización de países con las mejores prácticas, que siempre las están renovando, siempre están viendo qué país está haciendo algo exitoso para que los otros también sigan ese ejemplo.

El tercer pilar del gobierno anterior sobre el cual construimos nosotros, los indicadores sociales, la cohesión social. Y ahí nos enfocamos en mejorar la calidad de vida de los colombianos, sobre todo los más vulnerables.

Hicimos un gran esfuerzo para aumentar la cobertura en salud. Hace diez años el 25 por ciento de los colombianos no tenían derecho a enfermarse, no estaban cubiertos por el sistema.

Hoy tenemos cobertura universal. Un aumento significativo, no solamente en el régimen subsidiado, sino también inclusive un aumento mayor en el régimen contributivo.

Es cierto que nos falta mucho camino por recorrer en calidad, en gestión del sistema. Pero hoy tenemos un sistema que, medido por los parámetros internacionales, es de los mejores sistemas del mundo.

Cómo se mide. Eso lo dice la Organización Mundial de la Salud. Los sistemas se miden con tres indicadores.

Si hay cobertura universal. Colombia la tiene.

El número de tratamientos que cubre el sistema. Colombia es de los más generosos, que es uno de los problemas de la sostenibilidad hacia el futuro.

Y qué porcentaje del ingreso familiar se le dedica a temas de salud. Colombia tiene uno de los más bajos del mundo, 15 por ciento únicamente.

Para dar un ejemplo, otros países tienen el 50, el 60 por ciento.

Pero estoy de acuerdo con Bruce. El sistema es demasiado generoso y vamos a tener que hacer unas reformas para que sea viable en el largo plazo.

Pero en el corto plazo lo que vamos a mejorar es la operación y la gestión.

Pero muchas veces que voy a los hospitales, y la gente protesta. Me dicen: Presidente, llevo cuatro horas aquí esperando a que me atiendan.

Yo les decía: pero hace unos años ni siquiera podía venir porque no estaba cubierta. Ese es el avance que hemos hecho.

En otros servicios fundamentales, el agua, el alcantarillado, ahí hemos hecho un gran esfuerzo, tenemos una mayor cobertura, y muy impresionante, en acueducto y alcantarillado.

Hay hoy en día, frente a lo que recibimos, 6.4 millones de personas que han sido beneficiadas con agua potable por primera vez, con acueducto por primera vez, y 7 millones con servicio de alcantarillado.

Otro anhelo de cualquier familia colombiana, su casita. Un techo.

Hace un mes estuve en Salgar, en Antioquia -pueblo de Uribe- y una salgareña me dijo algo muy lindo. Estaba entregándoles las casas que les habíamos prometido después de esa avalancha que tuvo Salgar, ese desastre natural. Me dijo: tener casa no es riqueza, pero no tenerla es pobreza.

Por eso durante todos estos años, desde el primer día, nosotros pusimos la vivienda como una prioridad. Y hemos logrado construir 1 millón 500 mil viviendas.

Eso es una cifra muy importante. La mitad entre gratis o subsidiadas. Y eso ha tenido un efecto muy importante en la industria, en la economía, porque eso jalona 32 industrias. Y eso hay que continuarlo y lo vamos a continuar.

Bruce hablaba del empleo. También ha sido una prioridad, desde el primer día. Me acuerdo en el Gabinete, las políticas que pongamos en marcha deben medir el impacto en el empleo.

Este es uno de los grandes retos que Colombia tiene porque teníamos y seguimos teniendo una de las cifras más altas de desempleo en toda la región.

Propusimos, le prometimos al país que íbamos a bajar el desempleo a un dígito. Llevamos cuatro años con desempleo en un dígito. Pero llevamos algo muy importante. De 83 meses que llevamos de Gobierno, medido, 79 han sido meses donde se ha generado empleo.

Y Colombia ha sido el país de toda América Latina que más redujo el desempleo. De toda América Latina el que más reducido el desempleo ha sido Colombia.

Y algo muy importante. Ese empleo por primera vez ha sido empleo formal. Generalmente se generaba empleo pero la mayoría del empleo que se generaba era por cuenta propia, era empleo informal. Ahora es empleo formal.

Todo esto, todos estos esfuerzos se concentran en un indicador que es muy importante; muy importante para ustedes, por la importancia de cerrar las brechas y ser un país más equitativo y sacar gente de la pobreza para que se conviertan en clientes y consumidores normales de una economía: la reducción de la pobreza.

¿Qué hicimos al comienzo del Gobierno?

Yo me fui para Oxford, me fui para el Centro de Desarrollo Humano que tiene un Premio Nobel, Amartya Sen. Fue mi profesor en dos ocasiones. Él tiene -se ganó el Premio Nobel por eso- un enfoque muy práctico de cómo ser más efectivos en la reducción de la pobreza, en lugar de medirlo por cuánto se ingresa, cuánto gana una familia, qué servicios básicos tiene.

Y decidimos hacer un plan piloto con México, hace siete años, seis años y medio. Ha sido muy exitoso. Nos ha ayudado a focalizar mejor el gasto público donde tenga más impacto en la reducción de la pobreza.

Y miren los resultados. Ese tipo de pobreza se llama pobreza multidimensional. Es más estricta la medición de esa pobreza que la pobreza tradicional.

Pero bajo ese parámetro hemos bajado. Teníamos 30.4 por ciento. Lo bajamos a 17.8. Pobreza multidimensional.

Pero no dejamos de medir la pobreza como la veníamos midiendo en el pasado, la pobreza monetaria. Ahí también los resultados han sido muy importantes. Pero gracias al enfoque que tuvimos en materia de pobreza multidimensional, bajamos de 40 a 28 por ciento, que es un porcentaje muy importante y la pobreza extrema la redujimos prácticamente a la mitad. Eso también tiene un efecto muy importante.

¿Que todavía nos queda muchísimo camino por recorrer? Por supuesto. Un país tan rico como Colombia no tiene por qué tener el 28 por ciento de su población en pobreza, ni el 8 por ciento de su población en pobreza extrema.

Si seguimos la tendencia de la pobreza extrema, podríamos erradicar la pobreza extrema de Colombia de aquí al año 2025.

Pero ¿esto qué significa? Bruce lo mencionó.

Estamos dejando por primera vez un país con más clase media que pobres. Y un país con más trabajos formales que informales,

¿Que nos queda muchísimo camino por recorrer? Por supuesto. Pero la tendencia ha sido muy positiva.

O sea, que hemos construido sobre lo construido y no hemos dado marcha atrás. Por eso esa palabra que ahora muchos mencionan mucho de la traición. Ahí no ha habido traición, ha habido una continuidad y eso es muy importante.

¿Y qué hicimos después?

Pues cada gobierno tiene su propia visión. Entonces recogimos estos pilares y quisimos evolucionar, volvernos todavía más ambiciosos. Entonces la seguridad la convertimos en paz. Paz.

Las Farc no estaban derrotadas, estaban debilitadas. Y ahí hicimos, esto es muy importante. Algunos me critican porque hemos debido continuar y aniquilar las Farc.

Yo les digo, queridos amigos, que yo fui ministro de Defensa y, modestia aparte, el más efectivo contra las Farc en la historia de las Farc. Y ellos mismos lo dicen.

Y aniquilar a las Farc se hubiera tomado 20 o 30 años más de guerra.

Las guerras asimétricas del mundo de hoy se tienen que terminar con una negociación. Y eso fue lo que hicimos.

Y cogimos la parte social, la parte económica; la juntamos y le pusimos el monto de equidad. ¿Por qué?

Porque ese debe ser el objetivo de cualquier política económica.

Reducir la pobreza es un medio, no un fin en sí mismo. El fin en sí mismo debe ser cerrar las brechas para poder tener una economía más sólida.

Los profesores de economía y de desarrollo económico en el mundo, todos, hay unanimidad, los países con demasiadas diferencias les queda mucho más difícil crecer y consolidar una economía más fuerte. Por eso reducir las brechas ha sido, sigue siendo y debe ser una de las prioridades.

Y para lograr esas dos, paz en el largo plazo y equidad, el tema de la educación, que también es algo que a los empresarios les importa enormemente.

Porque cada vez –ustedes lo saben mejor que yo– cualquier inversionista que está buscando donde invertir, el capital humano de su país ¿qué tal es? ¿Qué tan preparados están? ¿Cómo se pueden adaptar a los cambios tecnológicos?

La educación es lo más importante en una sociedad. Por eso entonces la convertimos en un pilar. Y por eso ustedes han visto que el país que queremos dejar es un país en paz, un país con más equidad y con mejor educación.

Y creo que lo hemos logrado.

En materia de paz, permítanme brevemente hacer unos comentarios. Sé que muchos de ustedes están hasta aquí de la paz, pero es importante que entiendan lo importante que se nos presenta los próximos años frente a este tema.

Bruce lo comentaba. Yo puse unas líneas rojas, las mencione aquí en esta asamblea hace cinco años. Les dije voy a negociar la paz con las Farc.

Pero les prometo, señores empresarios -les dije esa vez- que aquí no voy a negociar el modelo económico. Ellos quieren por supuesto, pero no voy a aceptar. Ni nuestro modelo de desarrollo. La propiedad privada. Son marxistas leninistas. Pero por ningún motivo voy yo a negociar la propiedad privada, ni nuestras políticas comerciales, ni nuestras políticas tributarias, ni nuestras políticas de inversión.

No voy a negociar lo que en todos los procesos de paz anteriores al nuestro se ha puesto de primero sobre la mesa, nuestras Fuerzas Armadas. Ni siquiera voy a permitir que eso se discuta. Y no voy a permitir que se haga lo que ellos aspiran, la revolución por decreto.

Ninguna de esas líneas rojas se traspasó. Ninguna. Ni se ha traspasado, ni se va a traspasar, Bruce. No se va a traspasar ninguna de esas líneas rojas. Ya está firmado el Acuerdo. Ya lo que está firmado, está firmado.

La implementación de los acuerdos, tengan la absoluta seguridad que en esa implementación todo lo contrario, vamos es a fortalecer la economía de mercado, el estado de derecho, la propiedad privada, la importancia del empresariado.

Miren. A mí cuando Humberto de la Calle me llamó hace dos años, 'oiga, mire lo increíble de esta evolución de esta gente. Están dispuestos a aceptar las asociaciones con grandes empresarios en el campo'.

Eso hace unos años era absolutamente imposible de imaginarse. O sea que lo que se acordó respeta totalmente esas líneas rojas.

Y yo sé que hay temas de interés, usted lo mencionó.

La Ley de Tierras. Ya se expidió un decreto-ley y viene una Ley de Tierras. En esa Ley de Tierras, no sé si aquí está, que lo vi esta mañana o esta tarde, a Frank Pearl está negociando con...

¿Dónde está Frank?

Frank está coordinando una reunión del sector privado con el Gobierno precisamente para garantizarle al sector privado que en la ley, como hicimos con el decreto, no va a haber nada que atente con el principio de la propiedad privada, contra los principios básicas que debemos defender para tener una economía agrícola prospera.

Necesitamos inversión, gran inversión. Y aquí no vamos a tropellar bajo ninguna circunstancia al empresariado, al inversionista, porque necesitamos esa inversión para poner el campo realmente a producir. En eso, tengan la absoluta seguridad, no va a haber marcha atrás.

Todo lo contrario. La ley que ya está en este momento en discusión, ya los empresarios que han participado dicen es lo que tenemos ahora, son unas mejoras. Lo que podríamos hacer inclusive es mejorarlo aún más desde la perspectiva también del empresariado, del inversionista, que es lo que necesitamos.

Usted lo menciono Bruce. Hay una preocupación por la Justicia Transicional. Es una justicia diferente. Todos los cambios, todo lo nuevo es difícil de asimilar. Todos estamos acostumbrados a esa justicia punitiva. Usted comete un crimen, usted se va para la cárcel 20, 30, 40 años.

La discusión es si son 40 o si es pena de muerte, dependiendo de la gravedad del crimen.

La justicia transicional se creó con otra óptica completamente diferente. Una justicia diferente que más que punitiva se llama restaurativa, reparadora, para facilitar precisamente los procesos de paz y quienes negociaron el Tratado de Roma.

Y si uno se lee todos esos discursos, dicen: mire, parar las guerras es lo más importante, sacrificar algo de justicia es un costo mínimo para lograr terminar la guerra.

Queremos suspender, parar la fábrica de víctimas. Esa fue la justicia transicional y ahí, recuerdo muy bien, nombramos unos negociadores. Uno de ellos era un gringo, un profesor de la Universidad de Notre Dame, que yo lo designé como negociador, colombiano, con un objetivo muy concreto: usted me va a evitar que cualquier cosa que salga de la justicia transicional vaya en contra del Tratado de Roma, de nuestros compromisos internacionales y de nuestra propia Constitución.

Y eso fue lo que hizo. Y esa justicia transicional se acomoda perfectamente a esos parámetros. Y dentro de esos parámetros, la justica aplicable a las Farc, a la fuerza pública y a los llamados terceros.

Y en esa posverdad que está reinando en el mundo, y que reinó aquí en Colombia y sigue reinando, se han inventado todo tipo de fantasmas. Y les han dicho a los empresarios: ¡ojo! que aquí vienen las Farc en la justicia transicional con unos magistrados que van a nombrar unos 'mamertos' allá, escogidos por las Farc, y los van a perseguir a ustedes y esa es la forma como les van a ganar. Y muchos de ustedes se lo han creído.

Nada más alejado de la realidad. Todo lo contrario. Lo que hemos hecho -Gonzalo Restrepo lo sabe muy bien, porque estuvo en la negociaciones- es procurar lo contrario, es darle al sector privado, a los llamados terceros -que no solamente son empresarios, son académicos, son médicos, son de diferentes profesiones- a los llamados terceros, todas las garantías.

Oigan bien lo que voy a leer aquí, porque esa es la verdad sobre la justicia transicional en materia de terceros.

Solo estarán obligados a comparecer ante la JEP los terceros a quienes se señale de haber cometido delitos gravísimos.

¿Cuáles son esos delitos gravísimos?

Genocidio, delitos de lesa humanidad, graves crímenes de guerra, toma de rehenes, tortura, ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, violencia sexual, desplazamiento forzado o reclutamiento de menores.

Yo no conozco -y conozco mucha gente- algún empresario que haya cometido algunos de estos delitos. ¡Ni uno! ¡Ni uno!

Esos son los que tendrían que comparecer ante JEP. Y solamente si esos terceros han tenido una participación activa y determinante en la comisión de uno de esos delitos. Activa y determinante. Es decir, que ordenaron, les ordenaron a los paramilitares, le ordenaron a una banda vaya y aniquile a fulano o vaya y viole a sutana. Tiene que haber sido activa y determinante.

Pero además, la JEP no puede obligarlos a comparecer basándose solamente en los informes que se presentan contra ellos, porque había el miedo y el rumor 'Ah no, es que van aparecer testigos falsos que nos van acusar'.

No. Se protegen contra eso, no se puede compadecer frente un testimonio sino que está en la obligación la JEP de corroborar previamente a través de otros medios, cualquier prueba. Entonces eso debe satisfacer las dudas sobre los testigos falsos.

Tampoco van a tener que responder ante la JEP los terceros que hayan sido coaccionados para financiar o colaborar con grupos armados al margen de la ley.

Muchos colombianos fueron boleteados, fueron extorsionados, obligados a pagar desde secuestros hasta la extorsión normal. Eso por ningún motivo vamos a convertir a los victimarios, a las víctimas en victimarios.

O sea que en esto de los terceros, les quiero decir que pueden tener total y absoluta tranquilidad.

Y en esto de la paz, creo que Bruce lo comentó, yo le entrego a mi sucesor, les entrego a ustedes los empresarios, a nuestros hijos -aquí esta uno de ellos, mi hijo-, un país sin Farc después de 53 años.

El segundo pilar, la equidad.

Todo esto que hemos hecho en materia de agua potable, todo el esfuerzo en salud, en educación, lo hemos hecho para cerrar las brechas. Una ley que fue muy difícil aprobar en el Congreso -usted se recordará, Bruce, porque usted era parte del Gobierno en ese entonces en esa época-, la ley de las regalías, de ahí salió la famosa palabra mermelada, que decía Juan Carlos Echeverry, que era el Ministro de Hacienda, es que la mermelada está concentrada en una esquina. Entonces hay que repartirla por todos lados. Ese fue el origen de la palabra mermelada.

Pero esa mermelada, esas inversiones, se hicieron en todos los municipios.

Y eso generó algo muy importante: se cerraron las brechas entre las regiones.

El coeficiente Gini, los economistas lo conocen muy bien, lo que mide las desigualdades, aplicado a los municipios después del Sistema General de Preferencias y lo que ha pasado en los últimos siete años, miren cómo se ha reducido.

Teníamos unas diferencias aterradoras, 0.92 es una diferencia abismal. Se redujo a 0.39, que es más o menos lo que en los países desarrollados tienen en materia de diferencias de un Gini aceptable. Eso en cuanto a regiones.

En cuanto a personas, ahí también se ha hecho un gran esfuerzo. El promedio entre los últimos 20 años ha sido 0.56 y se ha bajado y estamos en 0.51.

Algunos dirán ¡uy no!, es mucho pero es muchísimo.

Ahora 0.51 sigue siendo demasiado. Demasiado. Tenemos que continuar esa tendencia y bajar más o menos a lo que tenemos hoy a las regiones 0.40, 0.41.

Ahí tendríamos una equidad o unas desigualdades aceptables, que son las que tienen los países desarrollados. Porque todavía 0.51, a pesar de haberlo bajado, es demasiado alto.

Y el tercer pilar, la educación. La falta de educación es un freno a la equidad. La educación es lo que nos permite tener más equidad si damos las mismas oportunidades de educarse bien a los ricos y a los pobres.

Y eso hace la paz más perdurable, más permanente. O sea, la educación es lo que sustenta los otros dos pilares, paz permanente y mayor equidad.

Y ahí comenzamos a utilizar la teoría de Gabo, que decía que la educación debe comenzar en la cuna y terminar en la tumba.

Comenzamos con la primera infancia, trajimos un Premio Nobel, el profesor James Heckman, de la Universidad de Chicago, que nos dio una conferencia maravillosa y nos dijo: la inversión más rentable de cualquier sociedad, en cualquier momento y en cualquier lugar, es la primera infancia, porque ahí es donde comienzan las desigualdades.

Ahí hemos hecho un gran esfuerzo con el Programa de Cero a Siempre. Hemos aumentado sustancialmente el número de niños, todavía nos falta mucho.

Decretamos la gratuidad para la educación del grado cero al grado once. 8 millones y medio de niños van hoy a los colegios públicos absolutamente gratis. Y seguimos un ejemplo que el profesor Xavier Sala I Martin mencionó ayer, la innovación educativa. Innovarse, ser audaces.

¿Y qué hicimos? Al comienzo del Gobierno nos trajimos un ejemplo de la Universidad Liverpool, programa que le pusimos ‘Todos a Aprender'.

¿En qué consiste? En que capacitamos unos profesores de tutores y los mandamos a los colegios para que en el aula, ahí frente a los niños, le digan a su colega, profesor o profesora, enseñe matemáticas mejor de esta forma, enseñe lenguaje mejor de esta forma. Entonces que vayan aumentando la calidad de la educación in situ.

Entonces ese programa ya ha beneficiado ya más de 2 millones 300 mil niños.

El bilingüismo, que hoy se convierte en una necesidad, no es un lujo. Entonces decidimos traer profesores de lengua original, sea francés, sea inglés, para que capaciten a los profesores y a los niños.

Llevamos más de 1.470 profesores capacitados por profesores que trajimos nosotros, que han venido y han beneficiado a cerca de 400 mil estudiantes y 3.200 docentes.

Los computadores.

Hoy el computador no es un lujo, es una herramienta fundamental.

Entonces lanzamos el programa ‘Computadores para Educar. 2 millones y medio de computadores hemos regalado, tabletas, en diferentes colegios.

Esta mañana, que estuve aquí en Cartagena inaugurando un megacolegio lindísimo en un barrio muy pobre, la Ciudadela Bicentenario, de casas todas gratis, y entré a la biblioteca, llena de libros, y estaban 6 niños alrededor de un computador. La cosa más linda.

¿Y qué estaban haciendo? Estaban escuchando una clase conectados por el computador sobre animales. Y eso inmediatamente me ratificó la importancia de ser innovador en materia de educación.

Nos inventamos el Índice Sintético de Educación.

¿Qué es eso? Simplemente darles a los colegios, a los rectores y a los profesores, estímulos para mejorar la educación. Y eso ha tenido un gran efecto. Entonces los colegios que tienen los mejores puntajes sacan pecho porque lo publicamos.

Ustedes no se imaginan esos colegios cómo publican, en sus propios colegios. 'Nosotros estamos en el 10 por ciento mejor, el 20 por ciento mejor'. Se ha convertido en una competencia importante.

Jornada Única.

América Latina en los años 50, 60, para poder dar más acceso a la educación, decidió dos o tres jornadas por colegio y se les olvidó construir más infraestructura y lo dejaron así.

Por eso lo que hicimos nosotros es, necesitamos jornada única, porque ahí también comienzan las diferencias.

El colegio privado ocho horas, nueve horas de clase o 10. En Corea son 12. Y el colegio público cinco horas, porque tienen que tener turnos.

Entonces hicimos todo un programa para darles jornada única a los colegios públicos y construir infraestructura que permitiera eso.

Vamos a construir, estamos ya construyendo 30 mil aulas en los próximos tres años. Es lo que se demoraría 80 años si hubiésemos mantenido el ritmo de construcción de aulas que traíamos del pasado.

Y el Programa Ser Pilo Paga. Eso es una innovación, eso se lo inventó, hay que darle el crédito a Gina Parody, de un sistema que tenían en Australia, pero le agregó otro ingrediente. Apenas me lo presentó me enamoré del programa. Y eso les ha permitido a 30 mil muchachos, muchachas, de los más bajos estratos pero con el mayor talento, estar en las mejores universidades.

Y eso como factor de cohesión de inclusión, es maravilloso.

Y si ustedes hablan con los profesores de la Universidad de Los Andes o de la Universidad de Antioquia o de la Universidad Javeriana o de la Universidad del Norte, ustedes van a encontrar a unos profesores y a unos rectores maravillados con lo que está sucediendo y el efecto que eso tiene sobre la calidad de la educación para todo el mundo.

De manera que, esa innovación que hablaba el profesor Sala I Martin, pues la hemos aplicado a nuestra manera. Y eso ya se está traduciendo en mejor calidad.

Las pruebas Pisa, estábamos estancados. En la última prueba Pisa fuimos los campeones, a mucho orgullo para Colombia. Aumentamos, fuimos de los tres países entre 72 naciones que mejoraron las tres áreas evaluadas. Y se aumentó cinco puestos en el escalafón mundial. Eso es importante.

Y en América Latina estábamos de últimos y pasamos de un solo envión a Brasil, a Perú y a México. Le estamos respirando en la nuca a Costa Rica y Uruguay, y redujimos a diferencia muchísimo con el país campeón que es Chile. Estamos haciendo lo posible para alcanzar a Chile.

O sea que eso es bien importante.

Y simultáneamente, en algo que tenemos que hacer más, mayor acceso a la educación superior técnica y tecnológica. Nosotros tenemos una joya que se llama el Sena.

¿Qué hicimos en el Sena? Aumentamos el acceso, lo recibimos con 950 mil aprendices. Hoy hay 1 millón 300. Pero hicimos un gran esfuerzo, la pertinencia. Con muchos de ustedes nos hemos reunido a decir qué necesitan o qué van a necesitar en el futuro. Y traemos los equipos, y traemos los profesores y traemos todo el engranaje para que la educación sea pertinente.

¿Y qué ha significado eso? Qué cuando recibimos el Gobierno hace siete años, uno de cada cuatro aprendices encontraba empleo. Hoy ya vamos en el 66, 2 de cada 3, vamos un poquito más, y vamos a entregarlo el año entrante. 3 de 4, 75 por ciento de los aprendices que llegan, encuentran empleo por la pertinencia. Y eso creo que es bien importante resaltar.

¿Y cómo se demuestra la prioridad de la educación? Por cuánto dinero le dedica uno a la educación. Llevamos cuatro años siendo la educación el sector con mayor presupuesto de todos, inclusive, del Ministerio de Defensa, de la seguridad y nuestras Fuerzas Armadas.

De manera que, eso es lo que hemos hecho para continuar esos pilares en una etapa superior. Es decir, cogimos lo que construimos, lo que recibimos, y lo convertimos en esos tres pilares.

Ahora, Bruce, yo le escuché a usted o le leí una entrevista diciendo que habíamos desatendido lo micro. Tuvimos una discusión entre economistas qué es micro y qué es macro.

Lo micro es lo que facilita que lo macro sea sólido. Lo micro es lo que facilita que ustedes los empresarios puedan hacer mejor sus negocios, puedan tener una mayor actividad, estar en mejores condiciones para trabajar, para generar riquezas. Y lo micro es fundamental para mejorar la competitividad.

Entonces tuvimos esa discusión típica de académicos economistas que si la parte tributaria era micro o macro, como siempre nos dividimos. Lo micro es lo que le pasa a una empresa; macro es lo que las cuentas agregadas generan.

Entonces veamos desde la perspectiva micro qué ha pasado. Creo que el Ministro de Hacienda también debe estar por aquí, les explicó ayer y simplemente menciono la cifra. El año 2010 la carga tributaria de una empresa mediana, 90 empleados, mil 600 personas de nómina, 15 mil millones de pesos de patrimonio, una empresa mediana tenía una carga tributaria de 72.9 por ciento.

Este año esa misma empresa tiene una carga tributaria de 39.8. Y ya está decretado que el año 2019 tendrá una carga tributaria del 33 por ciento.

Creo que eso es importante de resaltar porque es un factor adicional en lo que creemos nosotros que es micro.

¿Pero eso cómo se traduce en lo macro? El ahorro, eliminación del impuesto al patrimonio y riqueza, que se elimina el año entrante totalmente, 5.4 billones. La reducción del impuesto de renta más CREE va a generar 5.1 billones. La reducción de los impuestos a la nómina –que algo que fue muy importante también para generar más empleo-, 16.2 billones.

O sea, el total, la transferencia hacia el sector privado de esas medidas son 26.7 billones de pesos. Eso en materia tributaria.

El estado de infraestructura, lo que teníamos antes, el país que teníamos, también ahí nos hemos concentrado en hacer una verdadera revolución para darle al país mayor competitividad. Así estaba el país antes.

Nosotros nos dedicamos a hacer una reingeniería institucional, acabamos el Inco, creamos la ANI, ustedes conocen bien, el doctor Juan Martín Caicedo, aquí presente, conoce mejor que nadie, luego de esa reingeniería que la hizo además el recién posesionado nuevamente Ministro de Transporte, Germán Cardona.

Entonces hicimos las concesiones, 32 concesiones ya adjudicadas. Dobles calzadas, vías primarias, vías secundarias, a través de toda la inversión pública. Y eso va a reducir el tiempo por ejemplo, entre Medellín y Turbo, de nueve a cuatro horas. O por ejemplo de Cali a Buenaventura –para los caleños que saben muy bien el viacrucis que era sacar sus productos por Buenaventura-, de seis a tres horas.

Estamos construyendo puentes, llevamos unos 200 y pico. Al final de todo esto vamos a acabar construyendo mil 300 puentes.

Hemos intervenido 49 aeropuertos, estamos mejorando los puertos. Ya Cartagena y Buenaventura son los puertos más eficientes de América Latina, uno en el Caribe y otro en el Pacifico latinoamericanos.

¿Qué significa esto para ustedes? Mayor productividad, más eficiencia, menores costos.

Ahí hay un ejemplo del viaducto, por ejemplo, que estamos construyendo ahora. El lado izquierdo es lo que viene de Barranquilla a Cartagena, sobre la Ciénaga de la Virgen. Y el lado derecho es lo que está haciendo de Cartagena hacia Barranquilla.

La tecnología que se está utilizando es la más sofisticada del mundo. El riesgo de contaminación es prácticamente cero.

Pero viaductos como esos, estamos construyendo por todo lado, con túneles que nada tienen que envidiarles a Suiza y Alemania.

Quienes hayan viajado de Bogotá hacia Villavicencio o en la vía de Cali a Buenaventura, allá ya hay cerca de cuatro o cinco túneles, más de 11 puentes de este calibre. O sea, ahí ustedes van a ver un país totalmente nuevo.

También teníamos que conectarnos no solamente por carreteras, por aeropuertos, sino –y esto los jóvenes sí que lo aprecian- de manera virtual, las autopistas de la información.

Y ahí nos propusimos también a hacer una gran revolución. Al principio dijimos vamos a conectar a todos los municipios del país con fibra óptica y banda ancha. Nos dijeron eso no es posible. ¿Para qué promete lo que no se va a cumplir?

Pues hoy están conectados prácticamente todos y hemos subido las conexiones de internet.

Teníamos 1.9 millones a 15.3 millones. El 97 por ciento de los municipios están conectados.

Y miren esta cifra. Teníamos en el país 26 niños por cada computador. Hoy hay cuatro niños por cada computador y el año entrante tendremos dos niños por cada computador.

¿Para qué? Para que puedan conectarse, para que puedan tener acceso a ese maravilloso mundo de la tecnología en internet, que va a ser el mismo acceso que tiene un niño aquí en el barrio Nelson Mandela, con el más rico de Bogotá o de Paris o de Londres.

Eso es oportunidades y eso es equidad.

Y también -para finalizar- la parte regulatoria, que es algo que a ustedes y a mí también me preocupa mucho.

Hicimos un esfuerzo para eliminar y racionalizar más de mil 200 trámites. Y hemos tomado una decisión reciente.

Ayer algunos de los precandidatos mencionaban el fetichismo jurídico, y tienen cierta razón, cantidad de decretos y regulaciones que todos los días se publican que los afectan a ustedes y de pronto los sorprende. Oiga ¿cómo así que sacaron un decreto que prohíbe equis o que estimula tal cosa?

Entonces decidimos hacer algo que es muy favorable al ambiente de negocios y es tener una especie de consulta pública de los decretos antes de que cualquier ministro se los pase al Presidente. Y que puedan oír los comentarios de la gente, de los afectados.

Estamos aplicando un estándar OCDE desde el año 2018, para que cada decreto tiene que cumplir con un examen, que los beneficios del decreto sean superiores a los costos. Y eso va a reducir sustancialmente, se lo garantizo, el número de decretos y de regulaciones que se expiden desde los diferentes ministerios y entidades del gobierno.

Y hablando de estándar de la OCDE, tenemos un estándar muy importante para poder hacer más transparentes las compras públicas. Las compras públicas en la medida en que se hagan de forma transparente, es un gran estímulo para el sector privado, porque ustedes son los que contratan. Muchos de ustedes no quieren contratar con el gobierno por falta de transparencia. Ahí hemos hecho un gran esfuerzo.

El doctor Juan Martín sabe perfectamente el esfuerzo que hemos hecho en materia de contratistas de infraestructura. El doctor Pablo Felipe Robledo, aquí presente, la Superintendencia está haciendo un gran esfuerzo también para evitar la colusión y darle cada vez reglas de juego más claras y más transparentes al sector privado para que pueda acceder a las compras públicas.

Y ese estándar de la OCDE el año entrante comienza a operar.

Por ejemplo en datos abiertos, número de contratos del gobierno, somos –según me dice la 'Paca' Zuleta- el país número uno en materia de apertura y todos los contratos que el Gobierno Nacional firma, están todos en open data.

Ahora bien, hemos avanzado mucho pero no estamos en ningún paraíso.

Yo sé que hay muchos temas que les preocupan, usted mencionó muchos, Bruce, hemos tenido un año difícil, este semestre, el primer semestre ha sido muy difícil.

Soy el primero en reconocerlo. Sé que las expectativas eran mucho mayores. Y tenemos unos retos muy importantes hacia adelante.

Una coyuntura internacional difícil.

La china sigue decreciendo, la situación política internacional está muy incierta. Lo que está pasando inclusive en Estados Unidos. La región. La región no está en buenas condiciones. Brasil, Chile, Argentina, Ecuador, inclusive Perú, que era el campeón de campeones, se ha venido abajo.

Entonces ahí hay un reto muy importante.

Tenemos que finalizar los posible en materia de infraestructura, continuar ese dinamismo.

He escuchado y comparto plenamente las preocupaciones sobre consulta previa y consultas populares. Ahí en la consulta previa, doctor Juan Martin, nuevamente, me da pena que lo mencione tantas veces, pero le leí hoy un artículo bueno, muy bueno, y lo comparto.

Le cuento que ya el proyecto de ley lo tienen los gitanos; en estos próximos días va para los afros y para los indígenas, para la consulta previa, porque a la consulta previa hay que hacerle consulta previa precisamente para solucionar esos problemas.

Y en la consulta popular hay que de dirimir ese enfrentamiento, esa fricción, entre la autoridad municipal y la autoridad nacional.

Y eso depende de las circunstancias, por eso también estamos presentando un proyecto de ley que aclare eso, parta que tengan reglas de juego más claras. En eso estoy de acuerdo con ustedes. Esto ha sido un dolor de cabeza y esta zona gris ha sido una restricción a la inversión y a la tranquilidad de muchos empresarios.

Y la preocupación mayor de coyuntura es cómo hacemos para crecer más.

Este primer semestre crecimos muy por debajo de lo que pensábamos crecer, el segundo semestre estoy seguro que vamos a crecer más pero no suficiente. Yo espero que al final del año tengamos un crecimiento del 2 por ciento.

Porque estamos viendo la tendencia nuevamente hacia arriba, como les debió contar Mauricio (Cardenas), los golpes y la tormenta ya pasó. Estamos lamiéndonos las heridas pero ya en vía de la recuperación.

Cómo hacemos para recupéranos más rápido, para crecer más rápido.

El Pipe 1 y el Pipe 2, que ustedes se acuerdan, fue necesario en ese momento. Si no hubiéramos hecho esos dos programas, seguramente no hubiéramos crecido muy por encima del promedio latinoamericano.

Tenemos que acelerar lo de las 4G. Ahí ustedes pueden ayudar, la banca puede ayudar, para que eso tenga un efecto también en el crecimiento. Ahí está más o menos calculado el aporte al crecimiento del PIB de los proyectos 4G.

Ahí se darán cuenta que el que va realmente a beneficiarse será el próximo gobierno, pero en lo que queda del gobierno sí hay posibilidades de acelerar parte de esa ejecución y eso ayudaría muchísimo.

Está la infraestructura educativa, las 30 mil aulas que les mencioné. Eso tiene un impacto real, directo, en la demanda económica.

Ahí está el programa de construcción. Vamos bien y tenemos que acelerarlo, porque eso también irriga dinero y genera mucha demanda adicional en la economía.

Tenemos un plan de choque en las regalías, que comenzamos a aplicarlo el primero de junio. Hay 14 billones de pesos de regalías acumuladas. Es el ahorro de la Nación, en materia de regalías. Decidimos ver si podemos ejecutar por lo menos la mitad, 7 billones, entre el primero de junio y ahora hemos y hoy hemos ya comprometido y autorizado más o menos el 27, 29 por ciento. ¿Cuánto? 27 por ciento.

Tenemos que acelerar también eso, va a ser dinero que va directo a mejorar la demanda.

El sector de la vivienda, ahí ese sector de clase media, hasta 341 millones, que vamos a aplicarles el subsidio, como los programas que tuvieron tanto éxito de estratos más bajos. Ahí creemos que puede aumentarse mucho la demanda por vivienda y la construcción de vivienda.

Está también algo que usted nos ha pedido, Bruce, hace rato, para tener certeza de que los aranceles de los productos no producidos van a ser de cero permanentemente.

Le tengo una sorpresa.

Ministro de Hacienda, Ministra de Comercio, vengan y firmamos el decreto y se lo entregamos a Bruce.

(...)

Un billón 400 mil millones de pesos. Es el costo fiscal de esa reducción, pero ahí será permanente. O sea, ya no va a ser la incertidumbre que si en tres meses nos lo vuelven a subir. Va a ser permanente.

Vamos a reglamentar, el Ministro está en esas, la Reforma Tributaria, la tasa preferencial para los empresarios en materia de renta para las nuevas empresas que se ubiquen en las zonas de conflicto, de más alto conflicto.

Estamos reglamentando también la parte de obras por impuestos, que ha sido tan exitosa en Chile, que queremos que aquí también sea exitosa. Eso tiene varios beneficios. Las empresas pueden reclamar muchísimo para ellas, el good will de esas obras. Y muchas veces el Estado se beneficia porque muchas veces, o no muchas, casi todas las veces, ustedes hacen las cosas mejor que lo que hace el sector público.

Vamos a hacer algo que tiene un impacto también muy importante en la economía. Lo hicimos al comienzo del gobierno.

El sector cafetero venia de capa caída. Nosotros íbamos a producir 7 millones de sacos o menos en el año 2010.

Nos sentamos con los cafeteros.

Ustedes saben que yo he defendido el gremio cafetero toda mi vida, porque he creído que lo que es bueno para el café es bueno para Colombia, como decían de la General Motors.

Y les dije: ustedes no pueden seguir permitiendo que se deteriore la producción. Hagamos un plan, renovemos los cafetales. Hagamos un plan para aumentar la producción.

El año pasado produjimos 14 millones y medio de sacos, y los cafeteros tuvieron el ingreso más alto de su historia.

¿Y qué vamos a hacer? Decidimos hace unas semanas con el Ministro, con el gerente de la Federación, que vamos aumentar la producción de 14 a 18 millones de sacos.

Y entonces vamos a hacer un gran plan de renovación cafetera, con los cafeteros y ese ingreso se irriga inmediatamente en la economía. Ese es uno de los factores -y lo tenemos medido- más estimulantes para la economía, es el ingreso cafetero.

También se nos ocurrió algo, no sé quién fue el que le dio la idea al doctor Mauricio, pero me pareció muy buena-, un estímulo para que la gente renueve sus electrodomésticos, compre los productos, para que sean más eficientes en el uso de energía.

Entonces le vamos a bajar del 19 al 5 por ciento a todos los electrodomésticos para estimular la renovación de electrodomésticos, sobre todo de las clases más bajas, para que por un lado seamos más eficientes y segundo, estimulemos la economía.

Vamos a inyectarle plata adicional a Findeter, para apalancar cerca de 1.2 billones de pesos en proyectos que ya están estructurados.

Y vamos a inyectarle más plata a Bancóldex 28 mil millones de pesos adicionales que van a permitir desembolsar cerca de 1.2 billones tanto de Findeter, como en Bancóldex la cifra para este año en bienes de capital para las Mipymes, las Pymes.

Eso también debe tener un impacto muy positivo en la industria y en la economía en general.

Y finalmente, en este difícil trabajo de gobernar, uno se somete siempre a esos dilemas, que ustedes también los deben tener muchas veces.

Toda decisión es costosa. Alguien decía que De Gaulle decía que gobernar es el arte de escoger, entre muchos males, el mal menor.

Yo después descubrí que esa cita no era de De Gaulle; esa cita era de Jefferson, cuando estaba escogiendo entre si declararle la guerra a Inglaterra o un embargo. Entonces no, el mal menor es el embargo.

Pero después descubrí que como suele suceder con todas las citas, la cita era de uno de los clásicos griegos. Pero es cierta.

El mal menor. Toda decisión tiene un costo.

Entonces yo le dije al Superintendente Financiero estúdieme esto. Escuche a las partes. Yo sé que los banqueros le van a decir cualquier disminución en la tasa de usura va a fomentar la informalidad, va a afectar la inclusión financiera. Vamos bien en inclusión financiera. ¿Para qué van a dañar esa tendencia? Eso lo que hace es estimular el gota a gota. Y puede que sea cierto, es cierto.

Pero por otro lado, el estímulo al consumo -porque las tasas de interés si han bajado, en los otros niveles, pero no en ese nivel-, el estímulo al consumo puede ser en ese momento más importante.

Entonces dije hágame una propuesta. Entonces me hizo la propuesta, que ya se ha mencionado mucho, de cambiar la fórmula para determinar la tasa de usura, que era cada tres meses, volverla mensual.

Le dije ¿qué efecto puede tener esto en la tasa de interés si lo aplicamos a partir del primero de septiembre?

Me dice: pues tiene el efecto de que el primero de septiembre baja la tasa de usura 0.71 por ciento. ¿Eso en plata qué quiere decir?

Una persona que esté endeudada en 10 millones, pues se ahorra 71 mil pesos en esa bajada.

Entonces, ante esos dos criterios, uno que sí y otro que no, pues ahí viene la decisión política. Y la decisión política que tomamos fue acoger la solicitud de ustedes.

Y entonces a partir del primero de septiembre la tasa de usura se va a calcular mensualmente

Muy bien. Y cierro con esto.

Nos queda un año, en un año se pueden hacer muchas cosas. Y tengan la seguridad de que voy a seguir trabajando todos los días hasta el 7 de agosto del año entrante. Todos los días, con mi equipo de trabajo, con mis ministros, mis ministras para, ojalá, cerrar con broche de oro.

Hemos trabajado estos siete años pensando en nuestro país. Hemos acertado. Yo me he equivocado muchas veces, lo confieso, muchas veces se han tomado decisiones que no eran las apropiadas en el momento. Pero hemos querido acertar.

Creo que estamos entregando un país, que eso es lo que cualquier gobernante sueña con hacer, mejor del que recibió.

Y yo espero que hacia el futuro se continúe construyendo sobre lo construido. Que no caigamos en esa costumbre muy latinoamericana, como decía al principio, de destruir todo para volver a construirlo, porque así no avanzamos.

Nosotros tenemos un país maravilloso y una gente maravillosa.

Yo esperaría, por ejemplo, que en este año -yo sé que es difícil, yo sé que es un poco utópico, sobre todo un año electoral- podamos disminuir la agresividad, la polarización.

Los más perjudicados de una polarización son ustedes los empresarios, por la incertidumbre que produce, porque la gente comienza a no tomar decisiones, por mil razones.

Y que aprovechemos este año para seguir avanzando.

Tengan la seguridad de que voy a seguir en charlas con ustedes. Ya estuve hace unas semanas, un par de semanas en Cali, estuve hace una semana en Barraquilla, y voy a seguir por el país entero hablando con los empresarios a ver qué más podemos hacer. Y arreglando problemas concretos.

Allá en Barranquilla, mire que el clincker tal cosa. Lo arreglamos. En Cali me decían de otro problema, lo arreglamos.

Y vamos a seguir en esa microgerencia, Bruce, con ustedes, para ver cómo podemos seguir arreglando los problemas muchas veces muy pequeños pero que tienen un gran costo.

Pero en términos generales, lo que yo les pediría es: ustedes van a tener mucho que decir sobre quién va a ser el próximo presidente, quién va a sucederme.

Ojalá sea una persona que continúe la seriedad macroeconómica.

Yo me precio de ser conservador en lo fiscal y audaz en lo social. Por eso me autodenomino Tercera Vía. Creo que eso es lo que más le ha convenido al país, y que más le conviene hacia el futuro. Los extremos siempre resultan contraproducentes.

Y ojalá podamos seguir construyendo sobre lo construido. Repito, tenemos un país maravilloso, lleno de riquezas. El mundo entero nos está viendo como una estrella fulgurante. El mundo entero está diciendo: miren el ejemplo de Colombia.

Creámonos nosotros mismos. Creamos que sí somos un país maravilloso y verán cómo lo podemos convertir en un país, todavía, más maravilloso, todavía con mejor futuro, porque está todo dado. Todo dado.

Aprovechemos esta oportunidad que nos da la paz, que nos abre unas oportunidades enormes en todo sentido.

Y aprovechemos inclusive la venida del Papa, que nos hace una distinción. Me lo dijo: ustedes merecen una distinción.

Pero con esto termino. El Papa viene a decirles a los colombianos: los felicito Colombia.

Él mismo le puso el nombre a su visita: el primer paso hacia la reconciliación. Hemos sido un país muy violento, 200 años de vida republicana vamos a cumplir en el año 2019. Hemos sido el país con más guerras civiles en toda América Latina.

Aprovechemos la oportunidad para juntarnos y trabajar juntos con objetivos ambiciosos. Que podemos. Los colombianos cuando nos proponemos, podemos. Lo hemos demostrado muchas veces.

Y yo espero haber puesto un granito de arena en esa evolución.

Les pido disculpas por todos los errores que haya cometido con muchos de ustedes, pero si los cometí fue de buena fe.

Sigamos trabajando juntos. Y que viva Colombia.

Muchas gracias.

(Fin)

/Audios/3389_PdteJMSClausuraCongresoAsambleaANDI_20170811.mp3
/discursos/170811-Palabras-del-Presidente-Juan-Manuel-Santos-en-la-clausura-de-la-73-Asamblea-de-la-Andi

Noticias Relacionadas