Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la clausura del Congreso Nacional de Minería 2017

Ir al contenido
 
Noticias
Cartagena , viernes, 12 de mayo de 2017
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la clausura del Congreso Nacional de Minería 2017

Hay frases a las que de pronto solo los economistas les encontramos gracia… Bertrand Russell escribió alguna vez que “la matemática posee no solo verdad, sino también belleza suprema; una belleza que es fría y austera”.

Digo esto porque hay cifras que alguien las mira y a lo mejor le parecen simples, cuando en realidad son impresionantes –son bellas–.

¿A qué me refiero? A esos 90 millones y medio de toneladas de carbón que se produjeron en Colombia el año pasado, y que constituyen un hito para el país y el sector.

90 millones y medio de toneladas, a pesar de las adversidades en los precios, los bloqueos en algunos puntos y temas que –lo sabemos– han generado inquietud en la industria.

Por eso hoy, en el cierre de este congreso minero, quiero dejarles tres mensajes puntuales.

Primero: que la minería legal –bien hecha, con título y licencia, responsable social y ambientalmente–, esa minería por la que venimos trabajando desde el inicio del gobierno, tiene todo nuestro respaldo, porque es una gran aliada del progreso de Colombia.

Segundo: que vamos a seguir trabajando con el sector para garantizar las mejores condiciones, de modo que puedan operar con tranquilidad, que puedan seguir creciendo, que puedan seguir generando empleo y que puedan seguir atrayendo, eso que para nosotros es tan importante, atrayendo inversión.

Y tercero, y por último: que las turbulencias en el plano económico afortunadamente están quedando atrás, y estamos listos para seguir consolidando la minería como una locomotora que jalona el crecimiento del país.

Eso lo dijimos desde la campaña del 2010, una de las locomotoras que tenemos para jalonar la economía del país es este sector de la minería.

El sector minero es un socio estratégico para el desarrollo de Colombia y sobre todo sus regiones: el año pasado el PIB minero creció un 4,7 por ciento –después del sector financiero, fue la segunda actividad que más creció–.

Y lo más importante, porque siempre uno el pasado lo mira con cierta lejanía pero lo más importante es el futuro. Y el potencial es enorme.

El año pasado, la industria le dejó al Sistema General de Regalías casi 1 billón 700 mil millones de pesos para atender frentes tan importantes como salud, educación, agua potable y saneamiento básico.

Lo hablamos hace dos semanas en la Casa de Nariño –con muchos de ustedes, con los líderes del sector y representantes de varias empresas– y lo repito hoy: estamos listos a seguir trabajando con ustedes y estamos listos a hacerles la vida más fácil para que su minería, la seria y responsable, pueda seguir prosperando.

Esta mañana estuve en los Montes de María, en Carmen de Bolívar, firmando uno de los nueve contratos Paz. En este contrato Paz estaba el alcantarillado de El Carmen de Bolívar, El Carmen de Bolívar tiene hoy acueducto, le habían prometido durante los últimos 100 años acueducto.

Tan así es,que cuando llegué a prometer el acueducto casi me sacan a piedra. Cuando llegué con el agua en la primera fase, abrí el agua y me seguían diciendo: mentiroso, Presidente, eso no es agua.

Los habían engañado tanto tiempo que no creían que eso fuera cierto.

Pues tienen un acueducto que cubre el 100 por ciento, 24 horas al día, en El Carmen de Bolívar.

Y hoy les dije: van a quedar con alcantarillado 6.1 millones de colombianos, tienen hoy alcantarillado que no tenían hace 7 años. Y 5.6 millones de colombianos tienen agua potable que no tenían hace 7 años.

Y eso se debe, en buena parte, a las regalías. Ustedes, la plata que ustedes aportan a todo el engranaje económico.

Ese día hablamos, del tema de obras por impuestos, que lo incluimos en la reforma tributaria como una forma de llevarles a las comunidades soluciones concretas, trabajando de la mano con las empresas.

Queremos que el sector minero y el sector petrolero le saquen, nos lo han pedido mucho, provecho a esa fórmula, que ha funcionado muy bien en otros países, aquí los representantes del Perú pueden dar fe, yo hablé personalmente con el Presidente Kuczynski y me dijo eso ha funcionado muy bien.

Sé que hay algunas inquietudes por parte de ustedes. Y lo que les ofrezco es que yo les digo al Ministro de Hacienda y el director de la Dian que se sienten con ustedes a diseñar para que queden totalmente tranquilos.

Pero eso es una forma muy importante y ese es el esfuerzo que tenemos que hacer juntos, ustedes y nosotros, de ganarse a las comunidades para que no sean las comunidades víctimas de ese populismo que está generando una reacción a muchos de los proyectos de minerías en el país.

Hablamos también en esa ocasión sobre los Certificados de Reembolso Tributario –los CERT–, con los que queremos atraer más inversión en exploración y explotación de hidrocarburos y minería.

Yo esperaba traer a este congreso el texto pero no fue posible. Lo están todavía estudiando en el Ministerio de Minas, en la Dian, precisamente para que quede bien hecho, afinar los detalles de la propuesta de reglamentación y se las vamos a presentar en las próximas semanas.

Y por supuesto que queremos que ustedes queden contentos con ese sistema. Porque si no quedan contentos de nada vale expedir cualquier Certificado de Reembolso Tributario si no es realmente atractivo.

De manera que también le voy a decir al ministro, y a usted ministro Arce, que en la última reglamentación que escuche al sector minero para que quede contento y decir: esto sí es un estímulo-

De nada vale poner un estímulo que no estimule.

La industria nos ha planteado otros asuntos que generan inquietud: el tema de las consultas previas, por ejemplo.

Ustedes saben, la consulta previa es un derecho constitucional que, como Gobierno tenemos la obligación de respetar y garantizar.

Pero también consideramos –porque se nos ha vuelto a nosotros un dolor de cabeza– que es fundamental reglamentarlo, aclarar su procedimiento –y para eso, ya estamos con un proyecto que vamos a presentar al Congreso–.

Eso también requiere consulta previa, pero queremos ordenar ese sistema porque realmente para ustedes, para el gobierno, y para mucha gente se ha convertido en un gran dolor de cabeza.

A ese proyecto se suma otro para reglamentar el derecho a la protesta social, es un derecho constitucional, que también defendemos, valoramos. Pero que no se le puede atravesar en forma alguna a los intereses, a los derechos de otros colombianos, el derecho al trabajo.

Nosotros hemos respetado el derecho a la protesta, eso es algo fundamental de cualquier democracia. Creo en estos siete años eso ha sido, bien demostrado que este Gobierno respetado ese derecho. Pero siempre y cuando no interfiera en los derechos de otras personas.

Pero unidos Gobierno, industria minera también hemos demostrado que SÍ es posible encontrar un equilibrio entre la actividad minera legal y eso que está preocupando cada vez más al mundo entero: la protección al medio ambiente.

Sobre todo un país como Colombia que es tan rico en materia de medio ambiente.

Y a ese esfuerzo tenemos que sumarle un diálogo permanente con los colombianos para contarles cómo la minería legal, en medida responsable es sinónimo de progreso y desarrollo.

Qué bueno esas propagandas que acabaron de presentar, eso es lo que tenemos que hacer, pero mucho más de lo que creemos cambiar las percepciones es bien difícil y eso hay que insistir muchísimo.

Y eso cuente con el Gobierno Nacional, soy el más interesado, soy el más interesado en que lo colombianos nos volvamos un poco más optimistas en el futuro, el pesimismo es el peor enemigo de la economía del crecimiento económico.

Usted lo sabe doctor Bruce Mac Master lo hemos discutido muchas veces. De manera que en esa cruzada, cambiar la percepción o mejorar la percepción de la actividad que ustedes hacen. Cuente con nosotros y creo que podemos hacer programas comunes y efectivos.

Ahí es donde quiero hacer un poco de estrategia y de táctica. Al diálogo con las comunidades y todos los actores del sector, hemos sumado una estrategia jurídica para conciliar y aclarar, lo más pronto posible, temas como los que usted mencionó: el uso del suelo y del subsuelo para que esas confusiones y esas contradicciones no sigan como fantasmas alrededor de los inversionistas sino que tengan certeza.

Yo sé que aquí estuvo como conferencista el magistrado Alejandro Linares, el mensaje nuestro a La Corte es importante, la seguridad jurídica es importante darle las señales claras.

Voy a posesionar la semana entrante a dos nuevos miembros de la Corte Constitucional, que proviene de ternas que el Presidente de la Republica elaboró, esos ternas las elaboramos con mucho cuidado en un proceso de meritocracia que nos autoimpusimos pero al mismo tiempo hay unos filtros importantes.

Y yo entrevisté a todos los candidatos, y los tres ternados, a todos les hice una serie de preguntas, entre las cuales estaba su compromiso con la paz, su compromiso con la sostenibilidad fiscal del país, eso es muy importante, que tengan en cuenta ese concepto en los fallos, cuánto vale un fallo, qué repercusiones fiscales va a tener.

Y también su compromiso con el desarrollo económico y una ponderación equilibrada, responsable de los derechos porque eso nos da certeza y seguridad jurídica, que yo sé, que es lo que más valoran cualquier inversionista.

Ya la seguridad física, que en este país durante tanto tiempo en la preocupación, que dejó de ser una preocupación, ahora es la seguridad jurídica, hoy somos totalmente conscientes.

En el presupuesto del Sistema General de Regalías para el periodo 2017-2018 destinamos más de 170 mil millones de pesos de los rendimientos financieros que da el Sistema, a los municipios productores para que sus comunidades se beneficien por la explotación de los recursos naturales en sus territorios.

Estamos viendo cómo podemos incentivar más la transferencia de recursos a los productores para que se sientan estimulados, por la inversión en minería o en petróleo y que los beneficie. Yo entiendo perfectamente la situación; sí un municipio no se siente beneficiado pues su reacción va a ser más en contra que a favor.

Y ahora liberados del lastre de la guerra con las Frac, el Estado está haciendo por primera vez presencia en todo el territorio nacional, llevando programas institucionales, llevando inversión y llevando seguridad.

Ayer por la mañana estuve en Uribe, en el municipio del Meta, era el corazón de las Farc, acuérdense que Casa Verde quedaba en el municipio. Allá mandaba el “Mono Jojoy”. Recuerdo muy bien que fui a esa vereda cuando fui Ministro de Defensa, hace 10 años. Fui escoltado por todo un ejército, como hace 10 años aquí en los Montes de María no entraba nuestra Fuerza Pública porque era un campo minado totalmente.

Y teníamos minas inclusive en los matorrales eso era territorio o bien de las Farc o bien de los paramilitares. Tan solo hace 10 años, hoy la situación es completamente diferente.

Y por eso hay todo un país por desarrollar y generalmente esas zonas son las zonas más ricas en hidrocarburos y en minerías. La gran oportunidad importante que vayamos de la mano para hacerlo bien, para hacerlo correctamente y no generar las reacciones que a veces son provocadas y a veces son justificadas.

La actividad minera legal –que atrae inversión y genera empleo– es y debe ser un pilar clave en este escenario de posconflicto. Y de hecho tenemos un potencial enorme en ese sentido.

De hecho, en la reforma al Sistema de Regalías estamos proponiendo la creación de una nueva bolsa de recursos para la inversión por los próximos 20 años.

Y esas inversiones se van a enfocar al desarrollo rural, a las vías, a los acueductos, a las escuelas, a los centros de salud y todo tipo de infraestructura para seguir consolidando la paz.

Y creo que hay un área donde podemos trabajar juntos, que son inversiones que tiene un retorno altísimo desde el punto de vista del impacto social, del impacto de la calidad de vida de la gente. Cuando la gente vea eso y rápidamente lo vea se va a dar cuenta del beneficio que eso trae y eso genera un círculo virtuoso.

Los municipios productores fueron especialmente afectados por el conflicto y sienten el impacto de las economías ilegales hoy en día. Porque el conflicto de las economías ilegales va de la mano –sobre todo asociadas a la explotación ilícita de minerales–, y esos son criterios que se va a tener en cuenta para distribuir esos recursos para darles recursos adicionales a esas zonas de conflicto.

Esa explotación ilícita, ilegal es sinónimo de lo peor que tenemos en el país es la extorsión, contaminación del medio ambiente, comercio ilegal, y es un combustible para la violencia, para la corrupción, narcotráfico, lavado de activos.

Y no es un problema menor: hemos detectado actividades ilegales en 267 municipios del país, y si bien tenemos avances, hay que redoblar esfuerzos porque a veces nos quedamos en una especie de bicicleta estática.

Yo les decía en esa reunión que llevamos 40 años luchando contra el narcotráfico y seguimos siendo el primer exportador de cocaína de los mercados mundiales. Con el Plan Colombia con todo lo que hemos hecho, pero lo seguimos siendo.

Por eso lo de ayer, allá en Uribe donde los campesinos cocaleros van a tener una alternativa de un producto legal con mercado para ese producto.

Es la primera vez que podemos encontrar una solución estructural porque antes como no controlábamos el territorio, por lo menos lo controlábamos esporádicamente. Entonces no llegaba el Estado se erradicaba la coca y al otro día se resembraba.

Por eso, ahí sí que estuvimos 40 años en una bicicleta estática, y por primera vez creemos que tenemos una solución a este problema.

A finales del año pasado presentamos un proyecto de ley para consolidar una lucha integral contra la explotación ilícita de minerales; y ese proyecto se acumuló con otros dos, y esperamos que la próxima semana tenga el primer debate en el Congreso de la República.

El proyecto establece que los delitos contra los recursos naturales y contra el medio ambiente se van a convertir en delitos relacionados con el lavado de activos. Es decir, se hace más severa la pena.

Además, la exploración y explotación ilícita de minerales se van a considerar como actividades que configuran la financiación del terrorismo.

Y no nos quedamos ahí, estamos fortaleciendo las herramientas que tienen las autoridades para decomisar, movilizar y destruir la maquinaria incautada, así como el control que se ejerce sobre los insumos de toda la actividad minera.

También les vamos a dar mayor peso a las sanciones ambientales y a fortalecer el combate contra la explotación infantil.

Por supuesto, no hemos esperado a que el proyecto se apruebe para tomar acciones contra quienes explotan de forma ilícita nuestros recursos minerales, ahí hemos hecho también un gran esfuerzo con los instrumentos que tenemos.

Las Fuerzas Armadas vienen ejecutando operaciones conjuntas que, solamente el año pasado, permitieron intervenir más de 2.500 minas, capturar más de 2 mil personas y destruir casi 170 piezas de maquinaria pesada.

Y, en lo que va corrido de este año, de este año, hemos intervenido casi 400 minas y hemos adelantado cerca de 700 capturas.

Venimos trabajando con la Fiscalía General y las autoridades ambientales, y también con nuestros vecinos.

Es un tema que no es solamente nuestro, es un tema de Ecuador, es un tema del Perú, un tema del Brasil.

Y le hemos dado prioridad a ese tema en nuestras relaciones con esos países.

Y, así como golpeamos a diario la explotación ilícita de minería, estamos apoyando a quienes por décadas, y ese es el reto que tenemos, se han dedicado a la minería de supervivencia y se quieren formalizar, muchos se quieren formalizar; así como muchos de los campesinos cocaleros quieren dejar la coca, es impresionante, solamente que les den la oportunidad y dejan la coca.

Y queremos premiar a quienes quieren hacer las cosas bien y crecer como empresarios, y yo creo que ustedes ahí también, lo hemos hablado muchísimas veces, asociar -así como en el campo- podemos asociar a los grandes inversionistas con los campesinos, en la minería poderlos asociar como en su defecto se ha hecho en algunos sitios, las compañías legales, grandes, responsables con los informales para formalizarlos.

Porque una industria legal es una industria sólida, rentable y productiva. Y algo muy importante, atrae más inversión.

Y más inversión, ustedes lo saben mejor que yo, significa más empleo, más crecimiento, más desarrollo, más industria. Más inversión son más buenas noticias.

Y las inversiones que se esperan en el sector para los próximos 5 años son verdaderamente impresionantes: me hablaban de números cercanos a los 7.500 millones de dólares.

Y ojalá se materialice porque eso es confianza en el sector, eso es confianza en el país.

En estos siete años de gobierno nos hemos esforzado por hacer de Colombia un país más atractivo a la inversión, y nuestro buen desempeño económico –a pesar de todos los problemas que hemos tenido, de la turbulencia internacional– del choque externo que sufrimos con la baja del precio del petróleo, yo les decía a algunos amigos que Fedesarrollo hizo un estudio sobre la magnitud de ese choque externo. Y decían: solamente hemos tenido choques externos similares en la Gran Depresión de los años treinta y después de la Guerra de los Mil Días.

La magnitud del choque nos hizo sufrir mucho, nos tocó apretar el cinturón de una forma bastante dolorosa.

Pero, ya lo superamos, y lo superamos sin perder empleo, sin dejar de reducir nuestra tendencia de sacar de la pobreza a los colombianos, y ya eso lo logramos pasar y creo que tenemos ahora un ambiente mucho más positivo con unas bases mucho más sólidas.

Yo estoy absolutamente seguro, me hubiera gustado que alguien les hubiera hecho la presentación que se hizo hace algunos días en otros foros sobre: cómo la economía colombiana es hoy mucho más sólida de lo que teníamos hace siete años.

En esto de la inversión, por ejemplo, que es una de las cifras más importantes, recibimos la economía hace siete años con el 22 por ciento, era la inversión que tenía el país.

Hoy está por encima del 28, 29 por ciento, que era lo que aspirábamos nosotros cuando abrimos la economía que tenían los Tigres Asiáticos, entre el 25 y el 30, nosotros estábamos en el 30, y somos el país de toda América Latina que tiene la tasa de inversión más alta.

Hoy, ya la tenemos, la tenemos que mantener, y ojala la pudiéramos incrementar.

Hoy se conocieron las cifras de crecimiento de la industria manufacturera en marzo: creció 4.8 por ciento.

El comercio también creció, queremos crecer mucho más, todavía hay signos de debilidad, pero lo fundamental está mucho más sólido e invirtiendo en el fututo, las inversiones en educación es una inversión en el futuro, las inversiones en infraestructura, en los puertos, en los aeropuertos, es una inversión para mejorar la competitividad hacia el futuro.

El año pasado ingresaron a la economía colombiana –como inversión extranjera directa– 13.600 millones de dólares – 16 por ciento más que el año anterior, 2015, y más del doble de lo que recibimos el año 2010, cuando iniciamos el gobierno–.

Como les decía: la tasa de inversión es la más alta de toda América Latina, más alta que Chile que era el campeón de campeones, más alta que Perú, que Argentina, que Brasil, que México.

Lo más importante –y esto es fundamental– es que esos buenos balances se están traduciendo, que es lo fundamental de cualquier economía, en más bienestar para todos los colombianos.

Nos pusimos una meta de sacar a 5 millones de colombianos de la pobreza, ya la cumplimos y nos faltan 15 meses de gobierno. Llevamos 5.1 millones.

El desempleo está en un dígito, y seguimos generando empleo.

Otro indicador que es un indicador para mí muy importante, muy importante para usted querido alcalde de aquí de Cartagena porque vive del turismo o buena parte de sus recursos. El número de visitantes extranjeros superó la meta que nos pusimos, nos habíamos puesto 4 millones y ya superamos los 5 millones, y lo que les decía de las semillas para el crecimiento futuro, la inversión en educación es la más alta de nuestra historia, la seguimos creciendo

Con este ajuste el único sector que no afectamos fue la educación y llevamos en la educación como el sector más importante del presupuesto en los últimos tres años.

Además, para ganar competitividad, estamos haciendo una apuesta por el desarrollo sostenible, ustedes saben que fuimos líderes en esa propuesta de los objetivos de desarrollo sostenible que se suma, por supuesto, a las inversiones que estamos haciendo en los demás sectores que jalonan la economía.

La vivienda, por ejemplo, la seguimos teniendo como un motor de la economía, jalona la economía, pero al mismo tiempo hemos reducido el déficit habitacional de los colombianos en 50 por ciento.

Un millón 300 mil viviendas se han construido.

También nos la hemos jugado por las buenas prácticas mineras con estándares internacionales: y ustedes saben mejor que yo, Colombia se adhirió a la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas.

Y en nuestro Plan Nacional de Desarrollo incluimos lineamientos de la OCDE para garantizar la consolidación del sector minero como un impulsor del desarrollo sostenible del país.

Y ustedes saben que el ingreso la OCDE es otro factor de estabilidad de garantía de estabilidad para ustedes y eso para mí ha sido muy importante y estamos muy cerca de ingresar y ese sería otro sello de confianza en el futuro de Colombia y nuestras inmensas posibilidades en materia de desarrollo económico dentro del marco de la OCDE son reales.

La semana pasada nos dieron luz verde en otro Comité o sea ya estamos en 21 de 23 comités, nos quedan 2.

¿Qué sigue? Seguir creciendo. Seguir generando oportunidades de negocio, seguir generando empleo.

Sin guerra, sin ese conflicto armado los inversionistas que antes no se animaban a venir ya se están acercando; eso sin contar que la consolidación de la paz va a generar más crecimiento, todavía no lo hemos sentido pero va a generar mucho más crecimiento, ustedes saben también los cálculos unos dicen que uno por ciento otros dices que uno y medio, otros dicen que hasta el dos por ciento.

Fíjense: el Fondo Monetario Internacional se reunió la semana pasada para analizar la economía colombiana y sus perspectivas.

Y cuál fue el diagnóstico, que lo conocimos el pasado jueves, muy positivo.

¿Qué dijo el Fondo? Que nosotros nos habíamos ajustado adecuadamente a esta nueva coyuntura internacional que el choque externo lo manejamos muy bien que hemos mantenido el liderazgo en el crecimiento de la región y que estamos avanzando como pocos, no lo decimos nosotros lo dice el Fondo Monetario, en la reducción de la pobreza y el crecimiento de la clase media, en la reducción de la desigualdad.

Y para el futuro, lo dice el Fondo, las perspectivas son favorables, y van respaldadas por el acuerdo de paz que va a dar un gran impulso y las reformas estructurales que hemos hecho que también han dado un gran impulso e hicieron un elogio a la reforma tributaria como una reformas estructural bien encaminada.

A veces me dicen a mí que yo peco de optimista, pero es que las cifras están ahí, y los análisis más serios no del Gobierno, de los analistas internacionales, las calificadoras de riesgo ahí están.

Y tenemos todas las condiciones para seguir garantizando la llegada de capital, de más inversiones.

Condiciones cada vez mejores, un marco operativo despejado, un combate firme contra la ilegalidad y el pleno respaldo, algo que los inversionistas valoran mucho, a la institucionalidad, que es muy importante, esa es la fórmula para aumentar el interés de los inversionistas en el sector minero colombiano.

El comportamiento del sector es muy alentador y tenemos cada vez más señales de confianza en Colombia como destino minero.

En oro, por ejemplo, se licenció otro proyecto de gran minería subterránea en Buriticá, Antioquia, que va a duplicar la producción de oro de origen lícito.

Tenemos que hacer un inmenso esfuerzo porque el porcentaje del ilícito es todavía descomunal.

Este es un ejemplo de que podemos, entre todos y ese esfuerzo lo hicimos entre todos, Gobierno nacional, Gobierno departamental, la empresa, todos y logramos hacer algo muy exitoso.

Ese proyecto lo desarrolla la Continental Gold y, justamente ayer me dijeron que una compañía Newmont Mining Corporation, que es la segunda productora mundial de oro y cobre, anunció la compra del casi el 20 por ciento de Continental Gold.

Y eso me alegra a mi muchísimo, porque ese tipo de inversiones no se hacen a la topa tolondra, se hacen después de muchos análisis y es una apuesta del sector para este año que demás está con una perspectiva de crecimiento del 5 por ciento del PIB.

Ustedes van a seguir siendo una de las locomotoras principales que jalonan nuestra economía. ¡Eso es lo que queremos!

De mi parte, les quiero asegurar que cuentan con este Gobierno que quiere respaldar la consolidación de una industria fundamental para el desarrollo económico y social del país.

Ese lema: el ‘futuro de la industria en el territorio’ es promisorio y las condiciones están dadas para seguir consolidando un sector robusto, que sea motor de la nueva Colombia que estamos construyendo.

No me resta sino desearles los mayores éxitos para que, retomando a Bertrand Russell, la minería le siga entregando a Colombia esas cifras, esa matemática que aunque fría y austera es bella porque significa progreso y desarrollo.

Muchas gracias.

/discursos/170512-Palabras-del-Presidente-Juan-Manuel-Santos-en-la-clausura-del-Congreso-Nacional-de-Mineria-2017

Noticias Relacionadas