Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la firma del acuerdo con organizaciones sindicales de empleados públicos

Ir al contenido
 
Noticias
Bogotá , jueves, 29 de junio de 2017
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la firma del acuerdo con organizaciones sindicales de empleados públicos

Nuestro Gobierno ha tenido un propósito: dignificar el servicio público. Servirle al país, servirles a los colombianos debe ser un honor, es un honor, para mí ha sido un honor, yo soy un servidor público.

Creo que todos los servidores públicos deben tener las mejores condiciones laborales. Y también otro propósito que hemos tenido durante todo este Gobierno es el de fortalecer el diálogo, particularmente el diálogo social.

Hemos promovido mesas de negociación, no simplemente como sitios de enfrentamiento o de diálogo sino como espacios democráticos, para libremente intercambiar posiciones, intercambiar criterios, por supuesto con las organizaciones sindicales, con otras instancias, y así poder llegar acuerdos importantes para el beneficio de todos. Cuando hay buenos acuerdos, todos nos beneficiamos; cuando hay malos pleitos, todos nos perjudicamos.

Gracias a eso, con los tres acuerdos suscritos en nuestro Gobierno, hemos mejorado -y lo creemos firmemente- las condiciones laborales de los empleados públicos.

Hemos fortalecido un concepto –que he venido defendiendo prácticamente toda mi vida–, el concepto del Buen Gobierno: tener un Estado eficiente, tener un Estado efectivo, un Estado transparente, un Estado que rinda cuentas.

Ese Buen Gobierno dentro de sus criterios debe tener impulsar en la escogencia de los servidores públicos, impulsar el mérito, impulsar sistemas trasparentes para vincular gente al Estado, la rendición de cuentas, y algo muy importante que siempre hemos mantenido como una norma: la participación sindical.

Por eso este año Colombia volvió a quedar, eso nos honra muchísimo, fuera de la lista de países que vulneran los derechos de trabajadores. Es algo que quiero resaltar, esto es un paso importantísimo, ya llevamos tres años y esperamos mantenernos permanentemente fuera de esa lista.

La política de empleo que lidera la Función Pública también recibió el visto bueno de la OCDE. En eso quiero hacer también una explicación y un llamado.

El ingreso de Colombia a esta organización obedece a una convicción muy clara, muy íntima, pero muy fuerte: que Colombia debe ponerse metas ambiciosas, debe compararse con los mejores y debe buscar siempre mejorar sus políticas públicas.

Esta organización lo que hace es eso, es recoger a los países con las mejores políticas públicas y discutirlas permanentemente para irlas mejorando: que un país innovó y tiene una mejor política de educación que está dando los mejores resultados, bueno, ahí está esa experiencia, los demás podemos nutrirnos de esa experiencia.

Que otro país mejoró y tuvo muy buenos resultados en una política de salud, un sistema de salud, muy bien, todos los países podemos beneficiarnos de eso.

Además la organización tiene algo que para cualquier gobernante, cualquier gobierno, cualquier país, es muy importante: mantiene una permanente revisión de la calidad de las políticas públicas de los países miembros.

Ahí, por ejemplo, la calidad de las políticas laborales, el respeto por los derechos laborales, ese es un componente importantísimo en la OCDE. Inclusive hay un capítulo especial, una voz especial de los trabajadores de los sindicatos en esa organización.

Por eso para Colombia y para los sindicatos sería muy importante que nosotros ingresáramos a esa organización. Es algo que les va a garantizar en el futuro los derechos a los trabajadores, y no al contrario.

Es como pertenecer a la OIT, que nos obliga a comportarnos de cierta forma y a garantizar los derechos. Por eso este ingreso a la OCDE es tan importante y qué bueno sería que nuestras organizaciones sindicales nos acompañaran en este propósito.

Hemos honrado nuestros compromisos con las organizaciones sindicales, eso sí, siempre con la responsabilidad que exige el marco fiscal y respetando los requerimientos técnicos y jurídicos.

Nada más quisiera un presidente, en mi caso, nada más quisiera yo poder pagar mucho más a todos los servidores públicos, poder invertir mucho más dinero en las inversiones que estamos haciendo en la salud, en la educación, en la infraestructura, pero tenemos una limitación fiscal.

Hemos aprendido, a las malas, que ser irresponsables fiscalmente tiene un costo altísimo para la sociedad y, sobre todo, para los más vulnerables.

A mí me correspondió, hace 17 años, asumir el Ministerio de Hacienda tal vez en el momento más difícil de la economía colombiana en los últimos 80 – 90 años, el más difícil de todos, una serie de reformas muy costosas desde el punto de vista de popularidad, muy costosas, muy duras.

Pero era muy importante recuperar la economía, porque ya el mundo está aceptando que las crisis económicas lo primero que vulneran son los derechos de los ciudadanos.

¿Y por qué? Porque cuando hay una crisis económica, lo primero que le exige a uno el entorno es sacrificar y recortar el presupuesto, presupuesto de precisamente aquellos sectores sociales que más les sirven a los ciudadanos y más le sirven a los más vulnerables.

Por eso mismo fue que introdujimos en la Constitución el concepto de sostenibilidad fiscal, para que todos los poderes públicos, el poder no solamente Ejecutivo, sino el Legislativo, el Judicial, tuvieran en cuenta las repercusiones fiscales de las decisiones, porque a la larga no hay nada peor para los derechos de los ciudadanos que las crisis fiscales.

Somos el único país de la región que desde el año 2013 ha aumentado el salario de los servidores públicos, previa concertación. Me parece que es un paso importantísimo y algo de los cual debemos sentirnos todos orgullosos. Y reconocimos por primera vez el aporte de los servidores a la productividad del país, con el incremento salarial anual superior a la inflación.

Hemos formalizado, ahí hemos hecho un gran esfuerzo fiscal, las plantas de personal de la Rama Ejecutiva del orden nacional, creando más de 25 mil nuevos empleos. Se han creado más de 7 mil empleos en la Rama Judicial, en el Instituto de Medicina Legal, en la Procuraduría, en la Defensoría, la Contraloría. Ayer estuve inaugurando el nuevo edificio de la Contraloría.

En cuanto al salario y las condiciones laborales de los servidores públicos, ahí también hemos avanzado bastante: se reconoció la prima de servicios para los trabajadores del nivel territorial y para los 300 mil profesores, docentes.

Se reconoció la bonificación por servicios prestados a los empleados administrativos de entidades territoriales; se cerraron brechas en los salarios de los empleados de la rama judicial, incluida la Fiscalía, también la Procuraduría, reconociendo una bonificación que se viene implementando de forma progresiva desde hace 4 años, desde el año 2013.

Se les está reconociendo a los profesores, a los docentes, también de forma progresiva, un incremento adicional de 12 puntos por encima de los demás servidores públicos.

Durante nuestro Gobierno, se ha hecho una inversión de casi 4 billones de pesos, beneficiando a un millón 200 mil de nuestros compatriotas que le sirven a este país, a través del Estado.

Además hemos hecho esfuerzos en materia de capacitación, para ingresar más jóvenes al Estado, para mejorar su bienestar.

La semana pasada terminó la negociación colectiva con las organizaciones sindicales de empleados públicos y se solucionaron, por fortuna, todas las controversias laborales.

Lo hicimos siempre manteniendo una actitud, un talante, es una creencia mía íntima también, de estar abiertos siempre al diálogo, a la búsqueda del entendimiento y respetando el derecho de la negociación colectiva, que desde el año 2012 hemos impulsado.

Creo que este fue un paso importante que dimos nosotros, lo dimos a consciencia. Creemos que en la democracia ese tipo de pasos la fortalece y la enriquece.

Siempre en la democracia habrá fricciones. Churchill la definía como el peor de los sistemas pero excluyendo todos los demás. Siempre en la vida se presentan diferencias; lo importante es que a través del diálogo, a través de respetar las diferencias, podamos encontrar las soluciones.

Lo que sucedió hace dos días allá en Mesetas, cuando vimos a las Farc pronunciándose, diciéndoles adiós a las armas; cuando vimos las escenas de los últimos fusiles, las últimas armas metidas en un contenedor. A través del diálogo se encontró la solución a un conflicto de 53 años, que le causó tanto dolor al pueblo colombiano.

Por eso fomentar el diálogo, fomentar la concertación. Yo aprendí la virtud de la concertación en la Federación de Cafeteros, donde la concertación era obligatoria casi que por ley, y vi las bondades. Siempre, si se encuentran soluciones a través del diálogo, esas soluciones son mejores que las impuestas a través de la controversia y la polarización.

Algunos me critican de débil, que sentarse uno a dialogar con contrarios es una actitud débil. Yo estoy totalmente convencido de lo contrario: sentarse a dialogar con los contrarios es una actitud de fortaleza, pero también una actitud de apertura democrática que siempre va a resultar más productiva.

A pesar de las dificultades conocidas, llegamos con éxito a un acuerdo final, por dos años, con la con CUT, con la CTC, con la CGT, con la CSPC, con la CTU, con la CNT, con la UTC y sus federaciones, que hoy acabamos de ver ya plasmada con la firma de cada uno de los representantes y que estará vigente hasta diciembre del 2012.

Para mejorar los ingresos de los servidores públicos, se acordó que el incremento salarial fuera un punto por encima de la inflación para el año 2017, y retroactivo al primero de enero. Nos demoramos por diferentes circunstancias, respetamos las circunstancias que nos llevaron a demorar la aplicación de ese aumento; son controversias normales que se presentaron, las respetamos, pero lo importante es que llegamos a los acuerdos y el aumento es retroactivo al primero de enero.

Eso mismo va a suceder para el año 2018. En este año, como la inflación viene bajando de forma importante, entonces el aumento en términos reales va a ser bastante mayor, porque la inflación en la que va a terminar este año va a ser muy inferior a la inflación del año pasado.

Además, para resaltar algunos compromisos, vamos seguir ampliando las plantas de personal de varios ministerios, en la medida en que la situación fiscal nos lo vaya permitiendo; de otras entidades y, por supuesto, de las entidades que van a implementar el Acuerdo de Paz.

Se acordó discutir la propuesta del Pacto Nacional por el Trabajo Digno y Decente, según lo recomienda a OIT; se va a continuar fortaleciendo el mérito, eso es muy importante, el mérito como principal requisito para el ingreso, la permanencia y el ascenso en el empleo público. Ese camino es el camino más productivo y que más beneficios genera para el Estado y para el país.

A mí me correspondió, hace ya 26 años, crear un Ministerio. Aquí en esta casa me entregaron un decreto: créase el Ministerio de Comercio Exterior.

Hicimos un ejercicio, tal vez, de los primeros completos de meritocracia; todos los funcionarios, desde el Viceministro hasta el funcionario más humilde que cuidaba los automóviles, todos entraron por meritocracia.

El resultado fue extraordinario, porque ese Ministerio, todavía hoy, 26 años después, se destaca como un Ministerio que tiene un peso específico y una calidad que se destaca dentro del Estado en general.

Vamos a instalar una mesa integrada por representantes de los sindicatos que participaron en la negociación, y la Función Pública, para analizar la jornada laboral.

En el marco del desarrollo de un sistema de bienestar y de estímulos, la Función Pública va a seguir consolidando un programa que se denomina: Servimos, que ofrece a todos los servidores del Estado tarifas especiales en la vivienda, en la salud, en la formación, entre otros.

Hay otros acuerdos alcanzados en las mesas sectoriales, en la mesa sectorial de educación, de justicia, de salud, que también van a generar beneficios adicionales.

Por ejemplo, en el Ministerio de Trabajo se va a solicitar la suspensión de los límites de la Ley 617, para poder fortalecer el Ministerio de Trabajo; no se les olvide que el Ministerio de Trabajo había dejado de existir, no había Ministerio de Trabajo. Y cuando llegué al Gobierno dije: no puede haber, si le vamos a dar importancia al empleo, al trabajo, a los derechos de los trabajadores, tiene que existir un Ministerio del Trabajo.

Creamos nuevamente el Ministerio de Trabajo, eso fue un paso importantísimo, y creo que, si miramos para atrás, ese paso fue un paso muy afortunado, muy afortunado, porque nos ha permitido avanzar muchísimo.

Hagamos simplemente una comparación: cómo estábamos hace siete años, y cómo estamos hoy.

Puede que las aspiraciones sean mucho mayores, como suele suceder en cualquier democracia y en cualquier situación. Las demandas son siempre superiores a las capacidades de los Estados de satisfacerlas.

Pero en este sector, en el sector Trabajo, en el Ministerio, en las relaciones de las organizaciones sociales y las organizaciones sindicales con el Gobierno, acuérdense lo que eso era siete años y lo que es hoy. Es un mundo diferente.

Que podamos mejorarlo, no me cabe la menor duda, pero hemos avanzado muchísimo y eso me produce una especial satisfacción.

El próximo año se hará algo parecido a lo que se hizo con el Ministerio de Trabajo para el Inpec, teniendo en cuenta la adición presupuestal que ya se tiene.

Lo que quisiera resaltar hoy, es que este acuerdo es un triunfo para ese concepto, esa actitud del diálogo social y de la concertación, es un triunfo para el país y para nuestra democracia. Aquí todos ganamos, ganan los trabajares, gana el Estado, ganan los colombianos.

Este acuerdo es un ejemplo más de que los colombianos estamos construyendo un país en paz, donde la única arma, como se dijo, son las palabras y los argumentos.

Para garantizar el cumplimiento, vamos a crear un comité bipartito de seguimiento. Creo que eso es también es un avance de garantías de que los acuerdos se van a cumplir.

Hemos querido cumplir los acuerdos desde que los hemos firmado, muchas veces se pueden haber demorado, se pueden haber encontrado tropiezos, pero en la medida de lo posible, hemos cumplido con los acuerdos, y los seguiremos cumpliendo.

De manera que solo me resta agradecerles, y felicitar a los negociadores del Gobierno, el esfuerzo que hicieron, me consta, fue enorme. Yo estuve muy pendiente de todos los avances, y sé el sacrificio que eso significa; a sus equipos asesores, y, por supuesto, también a nuestros amigos de las organizaciones sindicales.

Nuevamente, este es un ejemplo de que sí se puede, cuando hay voluntad de llegar acuerdos, llegar a buenos acuerdos. Todos, con paciencia, con tolerancia, con respeto, con ánimo de concertación, sacaron adelante esta negociación para fortalecer las condiciones labores de quienes merecen cada día más reconocimiento, que son nuestros servidores públicos.

Los servidores públicos son la columna vertebral del Estado. Un Gobierno, un Estado, una institución cualquiera es lo que sus miembros quieren que sea. Y nuestras instituciones en el Estado están compuestas por seres humanos, nuestros servidores públicos. Por eso entre mejor servidores públicos tengamos, mejor funcionarán esas instituciones. Eso nunca lo debemos olvidar.

Así como ellos trabajan por el bienestar de 49 millones de colombianos, por eso es tan importante reconocer ese servicio. Los servidores públicos trabajamos para nuestros compatriotas; nosotros también debemos trabajar y hacer los esfuerzos por su bienestar.

Por eso les hemos cumplido, y les vamos a seguir cumpliendo, esto es una parte fundamental de nuestra democracia y del funcionamiento de nuestro Estado.

Por eso celebro tanto que con esta firma podamos decirle al país: hace dos días firmamos o vimos la consolidación, la protocolización de la paz, con la dejación de las armas. Con esta firma, damos un paso hacia la paz laboral, hacia la concertación laboral muy importante, con un grupo de colombianos que son muy importantes, que son nuestros servidores públicos.

Nuevamente hago un llamado para que no solamente dejemos las armas, sino que dejemos, ojalá, la polarización y los odios. Dejación de los odios debe ser ahora una consigna nacional. Concertación, diálogo, buscar acuerdos, es lo que le va a permitir a Colombia dar ese salto cuantitativo y cualitativo en su desarrollo, y, sobre todo, en las condiciones laborales de sus trabajadores y en las condiciones económicas de sus habitantes. Muchas gracias.

(Fin)

/Audios/3306_AcuerdoEmpleadosPublicos_20170629.mp3
/discursos/170629-Palabras-del-Presidente-Juan-Manuel-Santos-durante-la-firma-del-acuerdo-con-organizaciones-sindicales-de-empleados-publicos

Noticias Relacionadas