Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de clausura curso de Altos Estudios Militares y curso Integral de Defensa Nacional

Ir al contenido
 
Noticias
Bogotá , lunes, 28 de noviembre de 2016
Sistema Informativo del Gobierno - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de clausura curso de Altos Estudios Militares y curso Integral de Defensa Nacional

Ante todo, mis más sinceras felicitaciones a todos los que acaban de recibir su diploma de este curso de altos estudios militares.

Conocer estos temas es parte fundamental de la educación de cualquier profesional que quiera tener una visión amplia sobre el futuro de nuestro país.

El curso que ustedes acaban de terminar es un curso que ya tiene un gran prestigio internacional.

Conocer los problemas, los desafíos, de nuestra seguridad, de nuestra defensa, siempre, siempre contribuye a que seamos mejores ciudadanos mejores profesionales. Sé que no es un curso fácil y por eso, a todos, mis felicitaciones.

Nosotros somos una democracia dinámica y un ejemplo exitoso. El mundo entero lo está diciendo, de una democracia que pasa de la guerra a la paz, de la forma como lo hemos hecho, está siendo exaltada por la comunidad internacional.

Y una parte importante de ese señalamiento, de esa exaltación tiene que ver con nuestras Fuerzas Armadas, que han sido fundamentales para lograr esta transición.

Y también serán nuestras fuerzas fundamentales para consolidar la construcción de la paz.

El camino hacia el fin del conflicto ha tenido altas y bajas.

El resultado del plebiscito fue un revés, pero que al mismo tiempo nos presentó una oportunidad. Una oportunidad para escuchar, para atender, para dialogar y para mejorar lo que habíamos logrado. Algo que creo que hoy ya nadie pone en duda.

Tenemos un acuerdo más profundo, con más proyección y con mayor apoyo de la ciudadanía.

Los miembros de las Fuerzas Armadas han jugado un papel muy importante y desde el principio les dije hace más de 6 años que por ningún motivo, por ninguna razón, en esta ocasión iban a quedar en condiciones inferiores en materia de aplicación de la justicia transicional.

Se ha dicho y se ha repetido en diversas oportunidades que el tratamiento para nuestros hombres, mujeres de nuestras fuerzas, nuestros soldados de tierra, mar y aire, a nuestros policías, debe ser un tratamiento equitativo, equilibrado, simultáneo pero también especial y diferenciado.

Y la fórmula con la cual abordamos este reto fue buscar el máximo de justicia que nos permita la paz frente a nuestros adversarios. Pero para la Fuerza Pública, el máximo de beneficios que garanticen la seguridad jurídica.

Algunas disposiciones del nuevo acuerdo en materia de la Justicia Especial de Paz para nuestras fuerzas militares son, por ejemplo, que aportar verdad es un deber pero no implica obligación de aceptar responsabilidades.

Si un testigo declara cambio de beneficios eso tendrá valor probatorio, sólo, sólo si es corroborado por otros medios de prueba.

Toda actuación de los agentes del estado se presume legal. Y eso quedó expreso en el acuerdo.

Los informes de organizaciones de víctimas no pueden servir por si mismos para fundamentar acusaciones.

Si la Jurisdicción Especial de Paz tiene indicios de falsas acusaciones o denuncias en algún informe que se les presente, la justicia ordinaria tendrá la obligación de investigar.

La revisión de sentencias contra combatientes, es decir, miembros de nuestras Fuerzas Armadas, no las hará la Corte Suprema sino al Jurisdicción Especial de Paz.

Y a petición del condenado, esta Jurisdicción Especial de Paz puede revisar sentencias cuando la calificación de las conductas sea diferente en el derecho internacional.

La revisión de sentencias nunca podrá agravar la situación del sancionado. O sea se le aplicará siempre el principio de favorabilidad.

El Ministerio de Defensa hará un listado de militares y policías con derecho a la libertad transitoria, condicionada y anticipada, cuando no se trate de los delitos más graves.

El Ministerio también va a consolidar el listado de militares y policías con derecho a reclusión en establecimiento militar o policial cuando haya cumplido 5 o más años de prisión por crímenes graves.

En este acuerdo se suprimió la disposición sobre control efectivo de la conducta. Lo que se determinó es que iría por un acto legislativo.

Esto se hizo porque aquí ha habido mucha especulación y mucho rumor. Se hizo simplemente para cumplir con un principio básico.

Y un procedimiento que acordamos desde el principio: que nada que tuviera que ver con el tratamiento judicial de nuestras fuerzas iba a ser discutido con las Farc.

Que cualquier tratamiento, cualquier decisión sobre la aplicación de la justicia transicional para los hombres y mujeres de nuestras fuerzas sería una decisión del Gobierno, tomada por el Gobierno.

Y en esas condiciones se suprimió la disposición sobre el control efectivo de la conducta, pero se va a incluir en un acto legislativo una definición similar que asegure y eso es fundamental, que asegure la seguridad jurídica que tanto, tanto necesitamos para los hombres de nuestras Fuerzas.

Este nuevo acuerdo significa el fin del conflicto, ni más ni menos, el fin de 52 años de conflicto, pero también significa que tenemos que estar preparados para responder de forma efectiva frente a otros fenómenos criminales y de violencia.

Ya estamos avanzando en esa dirección.

Los resultados que nuestras Fuerzas están obteniendo en esos otros frentes están a la vista. Las cifras así lo determinan, lo señalan y son cifras para exaltar. Voy a mencionar solamente algunas.

En lo que va corrido de este Gobierno hemos capturado 22.546 miembros de organizaciones criminales; hemos neutralizado 24.246 miembros de la guerrilla; hemos incautado 1.297 toneladas de cocaína; hemos destruido más de 18.500 laboratorios.

La lista continúa: 61 cabecillas del estado mayor central, frentes y columnas de las Farc y 31 del ELN han sido neutralizados; 71 de las organizaciones criminales.

Los indicadores, por ejemplo, de secuestros, de homicidios, de ataques terroristas, de piratería, todos están en este momento en su nivel más bajo en muchas décadas.

Tenemos la firme intención de seguir fortaleciendo a nuestras Fuerzas para que estén preparadas para el futuro. Queremos unas Fuerzas innovadores, especializadas, con capacidades fortalecidas. ¡Qué bueno ver cómo hemos venido evolucionando en esa dirección!

Esta misma mañana, el Premio Nacional de Alta Gerencia se otorgó a la CIAC (Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana), el premio de Excelencia en el Trabajo. Un premio muy merecido porque la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana desarrolló T-90 Calima, que es el primer avión de entrenamiento militar construido en este país.

Yo he sido testigo de toda esa evolución, y sé, soy el testigo de primera fila de cómo los hombres de nuestra Fuerza Aérea y todos los que han venido participando, le han dedicado tanto tiempo, tanto conocimiento, tanta pasión para sacar adelante este proyecto que hoy nos permite que 26 aviones estén volando por nuestro espacio aéreo.

El mundo entero está señalando a nuestras Fuerzas como un ejemplo y quiere aprender de ellas.

Nuestras Fuerzas Militares son un caso de estudio para muchos expertos, muchas universidades, muchas Fuerzas Armadas alrededor del mundo.

Hace dos semanas estuvo aquí un grupo de generales ingleses con un expresidente de Nigeria expertos en materia de seguridad y de lucha contra insurgente, lanzando un libro, un libro que se lanzó en la Universidad de Los Andes, se llama “A Great Perhaps”, donde describe el caso colombiano como un caso ejemplar.

Yo diría que no hay un Ejército o unas Fuerzas Armadas en el mundo en este momento que sean tan efectivas en la lucha contra insurgente como la colombiana, y no lo digo yo, me lo dicen los expertos alrededor del mundo simple y llanamente porque nuestras Fuerzas han tenido que combatir la insurgencia durante tanto, tanto tiempo en condiciones tan difíciles.

Eso es un activo, un activo muy importante que tenemos que preservar y aprovechar. Y estamos compartiendo ese conocimiento con otras naciones.

Nosotros podemos sentirnos muy orgullosos señor Ministro, señores comandantes que estamos dejando al país las mejores Fuerzas Armadas de toda nuestra historia, las mejor equipadas, las más capacitadas.

Eso ha sido un esfuerzo de muchísima gente y durante muchísimo tiempo, pero ese propósito que nos empeñamos en cumplir hace ya casi 10 años, creo que se ha cumplido con creces.

El gran reto es continuar, continuar en ese esfuerzo de búsqueda de la excelencia, de seguirnos posicionando como unas Fuerzas Armadas ejemplares ante el resto del mundo y eso requiere un esfuerzo como el que ustedes hoy acaban de culminar: más estudios, más preparación, más innovación y estar siempre, siempre listos para poder adaptarnos a las nuevas realidades.

Tenemos que seguir haciendo un esfuerzo para combatir la corrupción para ser cada vez más transparentes.

El Ministro señalaba hoy en el Consejo de Ministros que estamos dentro de los 19 países en más bajo riesgo de corrupción en el sector defensa y único de América Latina.

Hay que ir ahondando en esa dirección. No lo dice el Ministro, no lo digo yo, lo dice Transparencia Internacional.

El Grupo Social y Empresarial de la Defensa que tuve honor de crear, es hoy sólido y clave para la consolidación de la paz. Tenemos que seguir pensando y seguir trabajando para mejorarle cada vez más el bienestar a nuestras Fuerzas y a sus familias que merecen todo el reconocimiento de todos los colombianos.

Tenemos que seguir haciendo cursos como los que ustedes acaban de terminar para que en la parte académica y en la parte de la innovación podamos ser también líderes.

Nos hemos propuesto que, por ejemplo, en nuestras escuelas de formación, la mía, donde me formé en la Escuela Naval de Cadetes, se convierta en la mejor escuela de toda América Latina y estamos haciendo unas grandes inversiones en laboratorios y en capital humano para poder lograr esos objetivos.

Esos son retos que tenemos hacia delante y que ustedes los oficiales que terminaron este curso y que serán generales dentro de pocas semanas, pues le va a tocar manejar ese barco durante los próximos años.

Y qué bueno que estén preparados con todas las herramientas para lograr esos objetivos.

El mundo reconoce el esfuerzo y el profesionalismo de nuestras Fuerzas. En un viaje reciente me decía un oficial inglés, me decía: yo llevo muchos años estudiando transformaciones de Fuerzas Militares, de Fuerzas Armadas a través del mundo, la transformación, para bien, de las Fuerzas Armadas Colombianas en esta última década, ha sido algo que tal vez no tiene parangón en el resto del mundo, cosa que me puso a mi muy orgulloso, pero sobre todo los debe enorgullecer a todos ustedes.

De manera que, a seguir trabajando para buscar la excelencia. A seguir trabajando por las instituciones, en los generales y almirantes futuros que son ustedes dentro de pocas semanas.

A los profesionales que tomaron el curso: que esta experiencia les sirva para, no solamente, conocer y apreciar y querer mucho más a nuestras Fuerzas Armadas, sino que también cada uno desde su trabajo, desde su responsabilidad, contribuyamos a que este país se una cada vez más con las Fuerzas Armadas como su columna vertebral, como siempre lo ha sido, garante en nuestra seguridad y de nuestra democracia.

Muchas gracias.

(fin/lhb/jmp)

Noticias Relacionadas