Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el lanzamiento de la estrategia ‘El Turismo le dice Sí la Paz’

Ir al contenido
 
Noticias
Santa Marta , sábado, 30 de julio de 2016
SIG - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el lanzamiento de la estrategia ‘El Turismo le dice Sí la Paz’

​.

Este evento, que se ha denominado ‘El turismo dice si a la paz’, tiene un significado muy especial, porque en cierta manera lo que representa, lo que compila, es el futuro de nuestro país. En este colegio, que está haciendo una labor muy importante no solamente por educar a nuestros niños, nuestras niñas, con la mejor calidad posible en materia de educación, sino que le está agregando un ingrediente de futuro, que es precisamente el ingrediente del turismo. El turismo como una actividad importante, pero sobre todo como una actividad con muchísimo futuro.

¿Por qué el turismo debe decirle sí a la paz, por qué el país debe decirle sí a la paz? Hay muchísimas razones, voy a resumir algunas de ellas. Una ciudad como Santa Marta, una región como la Costa Caribe, un departamento como el Magdalena, ha vivido sufriendo las consecuencias de la guerra durante más de 50 años. ¿Cómo se manifiestan esas consecuencias de esta guerra? De muchísimas maneras. No solamente las muertes, no solamente los desplazamientos, sino que también la guerra afecta, y en forma grave, la actividad económica.

La guerra, el conflicto, ahuyenta la inversión, desplaza a personas hacia las ciudades. Yo le garantizo, querido Alcalde, que muchos de los problemas que usted tiene hoy de darles los servicios públicos a todos los samarios, que están demandando, con razón, más servicios públicos, más puestos en los colegios, más camas en los hospitales, que demandan más servicios de agua, muchos de ellos son desplazados de la guerra. Desplazados que estaban acostumbrados a una actividad, la mayoría vienen de las zonas rurales de donde la guerra los ha desplazado, se vienen a las ciudades, y les generan a las ciudades unos problemas de oferta de servicios públicos, a todas, muy graves, que cada vez se vuelven peor.

Tenemos 8 millones de personas víctimas del conflicto que están demandando, en alguna u otra forma, sus derechos, con razón, pero que entra en conflicto con los planes de muchas ciudades, que no tenían contemplados en sus pronósticos que iban a tener que acoger a estas personas y darles los servicios públicos adecuados.

La paz tiene beneficios de tipo social, de tipo moral. Una sociedad que ha venido sufriendo una guerra por tres generaciones comienza a acostumbrarse a la guerra. Una profesora, hace unos días, en Antioquia, decía algo muy importante, que me llegó al fondo del corazón, me decía: ‘Presidente, eso que usted está haciendo nos permite recuperar algo que la sociedad colombiana ha venido perdiendo, la compasión’.

Yo la miré como con ojos extrañados, le dije: ¿La compasión? Me dijo: Sí. La compasión es la capacidad del ser humano, de las personas, de sufrir por el dolor ajeno. Cuando ve alguna persona a alguien sufriendo, teniendo dolor, uno también sufre, eso es compasión. Que tiene mucho que ver además con la misericordia, que este es el año de la misericordia, de acuerdo con el Papa Francisco.

Pues me decía: Nosotros hemos perdido la compasión, los colombianos. Porque la guerra lo que hace es eso. Cuando se acostumbra a ver en los periódicos, en los noticieros de televisión, en la radio, noticias todos los días, masacres aquí, asesinatos allá, uno va perdiendo la capacidad de conmoverse por esas noticias.

Yo le decía: ¿Sabe qué? Tiene la razón. Decía: Lo importante para una sociedad, para que sea una sociedad unida, reconciliada, es recuperar la compasión, la capacidad de sufrir por el dolor ajeno.

Eso es lo que también la paz nos va a traer y eso tiene que comenzar en nuestros propios corazones. La querida rectora citaba a Mandela. Mandela repetía con mucha frecuencia: La paz tiene que comenzar en el corazón de cada uno de nosotros. Porque si el corazón está lleno de odio y lleno de rencor, y lleno de sed de venganza, no podrá nunca reconciliarse, inclusive dentro del hogar, inclusive dentro de la familia. Mucho menos en los colegios, mucho menos en las comunidades, mucho menos en los países. Ahí tiene que comenzar también ese propósito de ir construyendo esa paz.

Saltando al tema del turismo, ¿por qué el turismo debe decirle sí a la paz? Porque si hay alguna actividad que se va a beneficiar por el fin del conflicto, por la paz, va a ser el turismo. El turismo en todos los países que han hecho esa transición de un conflicto armado a la paz, se ha disparado. Y se dispara por dos razones fundamentales: por un lado, porque muchísimos turistas no vienen a Colombia simple y llanamente porque nosotros estamos en la lista de países con conflicto armado.

Muchos de los turistas comienzan a planear sus vacaciones o sus viajes: a dónde vamos, le dice la mujer al marido. O la familia le dice: ¿A dónde vamos a viajar el año entrante en las vacaciones?

Entonces sacan el mapa y lo primero que descartan son los países con conflicto armado: para qué nos vamos nosotros a arriesgarnos a ir a un país con conflicto armado.

El famoso Travel Warning, de Estados Unidos, no nos lo han quitado, entre otras razones, por eso: porque somos todavía un país con conflicto armado y con grupos que están catalogados como terroristas. Cualquier norteamericano que ve que el país tiene un Travel Warning, pues simplemente borra ese país de su ruta, de su destino, como turista.

Pero otra razón muy importante, que no solamente tiene que ver con los turistas que vienen del exterior sino con el turismo también nuestro, es que hay zonas espectaculares de este país que ni siquiera nosotros mismos, los colombianos, las podemos visitar, porque son zonas rojas, zonas de conflicto, zonas bellísimas que los mismos colombianos no conocen.

Yo les voy a contar una anécdota que me sucedió, para darles un ejemplo de lo que les estoy diciendo. Cuando asumí como Ministro de Defensa, hace diez años, me fui a un municipio muy pobre, recién recuperado por nuestras Fuerzas Armadas en La Macarena. Allá inclusive me mostraron una Toyota 4x4, que me decían: Esta es la que usa el ‘Mono Jojoy’.

Yo registré eso. En ese momento, en esa población no circulaba prácticamente el peso, circulaba la coca, como moneda de intercambio. Y las identidades de las personas no eran las de la Registraduría de la Nación. Las expedían las Farc. Y me dijeron, dentro de muchas de  las conversaciones que tuve con mucha gente: Hay un sitio maravilloso, un sitio realmente espectacular, que lo llamamos el ‘Country Club’ de las Farc. Yo dije: ¿El ‘Country Club’ de las Farc? Sí, usted va poder sobrevolar y lo podrá ver. Era Caño Cristales. Efectivamente, sobrevolé, vi Caño Cristales. Dije: Qué sitio tan espectacular. Se veía el reflejo de esas algas, los múltiples colores, por eso dicen que es el río más lindo del mundo.
 
Pues bien, en el proceso de recuperación del territorio que adelantaron nuestras Fuerzas Militares, nuestros generales, todos los soldados de tierra, mar y aire y  nuestros policías, fueron recuperando el territorio, y dentro del territorio que recuperaron, por supuesto estaba Caño Cristales.

Pues bien, el año pasado aquí nos visitó el Príncipe Carlos de Inglaterra. El Príncipe Carlos de Inglaterra es una persona que se ha dedicado a viajar por el mundo entero. Es uno de los grandes promotores de la conservación del medio ambiente. Lo llevé primero a un parque que tenemos, que estoy seguro que muy pocos o nadie aquí jamás ha visitado, que es el Parque de Chiribiquete, en un sitio realmente espectacular.

Después de visitar el Parque de Chiribiquete, que queda cerca al Amazonas, lo llevé a que conociera Caño Cristales. Cuando se iba a subir al avión nuevamente, de regreso para Bogotá, me dijo: ‘Presidente, yo he viajado por el mundo entero, he tenido muchísimas experiencias, pero experiencias como ésta que tuve hoy, el Parque de Chiribiquete y la belleza de este río, de Caño Cristales, el sitio donde estamos, le confieso que casi nunca o nunca lo he sentido. Qué espectáculo, qué maravilla de país tienen ustedes. Cuídenlo, cuiden ese medio ambiente, cuiden esa belleza’.

Esta anécdota se las cuento simplemente para decirles que sitios como ese hay muchísimos por todo el país, muchísimos. Ustedes tienen aquí al lado de Santa Marta unos sitios espectaculares. Les cuento otra anécdota cortica. Estaba con unos banqueros muy importantes, entre ellos el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, el que salvó a Estados Unidos de esa crisis financiera, de esa debacle financiera hace ocho años.

Él es parte de una institución que protege el medio ambiente, que se llama Nature Conservancy. Y tiene una afición, ver pájaros. Y quería venir a la Sierra. La señora también tiene la misma afición. A veces dicen que uno debe tener las mismas aficiones que la señora, a veces dicen que deben tener diferentes aficiones, depende de cada pareja. En este caso tenían la misma afición: ver pájaros.

Los mandé a visitar Ciudad Perdida, la Sierra Nevada. Les dije: Pueden aprovechar y ver porque allá hay muchos pájaros y muy lindos. Iban a ir un día, se quedaron siete días. Y me dijeron después: Nunca habíamos tenido la experiencia que hemos tenido, desde el punto de vista del avistamiento de los pájaros, como tuvimos aquí al lado en la Sierra Nevada.

¿Qué les quiero decir con eso? El potencial turístico de Colombia es excepcional. Nosotros hace ya 4 ó 5 años, con otro samario, ahora tenemos una samaria, pero otro samario, parece que los samarios están monopolizando los Ministerios de Industria, Comercio y Turismo. Con Sergio Díaz-Granados, cuando estaba de Ministro, Paula estaba creo que allá presente, les dije: tenemos que ponernos una meta, 4 millones de visitantes a Colombia en los próximos 4 años.

Pues bien, hemos sobrepasado con creces esa cifra, pero 4 millones ó 5 millones no es nada, comparado con el potencial que tenemos nosotros. Nada. Y ya el turismo es el segundo generador de divisas que hay en la economía colombiana, el segundo.

Como les decía al principio, la actividad de los restaurantes, del turismo, de los hoteles, está generando cada vez más empleo, más empleo, y empleo formal, empleo bien pagado. Ese empleo se está creando en colegios como éste, niños y niñas que hacen su colegio normal, pero al mismo tiempo les enseñan a apreciar, a valorar, a identificar esa enorme riqueza que tiene Colombia. Una enorme riqueza que no hemos podido gozar ni siquiera los colombianos por la guerra.

Por eso es que el turismo va a ser tan beneficiado cuando firmemos la paz. Cuando firmemos la paz, no solamente desaparecen las Farc, porque eso es lo que va a suceder, el día que firmemos la paz  desaparecen las Farc. Mucha gente no cree. No, que cómo van a desaparecer. Pues sí, desaparecen, van a tener que entregar hasta la última pistola. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, con las cuales todos los aquí presentes hemos convivido toda nuestra vida y hemos visto los horrores de esta guerra, desaparecen. Así de sencillo pero así de importante.

¿Y qué aparece en su reemplazo? Oportunidades que nosotros jamás nos habíamos imaginado. Y el sector donde se van a presentar más oportunidades es el del turismo. Ya hay inversionistas de todos lados del mundo esperando y viendo cómo es que van a aprovechar esta transición hacia la paz en materia turística.

Por eso este colegio se va a volver cada vez más importante, porque cada vez habrá más demanda por personas capacitadas. Por eso el esfuerzo que estamos haciendo en el bilingüismo, para que más y más colombianos y colombianas aprendan inglés y tengan la capacidad, no solamente de aprovechar lo que va a venir en materia de turismo sino las inversiones de todo tipo.

Muchos de los llamados call centers, que ya están establecidos en Colombia, quieren crecer, y una de las limitantes es la falta de personas que hablen otro idioma. Por eso el esfuerzo que estamos haciendo para que la gente aprenda, cada vez más, otro idioma.
 
Pero lo que les quiero decir es: qué importante este evento de hoy, el sitio donde lo estamos haciendo, porque si hay una ciudad, porque si hay una región que tiene potencial turístico, es Santa Marta.

Santa Marta es una ciudad maravillosa, donde estamos todavía por construir todo lo que puede ser Santa Marta en materia turística. Lo que puede ser toda esta región desde La Guajira, porque hay también unos sitios espectaculares.

Y cierro por algo que es una realidad sencilla, una realidad de a puño. De las pocas industrias que tienen garantizada una demanda creciente es el turismo. ¿Por qué? Porque cada vez habrá más gente de más edad, retirada, que va a querer viajar. Porque cada vez, en la medida en que el poder adquisitivo del mundo entero sube, comienzan  a viajar más y más, a conocer el mundo. Y Colombia, el país más biodiverso del mundo por kilómetro cuadrado, una riqueza que tenemos que proteger a toda costa.

El país con el mayor número de pájaros en el mundo entero. No hay un país, ni Brasil ni la India, que tenga más variedad de pájaros que Colombia. Un país que tiene todos los climas. Una diversidad de culturas, que es lo que nos hace fuertes. Aquí tenemos al lado el nevado más alto del mundo entero y más cerca del mar.

Santa Marta, muchos de ustedes no saben, es de las pocas ciudades en el mundo que el viento no llega del mar sino sale, sale hacia el mar. Eso le da un clima especial, en fin.

Tenemos un país maravilloso que no lo hemos podido gozar, que no lo hemos podido realmente aprovechar por la guerra. Y el turismo va a ser una de las actividades más beneficiadas.

El Primer Ministro Chino estuvo aquí hace unos meses, el año pasado, y yo le preguntaba que por qué venía a Colombia, por qué el interés de la China por Colombia. Entonces me decía: porque Colombia es uno de los pocos países del mundo entero, de acuerdo a la FAO, que tiene un potencial realmente importante para aumentar la producción de alimentos.

La China importa el 60 por ciento de los alimentos que consume. Me decía, con cierta ironía: somos muchos chinos y estamos necesitando, cada vez más, más alimentos. Y no solamente los chinos, en la India, en Indonesia, hay una creciente demanda por alimentos. Y estamos preocupados. Los chinos, los asiáticos, piensan a largo plazo. Es una de sus virtudes culturales: piensan a largo plazo. Y estamos preocupados de dónde van a venir esos alimentos. Desde ya queremos ver qué países podrían ser despensas de alimentos para el mundo. Colombia es uno de los pocos, de siete países, que realmente tienen potencial.

Entonces nosotros efectivamente tenemos la mitad del país sin producir. Y la otra mitad con una producción muy incipiente, en el sentido que no tenemos productividad, porque como siempre hemos tenido tierra y las semillas uno las bota y ahí crecen, no nos hemos puesto a cuidar realmente la calidad de nuestros productos. Poco a poco ya vamos aprendiendo, pero el potencial es enorme.

Pero le decía a este Primer Ministro, le preguntaba, cuántos turistas salen de la China todos los años a visitar el mundo, y la cifra que me dio me impresionó: 140 millones de chinos salen todos los años de turistas al resto del mundo. ¿Ustedes saben cuántos vienen a Colombia de todos esos 140 millones? 8 mil. Y no son turistas, son empresarios o burócratas del gobierno, porque los turistas no vienen.

Le pregunté al Primer Ministro: ¿por qué no vienen los turistas? ‘Presidente, porque ustedes son un país con conflicto armado’.

Con eso termino esta intervención, agradeciéndole, Directora, y felicitándola muchísimo esta labor; a la Policía como siempre agradeciéndole de corazón esta actividad. La Policía turística es una Policía pertinente y necesaria, que está creciendo.

Lo que acabamos de ver, lo que están haciendo, innovando la Policía y nuestras Fuerzas Armadas en general, tienen esa gran virtud de que están innovando y se están preparando para ese futuro.

El General Mejía en el Ejército ya nos mostró la visión del Ejército hacia el año 2030, un ejército moderno, un ejército fuerte, un ejército adaptado a nuestras necesidades; lo mismo están haciendo en la Armada, la Fuerza Aérea, pero también la Policía, y esto que estamos hoy presenciando con la Policía a la vanguardia, de preparar y mejorar los policías turísticos, como también tiene que hacerlo con los policías ambientales, porque este es el futuro, y el turismo también necesita seguridad.

La seguridad es fundamental. Por eso cuando los turistas vienen y ven policías discretos pero efectivos, eso atrae todavía más turistas. Por eso también quiero agradecerles a todos nuestros policías, y seguir aumentando el número de policías dedicados al turismo, porque esa actividad, como les digo, es la de más potencial.

Por eso, queridos amigos y amigas, es que el turismo sí debe decirle Sí a la Paz, por esos motivos. ¿Y qué le dice el turismo a la paz? Sí a la Paz, Sí a la Paz.

El turismo le dice Sí a la Paz, porque el turismo va a ser el más beneficiado por esa paz. Muchas gracias.

/Audios/2427_LanzamientoTurismoPorLaPaz_20160730.mp3
https://www.youtube.com/embed/XiNdNqOAKT4

Noticias Relacionadas