Saltar al contenido
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de archivo de la Presidencia 2015 - 2018,
para información actualizada por favor visite www.presidencia.gov.co

Skip Navigation LinksAlianza-del-Pacifico-Se-Puede

Ir al contenido
Skip Navigation LinksINICIO > Columnistas > Alianza del Pacífico: Se Puede
Columnistas
María Claudia Lacouture

Alianza del Pacífico: Se Puede

 Bogotá, 28 de junio de 2017. ElPais.com

Los organismos multinacionales y sus cumbres reciben a veces críticas basadas en que el protocolo, el ceremonial y las declaraciones multilaterales contrastan con la escasez de resultados reales.

Cuando las iniciativas, propósitos y principios trascienden los cambios de gobierno, como se has visto en México, Chile y Perú;  cuando existen la voluntad, el trabajo y los conocimientos, abrir las fronteras al comercio y la inversión es una cuestión de identificar y solucionar problemas. No es, bajo ningún punto de vista, el caso de la Alianza del Pacífico. Es más, aquí podemos decir que pasa exactamente lo contrario. Los resultados ratifican con hechos que la integración con beneficios para todos los involucrados es posible, lo mismo que un sistema de facilitación de comercio con cuatro protagonistas.

Por eso es difícil destacar algún hecho específico del encuentro entre presidentes, ministros, equipos técnicos y empresarios en la XII Cumbre del instrumento multilateral de integración, que nos reunirá en Cali el 29 y 30 de junio, con tres días previos de reuniones preparatorias.

Aquí no estamos en la discusión teórica sobre los beneficios del libre comercio, ni en la evaluación de la viabilidad de armonizar las exigencias nacionales integradas en un marco igualmente válido y aplicable a todos los países.

Aquí estamos en los ajustes finales de un sistema de comercio exterior que permitirá el tránsito de mercancías entre Colombia, Perú, México y Chile sin utilizar una sola hoja de papel. Aquí aplicaremos las tecnologías que han ido dejando obsoleto ese formato, con los consiguientes beneficios para la agilidad de los procesos, la sencillez de los mismos, y por supuesto, la conservación de los árboles.

Ya coordinamos las VUCE, Ventanillas Únicas de Comercio Exterior, que maneja cada uno de los socios para hacer intercambio virtual de certificados fitosanitarios. Ahora avanzamos en procesos informáticos desinados al intercambio de certificados de origen, al reconocimiento mutuo de firmas digitales y a la presentación virtual de la declaración de aduanas.

Desde julio del 2016 Colombia ha intercambiado 3.170 certificados fitosanitarios, de los cuales 2.745 han sido emitidos por este país para el bloque intrarregional. Los restantes 425 llegaron acá de Chile, México y Perú.

Aquí hablamos de reducción en costos, agilidad en los trámites, seguridad, transparencia, facilidad y simplificación.

También hablamos de un Protocolo Comercial que en la práctica ha creado una zona de libre comercio para el 92 por ciento de las mercancías que producen los países miembros. Para el 8 por ciento restante están corriendo periodos de desgravación de aranceles que van de los 3 a los 17 años. En el 2030 los bienes y servicios circularán libremente

Aquí hablamos de un mecanismo comercial que permite agregar valor, incrementar la calidad y generar productos más competitivos para los mercados internacionales, con especial énfasis en la región Asia-Pacífico.

Estamos hablando de un proceso encaminado a eliminar barreras para arancelarias, cuyo resultado más reciente fue el avance en la armonización de la regulación existente para los suplementos alimenticios y los productos orgánicos. Y siguen los productos farmacéuticos.

Aquí construimos ese escenario de integración económica que planteamos en Antofagasta, Chile, en el 2012, con el acuerdo marco que suscribieron los presidentes de los 4 países para “Impulsar un mayor crecimiento, desarrollo económico y competitividad de las economías de sus integrantes, con miras a lograr mayor bienestar, superar la desigualdad socioeconómica e impulsar la inclusión social de sus habitantes”.

Cuando las iniciativas, propósitos y principios trascienden los cambios de gobierno, como se has visto en México, Chile y Perú; cuando existen la voluntad, el trabajo y los conocimientos, abrir las fronteras al comercio y la inversión es una cuestión de identificar y solucionar problemas.

Lo hemos logrado con la Alianza del Pacífico. Se trata de una experiencia exitosa, con posibilidad de replicarse en otros escenarios. Los hechos y resultados lo demuestran. Se pudo. Se puede.