Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la conmemoración de los 90 años de la Cámara de Comercio de Pereira

Ir al contenido
 
Noticias
Pereira , viernes, 8 de abril de 2016
SIG - SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la conmemoración de los 90 años de la Cámara de Comercio de Pereira

-

​Muy buenas noches a todos (…). Aquí estoy muy contento en esta celebración de los 90 años de esta Cámara de Comercio. Una Cámara que refleja el emprendimiento, la pujanza de una ciudad única: la querendona, trasnochadora y morena, la Perla del Otún, nuestra querida Pereira.

La Cámara de Comercio, quién puede dudarlo, ha contribuido al fortalecimiento de una clase empresarial comprometida con el desarrollo de este gran departamento de Risaralda y con el desarrollo de Colombia.

Tanto así que este departamento, por ejemplo, creció el año pasado, como lo decía Mauricio, muy por encima del promedio nacional. Es un logro que hay que atribuir y agradecer a los empresarios y al emprendimiento de los pereiranos, de toda esta región.

Digo agradecer porque colombianos pujantes como ustedes son los que hoy nos permiten tener un país que puede confiar en su presente y ser optimistas sobre su futuro.

Yo le agradezco, Mauricio, sus palabras, pero sobre todo su entusiasmo, la forma como usted se expresó con emoción, con pasión y con optimismo. El optimismo es algo que tenemos que recuperar en Colombia.

Quisiera aprovechar esta oportunidad única para decirles por qué tenemos que ser optimistas, por qué podemos ser optimistas. Lo quiero hacer a través de estos muy distinguidos patriotas pereiranos que tengo el gran placer y el honor de tener en mi gobierno y que hoy fueron exaltados.

Permítanme hacer una especie de paseo por los diferentes sectores donde están estos ilustres pereiranos.

Comencemos con la seguridad. Tenemos al Ministro de Defensa, encargado de la seguridad del país, y tenemos también a un exministro de Defensa, el doctor Rodrigo Rivera, que era ministro cuando se dio de baja ni más ni menos que al ‘Mono Jojoy’. Septiembre del 2010, me acuerdo perfectamente.

Se dice que la seguridad va mal, que el país está cada vez más inseguro. No escondemos los problemas, pero las cifras están mostrando una realidad diferente. No solamente las cifras. En muchas regiones ya se está viendo un posconflicto.

Permítanme mencionar algunas de esas cifras y algunos de esos hechos. Tenemos la menor tasa de homicidios de los últimos 40 años. Aquí en Risaralda, en todo el Eje Cafetero, los homicidios este año se han reducido en 24 y 25 por ciento respectivamente.

Durante este Gobierno, las Farc han sufrido sus peores golpes en toda su historia: Dimos de baja o neutralizamos a 64 de sus cabecillas. 17 mil neutralizados y 6.300 desmovilizados. Las Farc no están en La Habana porque están ganando la guerra.

El Eln ha tenido unos golpes proporcionalmente similares: 27 cabecillas, incluido el del día de hoy, alias ‘Alejandro’, comandante del frente occidental, 30 años en la organización.

Las bandas criminales: vamos en 48 cabecillas, incluido un tal alias ‘El Negro Andrés’, neutralizado el día de ayer en el Meta. Estábamos con el Ministro hoy allá en el Meta viendo los fusiles, las granadas, todo el material de guerra que se les incautó. Veinte mil miembros de las Bracrim neutralizados.

Esta mañana lanzamos algo que le va cambiar –querido Alcalde, lo estimulo a que se haga socio de esta nueva tecnología–, lanzamos en Villavicencio una aplicación que desarrolló la corporación de alta tecnología del Ministerio de Defensa, que creamos el año 2006.

Comenzamos con cuatro o cinco ingenieros y hoy tiene 120. Creó su propio software, que les va a permitir a todos los ciudadanos del país usar su teléfono, no tiene que ser ‘inteligente’, para conectarse con los centros de comando y control de las diferentes ciudades, y recibir una reacción inmediata; controlar con el celular su barrio, su entorno, estar en permanente comunicación con la Policía, con las autoridades.

En cada ciudad estamos creando un centro de mando y control, donde va a estar la Fiscalía, donde van a estar las instituciones de socorro, los bomberos, la Defensa Civil. Los ciudadanos con esa aplicación van a poder ser muchísimo más seguros.

Porque además estamos instalando, como ya hay en muchas de las ciudades, cámaras, para vigilar cada rincón, cada centímetro de las ciudades. Eso ya comienza a tener un efecto muy positivo en los índices de criminalidad.

Tenemos unas cifras en secuestro, en los demás delitos, en su inmensa mayoría todos descendiendo en forma importante.

Sabemos que todavía tenemos muchos retos, pero este país, tengan la absoluta seguridad, es mucho más seguro de lo que era hace dos años, de lo que era hace cuatro años, de lo que era hace seis años, de lo que era hace diez años, y ni hablar de ahí para atrás, porque realmente la situación en materia de seguridad ha progresado y seguirá progresando.

Tenemos nuestros embajadores: el doctor Rodrigo Rivera en la Unión Europea, el doctor Fernando Panesso en Ecuador.

Tenemos las mejores relaciones con la Unión Europea tal vez de nuestra historia, y las mejores relaciones con el Ecuador tal vez de nuestra historia. Así lo dice el propio Presidente Correa.

Pero permítanme hace un breve recuento de lo que se ha hecho en estos últimos años. Acuérdense de lo que recibimos hace cinco años y medio: un país que no tenía relaciones diplomáticas ni comerciales con sus vecinos, especialmente con Venezuela y Ecuador. Éramos una especie de oveja negra en la región.

Estábamos en todas las listas negras de todas las organizaciones de derechos humanos, en la OEA, en Naciones Unidas en Ginebra. Teníamos los tratados de libre comercio bloqueados en Europa y en Estados Unidos, y nos estaban poniendo visas hasta en las islas del Caribe.

Todo eso cambió 180 grados: se desbloquearon los tratados y hoy estamos gozando de un acceso privilegiado a 1.500 millones de consumidores en muchos países, incluyendo Estados Unidos y Europa. Ahí el doctor Rodrigo hizo una labor extraordinaria en el Parlamento Europeo.

Nos eligieron con la votación más alta en el Consejo de Seguridad, hemos podido participar en las discusiones de los foros más importantes, creamos la Alianza del Pacífico, el proceso de integración más exitoso en toda la historia de América Latina.

Hicimos un esfuerzo para que nos permitieran iniciar el proceso de acceso a la OCDE, que no es un club de países ricos, sino un club de países con las mejores prácticas. Ayer el Ministro de Hacienda estaba en París, nos aprobaron ya en el comité número 15. Son 23.

El legado que podemos dejarles a las próximas generaciones, si nos admiten oficialmente, después de pasar los 23 comités, es un legado importantísimo, porque es la garantía para cualquier empresario, cualquier inversionista, de que Colombia tendrá las mejores políticas públicas, la mejor política económica y social, porque de eso se trata la OCDE.

También el Pacífico, que ha sido tan importante. Con el doctor Villegas fuimos hace 25 años a golpear por primera vez en el Pacífico. Fuimos a ver si nos admitían en el Foro Empresarial del Pacífico. Pues ya hace unos meses ya fuimos invitados en ese sueño que teníamos de entrar a la Apec. El único país invitado. Y nos dijeron: ustedes serán los próximos miembros de Apec apenas levanten la moratoria.

Colombia hoy es respetada en todos los foros internacionales. Solicitan a Colombia para que participe. Vamos a Naciones Unidas en 15 días a una asamblea general especial en materia de drogas. ¿Quién está liderando a nivel mundial esa discusión? ¿Quién pidió esa asamblea, que fue aceptada? Colombia.

Vamos a firmar el tratado, el acuerdo que se logró en París sobre cambio climático. ¿Quién participó? ¿Quién fue exaltado como uno de los países líderes para lograr esos acuerdos? Colombia. ¿Quien propuso, se aceptaron, los objetivos de desarrollo sostenible, que fueron adoptados en la última asamblea general de Naciones Unidas? Colombia.

Por eso la política exterior colombiana ha dado un vuelco muy importante y hoy Colombia puede sentirse muy orgullosa. La mayoría de los colombianos pueden entrar ya a 66 países sin que los raqueteen, sin que los esculquen, y pueden mostrar orgullosos su pasaporte. Gracias, doctor Rodrigo Rivera, porque usted tuvo mucho que ver con eso.

El doctor Pablo Felipe Robledo, voy a sumarlo con Fabio Villegas y con Simón Gaviria, la parte económica, la parte comercial, todo ese engranaje tan importante para el país. Ahí también tenemos unos resultados muy importantes.

Por ejemplo, el crecimiento económico, promedio de crecimiento durante este gobierno, de los más altos de América Latina. El año pasado, a pesar de las dificultades que tuvimos con la baja del precio del petróleo, seguimos encabezando el grupo de crecimiento económico.

La inversión, que es tal vez lo más importante, todos compiten por traer inversión, por generar inversión. La gran competencia a nivel mundial, todas esas listas de competitividad, se reducen, a final de cuentas, a quien puede traer más capital para generar más empleo, para generar más producción y más bienestar.

Las tasas de inversión, cuando abrimos la economía hace 25 años, eran tasas realmente ridículas. Hoy tenemos la tasa de inversión más alta de nuestra historia: está entre 29 y 30 por ciento. Esos son niveles asiáticos. Hace diez años no nos imaginábamos que eso fuese posible.

La industria, que duró durante tanto tiempo rezagada, este año se calcula que puede crecer entre 8 y 8,5 por ciento.

El crecimiento ha sido un crecimiento sano, porque ha sido un crecimiento con una inflación baja. Se nos subió por el Fenómeno del Niño y la devaluación, pero ya comienza a ceder.

Ha sido un crecimiento que ha generado empleo, porque hay países que crecen sin generar empleo. Colombia ha sido el país que, en términos relativos, o sea proporcionalmente, más empleo ha generado en toda América Latina. Y por primera vez, el empleo en su mayoría es empleo formal.

Ese crecimiento también ha servido para mejorar en forma muy importante nuestros indicadores sociales.

Nuevamente Colombia es señalada como el país en toda América Latina que proporcionalmente más ha bajado la pobreza: 12,5 puntos en cinco años. Y la pobreza extrema, que la bajamos en la mitad: de 14 a 7 por ciento.

Lo que nos permite hoy decir que ese sueño que nos propusimos hace unos años de erradicar la pobreza extrema en el año 2025, lo podemos anticipar. Podemos decir que con esa tendencia, la pobreza extrema desaparecerá del país en unos años, antes del 2025.

Las calificadoras de riesgo, por primera vez en la historia, nos subieron la calificación en dos oportunidades. La prueba de la confianza es que hace unos días se hizo una emisión de bonos en Europa y en Estados Unidos, y la demanda superó tres veces la oferta de esa emisión. Ese es el indicador más importante de la confianza que tiene el mundo en Colombia.

La construcción va disparada. Hay una competencia entre el ministro de Vivienda y la presidenta de Camacol en cuánto va a crecer. Por primera vez el ministro de Vivienda está por debajo de la presidenta del gremio. Una dice que el 10 por ciento y el ministro dice que 9,5 por ciento.

La infraestructura: estamos haciendo las inversiones más grandes de nuestra historia, y hasta ahora están comenzando a verse. Hasta ahora ustedes ven los buldozer y los camiones. Durante los próximos cinco años, Colombia va a estar en verdadera construcción.
 
Nunca antes habíamos hecho inversiones como las que estamos haciendo en carreteras, no solamente en las carreteras, en las dobles calzadas, sino en los puertos, en los aeropuertos: 58 aeropuertos estamos interviniendo. Fue un gran privilegio poder poner un granito de arena en el aeropuerto aquí de Pereira.

De manera que la parte económica va bien. Nos adaptamos al nuevo precio del petróleo sin mayor traumatismo. Claro que nos afectó el crecimiento, pero crecer por encima del 3 por ciento en estas circunstancias, viendo a la región creciendo negativamente, porque América Latina este año va a crecer negativamente, y nosotros por encima el 3 por ciento, eso nos debe llenar de optimismo.

El sector agropecuario, doctor Vélez, el café. Usted se acuerda, usted estaba en Japón cuando yo me posesioné. En ese momento el café la tenía difícil. Nos llegó el Fenómeno de la Niña, íbamos para una producción inferior a los 7 millones de sacos.

Recuerdo perfectamente: a la semana de posesionarme, fui personalmente a la Federación de Cafeteros y suscribimos el Pacto por la Prosperidad Cafetera. Una hoja de ruta, para ayudar a los cafeteros a salir de sus problemas y aumentar nuevamente la producción a los niveles que Colombia necesitaba.

¿Hoy qué podemos decir? Que se cumplió con creces. Tuvimos momentos difíciles. En esos momentos difíciles les dimos la mano a los cafeteros, como nunca antes se les ha dado en la historia a los cafeteros. Se la dimos convencidos, porque conozco, he vivido, aprendí en este gremio, y sé que los cafeteros representan algo muy especial.

He dicho muchas veces que lo que es bueno para el café es bueno para Colombia. Todo lo que se ha construido durante tantos años en materia de capital social en las zonas cafeteras, no lo podíamos dejar desaparecer. Por eso les dimos la mano a los cafeteros. Me criticaron mucho otros sectores, que se me estaba yendo la mano. Pero hoy estamos viendo los resultados.

El año pasado tuvimos la cosecha récord, con el precio récord y con el ingreso, que es lo más importante en materia cafetera, récord en toda la historia de los cafeteros del país.

Este mes, doctor Vélez, veía que en el mes de marzo subió la producción cafetera 18 por ciento. O sea que usted tiene buena espalda. Llegó Roberto Vélez a la Federación en un momento difícil, había unas divisiones. Sacó a relucir su diplomacia pereirana para dirimir esas divisiones y hoy tiene una Federación unida, un gremio unido, trabajando de la mano del gobierno para bien de los cafeteros.

Pero no solamente el café. Uno ve cómo el sector agropecuario está también avanzando. En el último año y penúltimo año, tuvieron un crecimiento muy importante. El último trimestre es el primer sector en crecimiento por encima de cualquier otro.

Pero solamente para mencionar algunas cifras: el cacao aumentó de producción 21 por ciento, la palma 14 por ciento, el banano 14 por ciento, el arroz 13 por ciento. El crédito agropecuario creció 103 por ciento, los seguros se multiplicaron, el presupuesto del sector agropecuario pasó de 1 billón a 3,5 billones y los proyectos productivos ya han beneficiado a 2,3 millones de campesinos.

De manera que en el campo también hay un gran optimismo, debe haber optimismo. Porque vamos por buen camino. Y nos falta mucho camino por recorrer, porque ahí tenemos que desatrasarnos, como en el caso de la infraestructura.

Don Pipe Córdoba no es funcionario del gobierno, pero ha ayudado mucho. Cuando llegué al gobierno, cuando me posesioné, al otro día me tocó irme a atender damnificados, porque el Fenómeno de la Niña nos había golpeado como nunca antes. El peor desastre natural de nuestra historia. Más de 3 millones y medio de damnificados.

Eso nos obligó a ser innovadores, como son innovadores aquí los pereiranos, a crear una institucionalidad nueva. Y lo hicimos. Pasamos una ley y creamos, por ejemplo, Colombia Humanitaria, donde el doctor Córdoba nos ayudó muchísimo en el control de esos recursos, unos recursos muy cuantiosos.

Hicimos más de 5 mil proyectos, ni una sola glosa. Se terminaron los proyectos, se cerró Colombia Humanitaria y quedamos, como nos habíamos propuesto, mejor de lo que estábamos antes del Fenómeno de la Niña en la mayoría de los damnificados.

Eso nos sirvió para administrar otros desastres, porque la institucionalidad, la Dirección de la Gestión del Riesgo se creó y todo ese esquema de ayuda a las poblaciones cuando hay desastres; el presupuesto de los bomberos, que tenían 900 millones, lo subimos a 30 mil millones, y hoy los bomberos por lo menos tienen algunas herramientas para poder atender, por ejemplo, los incendios, los incendios forestales o los incendios en las ciudades. La Defensa Civil, la Cruz Roja.

El Fenómeno del Niño, el más intenso que nos ha golpeado en la historia, que vino acompañado por un accidente, un desastre, diría, que sucedió en la planta de Guatapé, en la generadora de Guatapé, en el embalse, que nos redujo sustancialmente la generación de energía.

Comenzó a aparecer un fantasma, el fantasma del racionamiento, al cual le tengo pánico, porque me tocó vivirlo cuando el presidente Gaviria era presidente y yo ministro de Comercio.

Los técnicos llegaron con una carta diciendo: la ley nos obliga a decirle esto, Presidente, tiene que racionar.

Yo, con ese fantasma ahí y con el recuerdo del apagón durante el presidente Gaviria, dije: No, aquí vamos a hacer un gran esfuerzo todos los colombianos.

Iniciamos la campaña Apagar Paga: todos los colombianos ahorremos un poquito.  Nos fuimos a las empresas que podían autogenerar: autogeneren. Nos fuimos para el Ecuador, embajador Panesso, usted sabe perfectamente: Presidente Correa, dénos algo de energía, que la necesitamos.

Una microgerencia que nos permitió el sábado pasado decir que el fantasma del racionamiento desapareció, gracias a que los colombianos respondieron, gracias a que todos los colombianos pusieron su granito de arena.

Pero no solo eso, les dijimos: mantengamos esa disciplina, porque eso es bueno. Estamos despilfarrando demasiada agua y demasiada energía.

En el agua, con el ministro de Vivienda, que también tiene bajo su responsabilidad el agua, iniciamos una campaña desde el 2014, cuando sabíamos que se venía El Niño. En ese momento desperdiciábamos 12 millones de metros cúbicos de agua. Esa campaña ha funcionado muy bien y hoy estamos desperdiciando apenas 144 mil. De 12 millones a 144 mil.

Con la energía: el sábado pasado les dije a los colombianos: declaramos muerto el fenómeno, el fantasma del racionamiento. No va a haber racionamiento, pero mantengamos la disciplina de la energía.

Miren este dato, que no lo había dado: en ese momento, el sábado por la mañana, dijimos: ¿por qué podemos declarar victoria? Porque habíamos acumulado 38 por ciento de energía por encima de lo que los técnicos nos habían dicho que era necesario en seis semanas.

Ellos dijeron: hay que ahorrar y por eso tiene que racionar, tiene que hacer cortes, por lo menos esta cantidad para poder evitar un racionamiento, y el mínimo del ahorro son de 400 gigas.

El sábado pasado teníamos 38 por ciento por encima de esas 400: 38 por ciento el sábado. Cuatro días más tarde, o sea ayer, ese 38 por ciento se elevó a 120 por ciento.

O sea, el país sigue respondiendo. Les agradezco a todos los colombianos, porque qué nos demuestra eso, que cuando nos unimos los colombianos podemos lograr lo que nosotros nos proponemos.

Por eso les digo: aquí no hay sino motivos para ser optimistas. Por supuesto que tenemos problemas, problemas de toda índole, pero si nos unimos vamos a poder solucionarlos. Y si logramos esa paz, los vamos a poder solucionar con más facilidad.

A muchos de ustedes les habrán dicho que es que estoy entregando el país a las Farc. Es todo lo contrario: en el momento en que firme el acuerdo de paz, desaparecen las Farc, dejan de existir. Es todo lo contrario. Nadie le está entregando el país ni a las Farc ni al comunismo. Este acuerdo de paz es un acuerdo para que las Farc dejen las armas, desaparezcan como grupo armado, y eso nos va a permitir un horizonte, un futuro muchísimo mejor.

Cuánto nos ha costado esta guerra, cuánto nos ha frenado esta guerra en crecimiento económico, pero también desde el punto de vista social: 7 millones y medio de víctimas. Cuántos desplazados no hay en Pereira compitiendo por los colegios, por la salud.

Todo eso lo vamos a poder obviar. Por supuesto que Colombia no va a ser un paraíso al otro día, pero sí se nos despejan muchísimos de los obstáculos que hemos tenido, porque es que las guerras lo único que producen son sufrimientos, problemas y costos.

Yo los estimularía, en la Cámara de Comercio podrían hacer talleres, para que vean realmente cuáles son esos acuerdos. Todos esos acuerdos van a traer beneficios enormes. Ustedes mencionaban ya algunos.

El turismo, por ejemplo. Hoy, antes de venir, estaba reunido con el Viceprimer Ministro de la China. El Primer Ministro estuvo aquí hace unos meses y hablábamos del potencial de Colombia y de las relaciones con la China. Él mencionó en un momento dado que la China tenía 140 millones de turistas. O sea 140 millones de chinos salen por el mundo entero a hacer turismo.

Me preguntó que cuántos vienen a Colombia. Le dije: chinos, entre 8 mil y 9 mil. Inmediatamente se disculpó y dijo: Es porque ustedes todavía están en la lista de países con conflicto armado.

Hoy llegó el Viceprimer Ministro a decirme: Estamos pensando en ver cómo los chinos pueden venir en unos vuelos, por Estados Unidos,  porque vemos el gran potencial que tiene el turismo colombiano.

Es uno de los muchos sectores que se van a ver beneficiados. Por eso quiero felicitar a esta Cámara de Comercio en sus 90 años. Ustedes han sido un ejemplo de ese emprendimiento, de ese optimismo. Verlos aquí con ese entusiasmo me llena a mí también de emoción.

Me siento honradísimo de estar acompañado de estos ilustres pereiranos que han sido socios en esta obra de gobierno. Pero vamos a seguir perseverando, porque todavía nos queda mucho trabajo por hacer. Y con el apoyo de todos ustedes y con el optimismo de todos ustedes, a Colombia no la para nadie. Muchas gracias

Noticias Relacionadas